SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Seguridad en las granjas

(Farm Safety)

Seguridad en la granja: no solo para granjeros

La seguridad en la granja puede parecer algo sobre lo que solo deben estar informados los adolescentes que viven en este tipo de instalaciones. Lo cierto es que todo el mundo se puede beneficiar de aprender cosas sobre la seguridad en las granjas, incluso las personas que solo las visitan esporádicamente. Trabajar en una granja es una forma habitual de empleo, ya que las granjas proporcionan trabajos veraniegos a multitud de adolescentes a lo largo y ancho de EE.UU.

La maquinaria agrícola, los animales de granja, los productos químicos y las áreas de almacenamiento son elementos con los que muchos adolecentes no se encuentran en la vida cotidiana y que pueden exponer a graves riesgos a aquellas personas que no se saben proteger.

Hay casi dos millones de niños que trabajan y viven en granjas en EE.UU.; nada menos que 22.000 de estos niños sufran graves lesiones y aproximadamente 100 niños o adolescentes mueren cada año por accidentes que ocurren en este tipo de instalaciones. De hecho, los empleos que se llevan a cabo en estas instalaciones son los que se asocian al mayor índice de muertes y lesiones entre todos los tipos de empleo que desempeñan los adolescentes, lo que no resulta nada sorprendente, ya que la agricultura se considera el ámbito laboral más peligroso en EE.UU. A pesar de que la mayoría de los accidentes afectan a personas que viven en granjas, hay una cantidad considerable de lesiones y de muertes que afectan a niños o adolescentes que trabajan transitorianmente en una granja o que la visitan.

Pero no todo es tan negativo: si se tiene una educación adecuada y se adoptan las medidas de precaución necesarias, es posible prevenir las lesiones y las muertes que pueden ocurrir en una granja y que los adolecentes puedan disfrutar de todas las experiencias positivas que les ofrece el mundo rural.

Seguridad relacionada con el equipo técnico y la maquinaria

Hay una cantidad considerable de tareas atractivas a realizar en una granja para todas las edades y, sobre todo, para los adolescentes. El uso de maquinaria agrícola y de equipos técnicos pesados son algunas de las principales necesidades a realizar en una granja. Puede ser fascinante, siempre y cuando estés bien preparado para realizar el trabajo y seas lo bastante fuerte como para hacer funcionar el equipo técnico.

Algunos de los riesgos a que se exponen los adolescentes que trabajan en granjas son evidentes. En primer lugar, se trata de máquinas que se han fabricado para que las utilicen los adultos, por lo que se asocian a mayores riesgos durante la primera etapa de la adolescencia, cuando todavía se está madurando. Si te piden que utilices maquinaria agrícola, utiliza el sentido común. Algunos de los aspectos a tener en cuenta son la posibilidad de que la máquina vuelque, así como los accidentes de tráfico en carretera. Y si no te sientes seguro para controlar el equipo mientras lo utilizas, detente y pide ayuda. Probablemente te respetarán mucho más si eres capaz de pedirla, ya que a nadie le gusta presenciar un accidente.

Los adolecentes mayores también se exponen a riesgos cuando utilizan el equipo técnico: a los mismos a que se exponen los adultos, como las lesiones óseas y musculares. El mejor consejo para evitar problemas es el mismo para un adolescente mayor que para un adulto: no utilizar nunca una máquina bajo influencia del alcohol y/o de drogas. Asimismo, algunos medicamentos, como los que se administran para el resfriado, también pueden interferir en la capacidad de una persona para reaccionar ante posibles peligros.

Hasta equipos aparentemente tan inofensivos como los vehículos todo terreno se asocian a riesgos importantes. Es tentador pensar en este tipo de vehículos como juguetes, ya que puede ser muy divertido conducirlos, pero conducir un vehículo de este tipo, un tractor u otro tipo de maquinaria agrícola en una granja implica asumir importantes responsabilidades.

Concéntrate en el control; en una granja, deberás estar pendiente de muchas cosas: las desigualdades del terreno, otros maquinaria e incluso animales sueltos. Por este motivo, los expertos afirman que los adolecentes que todavía no hayan cumplido los 16 años no deben conducir vehículos agrícolas (como tractores y vehículos todo terreno) y que aquellos que ya los hayan cumplido deberían disponer de un permiso de conducción adecuado para este tipo de vehículos.

Cuando conduzcas un vehículo todo terreno, lleva siempre puesto un casco apropiado (de los que llevan los conductores de motocicletas) para protegerte de posibles traumatismos craneoencefálicos. Y no permitas que se monten contigo ni que lo lleven tus hermanos menores o amigos más jóvenes que tú o que carezcan de permiso de conducción.

Consejos para utilizar el equipo técnico con seguridad

He aquí algunos consejos más para utilizar maquinaria agrícola:

  • Del mismo modo que te pones el cinturón de seguridad cada vez que te montas en un coche, utiliza el cinturón de seguridad que llevan los tractores para impedir posible caídas.
  • Lleva ropa adecuada, incluyendo botas de trabajo resistentes. No lleves ropa suelta u holgada cerca de una máquina agrícola en funcionamiento, ya que se te podría enganchar fácilmente. Asimismo, el pelo largo se debe recoger y/o cubrir con una gorra de trabajo.
  • Utiliza siempre equipo de seguridad adecuado. Hay ciertas tareas agrícolas que requieren el uso de gafas protectoras y/o de tapones para proteger los oídos. La gente que trabaja cerca de herramientas o maquinaria agrícola ruidosas corre un riesgo permanente de sufrir pérdidas auditivas provocadas por la exposición a ruidos fuertes.

Seguridad y ganado

A pesar de que los animales de granja pueden parecer inofensivos e, incluso, una verdadera monada, pueden lesionar gravemente a la gente si se sienten desorientados o amenazados. Aproxímate a los animales despacio, con delicadeza y respeto. Los ruidos fuertes o los movimientos súbitos pueden inquietar o asustar a un animal, haciendo que se sienta incómodo o molesto.

Mantente alejado de los animales que tengan crías recién nacidas; una madre protectora puede atacar si tiene las sensación de que sus crías recién nacidas están en peligro. Acércate siempre a los animales de cara para no asustarlos y piensa en formas de escapar en el caso de que un animal se empezara a comportar de forma impredecible.

Las infecciones que los animales pueden trasmitir a los seres humanos también son otro aspecto a considerar en lo referente a la seguridad en la granja. Entre estas infecciones, se incluyen las de origen bacteriano, vírico y parasitario. Para protegerte, lávate siempre las manos a conciencia con agua tibia y jabón después de tocar o de alimentar a un animal de granja. Evita besar o compartir alimentos con los animales.

Otras medidas de seguridad

Comprueba que cumples los siguientes consejos complementarios para mantenerte seguro y sano en una granja:

  • Los pesticidas y otros productos químicos que se utilizan en las granjas pueden ser sumamente peligrosos. Estos materiales se deben guardar bajo llave en recipientes marcados con etiquetas de advertencia. Evita manipularlos. En el caso de que alguien se exponga a una sustancia química peligrosa, llama al centro de toxicología de tu localidad o al teléfono gratuito de urgencias toxicológicas, que en EE.UU. es el (800) 222-1222.
  • No andes sobre áreas donde se almacenan cereales, como los silos; es posible quedar atrapado y asfixiarse al hundirse bajo su oscilante superficie. Si alguien quedara atrapado en una de estas áreas, no intentes rescatarlo, también podrías hundirte y quedar atrapado. En lugar de ello, pide ayuda lo antes posible.
  • Cuando los gases procedentes del estiércol, que suele utilizarse como abono, se acumulan en grandes cantidades, pueden ser mortales e inflamables. Intenta evitar trabajar con estiércol durante períodos de tiempo prolongados y mantente alejado de los estercoleros siempre que sea posible.
  • Estar alerta y reaccionar a tiempo es muy importante durante todo tipo de tareas agrícolas. Esto significa descansar lo suficiente, hacer descansos regulares, alimentarse e hidratarse bien y evitar el alcohol y las drogas, que pueden alterar considerablemente tus capacidades mentales y físicas.
  • Estar o trabajar en una granja puede significar tener que exponerse a muchos tipos distintos de condiciones meteorológicas, desde el crudo frío del invierno hasta el fuerte calor del sol. Acuérdate de ponerte siempre protector solar y de volvértelo a aplicar con regularidad, incluso en los días nublados. Cuando baje la temperatura, vístete siempre con capas de ropa abrigada para protegerte del frío.

Prepárate para las emergencias

Aunque se tomen todas las precauciones necesarias, siguen ocurriendo accidentes. Una regla importante para las familias que viven y trabajan en granjas es que los miembros de la familia deben conocer siempre el paradero de los demás miembros y cuándo deberían estos últimos estar de vuelta para proporcionarles ayuda lo antes posible en caso de emergencia.

También es una buena idea saber cómo obtener ayuda en situaciones de emergencia, llamando al teléfono de emergencias (911 en EE.UU, 999 en el Reino Unido y 112 en el resto de la U.E.), otros teléfonos de emergencia de carácter local o al centro de toxicología si es necesario. Cuando llames al teléfono de emergencias, prepárate para indicar dónde te encuentras exactamente y en qué consiste el problema y recuerda que deberás mantenerte a la espera hasta que el operario te indique que ya puedes colgar.

Los expertos también recomiendan que todos los adolescentes aprendan las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y las técnicas básicas de primeros auxilios, sobre todo si ayudan a cuidar de hermanos menores o de parientes ancianos. Ponte en contacto con el hospital local o con la sede local de la Cruz Roja Americana para que te faciliten información sobre este tipo de cursos en tu localidad.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: enero de 2012