SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Consejos de seguridad: el golf

(Safety Tips: Golf)

El golf plantea desafíos excelentes, tanto física como mentalmente, y también es una actividad social estupenda.

Poner golf y peligro en la misma frase puede parecer absurdo, pero las lesiones son posibles y, de hecho, ocurren. Las bolas y los palos de golf son objetos muy duros que pueden hacer un daño considerable cuando golpean a alguien, y los golfistas tienen que ser conscientes de todos los peligros que suponen desde los rayos de tormenta hasta la sobrecarga por movimientos repetitivos.

Para aprender a mantenerte seguro en el campo de golf, sigue los siguientes consejos.

¿Por qué es importante la seguridad en el golf?

En comparación con otros deportes, el golf es bastante seguro, pero siempre existe la posibilidad de sufrir lesiones provocadas por sobrecargas. El movimiento del swing supone un esfuerzo tremendo para la espalda y las articulaciones, sobre todo si tiendes a golpear con demasiada fuerza o tu técnica no es la más adecuada. El dolor de espalda, la tendinitis de codo y el dolor de hombros, rodillas, manos y muñecas son lesiones habituales en el golf.

Pueden producirse lesiones menos frecuentes pero más graves cuando alguien recibe el golpe de una bola o de un palo de golf. Aunque es algo bastante excepcional, incluso han muerto personas por el impacto de una bola de golf. A esto hay que añadir los accidentes con el cochecito: se conocen casos de golfistas que han resultado heridos de gravedad por conducir de forma imprudente o sacar los pies o las manos mientras el cochecito estaba en movimiento.

Afortunadamente, las lesiones más traumáticas se pueden evitar teniendo sentido común y siguiendo las normas.

Antes de salir al campo

Antes de jugar a golf, haz siempre elongación. Realiza torsiones de tronco y otros estiramientos para desentumecer la musculatura de la espalda, y asegúrate de estirar los músculos de las piernas y los tendones de codos y muñecas.

También es conveniente llegar al campo con tiempo de antelación para calentar in situ y así poder practicar el swing antes de jugar. Empieza con cuñas y hierros cortos que requieren un swing más corto y pasa de forma gradual a los hierros largos y las maderas que exigen un swing completo. Esto no solo te ayudará a jugar mejor sino que también contribuirá en gran medida a prevenir lesiones.

Si vas a jugar en un día soleado, ponte mucho protector solar en todas las partes del cuerpo que vayas a exponer al sol y lleva un sombrero de ala ancha para protegerte los ojos y la cara. Un típico recorrido de golf tarda más de cuatro horas en completarse. Estarás al sol todo ese tiempo, sobre todo si vas a pie en vez de desplazarte en cochecito. Las quemaduras solares no son nada divertidas, ni tampoco lo es la deshidratación, otro problema con el que te puedes encontrar en los días calurosos. Asegúrate de beber abundante líquido antes, durante y después del partido.

En el campo

Sé consciente de lo que te rodea constantemente y está pendiente de las personas que tienes a tu alrededor. Debería resultarte fácil saber dónde están los jugadores de tu grupo, que por lo general serán cuatro o menos. Pero también debes fijarte en dónde están los demás grupos.

Siempre que tengas un palo de golf en las manos y te estés preparando para golpear la bola, asegúrate de que los demás jugadores se hallan a una distancia prudencial. Independientemente de que estés practicando el swing o golpeando la bola en un partido, nunca utilices un palo de golf cuando haya otra persona cerca de ti.

Cuando otros jugadores de tu grupo estén haciendo o practicando el swing, no des por sentado que estarán pendientes de ti. Sé previsor y mantente bien lejos de ellos para no exponerte a que te alcancen con el palo. Y no te quedes nunca en un sitio donde podrías recibir el impacto de una bola de otro golfista de tu grupo.

Cuando te toque golpear la pelota, asegúrate de que no hay ningún golfista delante de ti que podría interponerse en la trayectoria de la pelota. Esto incluye los jugadores situados a tu izquierda y tu derecha que podrían correr peligro si golpeas la bola de forma oblicua hacia un hoyo adyacente. Antes de golpear la bola, espera hasta que estés seguro de que los demás golfistas están fuera de tu alcance.

¿Qué es "fore"?

A veces, pese a todas tus precauciones, golpearás alguna bola en la dirección de otros golfistas. Es posible que un jugador esté oculto detrás de unos árboles o una colina y tú no lo veas hasta después de haber golpeado la bola. En casos como este, grita "¡Fore!" lo más alto posible. Esto indicará a otros golfistas que una bola va hacia ellos y deberían ponerse a cubierto.

Si, mientras juegas, oyes que alguien grita "¡Fore!", no vuelvas la cabeza para buscar la bola. En vez de eso, cobíjate detrás de un árbol o del cochecito. Si te resulta imposible, tápate la cabeza y la cara con las manos.

Protegerse de los rayos de tormenta

Los rayos de las tormentas pueden ser muy peligrosos en el campo de golf. Como estás desprotegido y llevas palos metálicos, el riesgo de que te alcance un rayo es mayor que de costumbre. Infórmate sobre el tiempo que va a hacer antes de salir al campo y no trates nunca de jugar durante una tormenta.

Hoy en día, en casi todos los campos de golf disponen de alarmas que suenan cuando hay rayos en la zona. Si oyes una alarma o ves un rayo, corre a la sede del club de inmediato. Si no consigues llegar, no te cobijes bajo los árboles, que atraen los rayos. En vez de eso, busca un refugio anti-rayos o un cuarto de baño. Asegúrate de que la estructura que eliges tiene paredes porque las estructuras abiertas no te protegerán de los rayos.

Si no hay ningún sitio donde cobijarte, deja los palos y aléjate de ellos y de tu cochecito. Mantente alejado de los árboles y del agua, busca una vaguada y quédate a una distancia prudencial de los otros jugadores de tu grupo para que seáis un blanco menos fácil.

Seguridad con el cochecito de golf

Solo deberías conducir un cochecito de golf si tienes permiso de conducir o si hay un adulto presente. Si vas a llevar uno, lee las instrucciones y normas de seguridad que figuran en él. No es difícil, pero los cochecitos pueden ser peligrosos si no se conducen como es debido.

Quédate en los caminos para cochecitos lo máximo posible y no trates nunca de ir a campo través por un terreno irregular. Sube y baja las colinas en línea recta y ve despacio cuando bajes cuestas y en las curvas. Está atento a otros cochecitos en los cruces y nunca saques los pies, las piernas, los brazos o las manos mientras el cochecito esté en movimiento.

Avisos de seguridad complementarios

  • Sé educado. Espera tu turno para jugar, permite que los otros jugadores salgan de tu alcance antes de golpear la bola y no hables mientras otros juegan.
  • No alcances a otros grupos. Si el grupo que va delante del tuyo está jugando muy lento, tener que esperar puede resultar bastante frustrante. No obstante, no cedas a la tentación de lanzar la bola en su dirección. La consecuencia podría ser una lesión muy grave. En vez de eso, respira hondo y haz unos cuantos swings de práctica. Si ves a un delegado de campo, pregúntale si puede dirigirse a los golfistas lentos y decirles que se den un poco más de prisa.
  • Utiliza el equipo adecuado. El hecho palo de golf suele producir ampollas en las manos y, en los días calurosos, puede costar bastante agarrar bien el palo por el sudor. En ambos casos, utiliza uno o dos guantes de golf. Por lo general, los golfistas diestros se ponen el guante en la mano izquierda y viceversa.

Las zapatillas de golf se adhieren mucho mejor al suelo que las zapatillas deportivas corrientes y te ayudan a no resbalar cuando golpeas la bola. Cómpratelas con los tacos de plástico porque la mayoría de campos de golf no admiten los tacos metálicos.

Tener sentido común y un poco de previsión sin crucial es para no lesionarte en el campo de golf. Usa la cabeza y lo más probable es que pases años jugando al golf sin sufrir lesiones.

Revisado por: Alfred Atanda Jr., MD
Fecha de revisión: mayo de 2010