SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Consejos de seguridad: el fútbol americano

(Safety Tips: Football)

Es difícil exagerar la popularidad de que goza el fútbol americano en EE.UU. El Super Bowl es el mayor acontecimiento deportivo del año. El fútbol americano universitario y la liga nacional de fútbol americano (NFL, por sus siglas en inglés) dominan los titulares de prensa durante el otoño, e incluso los de la primavera, cuando la formación de los equipos profesionales para la NFL asume el papel central. Y el fútbol americano de los centros de secundaria es una institución venerada en las grandes ciudades y pequeñas pueblos de costa a costa. En pocas palabras, el fútbol americano ha sustituido al béisbol como deporte norteamericano.

Pero el fútbol americano, es un deporte inherentemente violento, donde jugadores corpulentos chocan entre sí con una fuerza tremenda. La base de este deporte consiste en atacar literalmente a los contrincantes y, consecuentemente, las lesiones del fútbol americano son muy frecuentes y a menudo lo bastante graves como para requerir tratamiento de urgencia.

Para saber cómo mantenerte lo más seguro posible mientras juegas fútbol americano, sigue los consejos de seguridad que figuran a continuación.

¿Por qué es importante la seguridad en el fútbol americano?

Debido a su naturaleza violenta y a la inmensa cantidad de personas que lo practican, el fútbol americano es la principal causa de las lesiones deportivas que tienen lugar en los centros de enseñanza. Aparte de las molestias y dolores de poca importancia, las lesiones más frecuentes en el fútbol americano incluyen los esguinces de tobillo, los tirones musculares, las fracturas óseas, los desgarros y roturas de ligamentos y las conmociones cerebrales.

Por suerte, muchas de las lesiones se pueden prevenir llevando el equipo adecuado, respetando las reglas del juego y utilizando las técnicas adecuadas.

Recomendaciones sobre el equipo deportivo

Necesitarás una extensa indumentaria de seguridad para jugar fútbol americano y deberás acordarte de ponértela toda cada vez que juegues. Si vas a entrenar o a jugar un partido y te olvidas de llevar una pieza necesaria del equipo, díselo a tu entrenador o monitor y no se te ocurra jugar hasta que soluciones la situación.

Como mínimo, nunca deberías pisar el campo de juego sin el siguiente equipo:

Casco. Todos los cascos de fútbol americano deben disponer de una capa externa de plástico duro y de una gruesa capa acolchada de relleno. Todos los cascos deben cumplir los requisitos de seguridad establecidos por el National Operating Committee on Standards for Athletic Equipment (NOCSAE). Pide ayuda a tu entrenador o bien a un profesional con experiencia de un establecimiento donde se vendan artículos deportivos para asegurarte de adquirir un casco que cumple tales requisitos y que sea de tu talla.

Los cascos también deben incorporar máscaras rígidas que cubren el rostro, elaboradas con acero al carbono recubierto. Comprueba que tu máscara facial está correctamente asegurada al casco. Hay diferentes tipos de máscaras para diferentes posiciones y objetivos. Pregúntale a tu entrenador cuál sería apropiada para ti.

Por último, todos los cascos deben disponer de un protector para la barbilla provisto de correa. Lleva siempre la correa de la barbilla abrochada y apretada cuando juegues fútbol americano.

Pantalones con perneras. Algunos pantalones de fútbol americano incluyen protectores acolchados que se encajan en el pantalón o se introducen en sus bolsillos. Otro tipo de pantalones son una especie de mallas que se ponen encima de los protectores acolchados. Independientemente del estilo que elijas, deberías llevar protectores acolchados en las caderas, los muslos, las rodillas y la rabadilla.

Hombreras. Las hombreras fútbol americano deben tener una cubierta externa de plástico duro y una capa interna gruesa y acolchada de relleno.

Calzado deportivo. Las distintas ligas tienen reglas diferentes en lo que se refiere al calzado, con o sin tacos (extraíbles o no extraíbles) que se puede utilizar. Pregúntaselo a tu entrenador y consulta las directrices de tu liga en lo que se refiere al calzado deportivo permitido.

Protector bucal. Todas las ligas de fútbol americano requieren el uso de protectores bucales. Asegúrate de adquirir uno con un dispositivo que se ajuste con seguridad a la máscara facial.

Coquilla y sostén de la coquilla. Llevada correctamente, esta parte fundamental del equipo ayuda a los atletas de sexo masculino a evitar lesiones testiculares.

Material adicional. Otros elementos que tal vez te interesaría considerar para protegerte son los siguientes:

  • protectores de cuello
  • protectores de antebrazo
  • guantes acolchados o no acolchados
  • "chalecos antibalas" que protegen la caja torácica y el abdomen

Si necesitas llevar gafas en el campo de juego, asegúrate de que son de cristal inastillable u orgánico o bien de plástico.

Antes del saque inicial

Ponte en buena forma antes de que empiece la temporada de fútbol americano. Idealmente deberías llevar una dieta saludable y hacer ejercicio regularmente durante todo el año, pero si no has podido hacerlo, asegúrate de prepararte para la temporada deportiva haciendo ejercicio y comiendo bien durante el verano. Esto te ayudará a ser mejor jugador y a prevenir numerosas lesiones.

Sométete a un exámen médico deportivo antes de la temporada de fútbol americano. En muchos centros de enseñanza no se permite jugar a los atletas a menos que se hayan sometido a este tipo de reconocimientos. Si tu centro de enseñanza no requiere o no organiza reconocimientos médicos deportivos, pídeles a tus padres que te lleven al médico para someterte a uno. Tu médico se asegurará de que está físicamente preparado para jugar fútbol americano.

Dedica un tiempo al precalentamiento y elongación antes de entrenar o de jugar. Empieza haciendo una serie de saltos con palmada o corriendo sin moverte del sitio durante unos minutos y luego pasa a hacer lentos y suaves estiramientos, manteniendo cada estiramiento por los menos durante 30 segundos. Esto es especialmente importante si vas a jugar cuando hace frío.

Bebe abundante agua antes, durante y después del entrenamiento o partido. Esto ayuda a evitar la deshidratación y el sobrecalentamiento, especialmente cuando hace calor.

Trabaja codo con codo con tu entrenador y tus compañeros de equipo para aprender las técnicas adecuadas. Te interesará saber cómo evitar el juego peligroso antes de participar en un partido o de entrenar a toda máquina. En cuento empiece el juego, las cosas ocurrirán de forma trepidante. Si no conoces lo que está ocurriendo, serás más proclive a las lesiones.

Durante los partidos y los entrenamientos

Conoce y obedece las reglas del fútbol americano. Hay un motivo de que conductas como hacer zancadilla, bloquear por la espalda (también conocido como "clipping"), agarrar la máscara del contrincante, bloquear por debajo de las rodillas y el contacto casco con caso no estén permitidas. Pueden ser peligrosas tanto para ti como para los demás jugadores implicados. El objetivo del juego consiste en atacar a los jugadores del equipo contrario, pero si no lo haces de la manera correcta, se lo harás pasar mal a tu equipo en el campo e incrementarás considerablemente el riesgo de sufrir lesiones.

Cuando taclees (lo que consiste en detener a un jugador que lleva el balón, forzándolo a caer el suelo), mantén la cabeza alta y nunca ataques llevando delante la parte superior del casco. Esto se conoce como "lanzada" y consiste en utilizar el casco o la máscara para golpear al oponente. No solo no está permitido, sino que además incrementa considerablemente las probabilidades de sufrir traumatismos en la cabeza y/o el cuello. Practica la conducta de taclear de la forma correcta hasta que estés convencido de que puedes hacerlo con seguridad en un partido.

Conoce tus puntos débiles. Si vas a jugar en una posición ofensiva, como las de "wide receiver", "running back" o "quarterback", te encontrarás en una situación vulnerable puesto que los defensores intentarán taclearte. Aprende a absorber el contacto y a protegerte cuando tengas el balón en tu poder o estés lanzándolo o cogiéndolo al vuelo.

Está pendiente constantemente de dónde estás en el campo de juego y de lo que sucede a tu alrededor. El fútbol americano puede parecer un poco caótico, pero si prestas atención a lo que haces, probablemente podrás evitar choques accidentales que podrían conllevar lesiones.

Si tienes cualquier molestia o dolor durante el partido, deja de jugar. Nunca intentes jugar con dolor. Solo incrementarías la gravedad de la lesión y deberías mantenerte fuera del campo durante mucho más tiempo. No vuelvas a jugar hasta que te desaparezca el dolor o hasta que el médico te dé el visto bueno.

Si tienes la sensación de que un jugador del equipo contrario está intentando lesionarte deliberadamente, no inicies ninguna disputa ni intentes contraatacar. Informa a tu entrenador y al árbitro al respecto y deja que ellos solucionen la situación.

Detente en cuanto oigas el silbato. Esfuérzate al máximo mientras avance el partido, pero asegúrate de parar en cuanto oigas el silbato. No es nada extraño que alguien se lesione cuando un jugador sigue atacando mientras todo el mundo está relajado porque ha sonado el silbato.

Unos cuantos recordatorios más

  • Asegúrate de que hay un juego de primeros auxilios disponible en los campos donde practicas y/o juegas a fútbol americano, así como alguien que sabe administrarlo. Puede ser tu entrenador u otro adulto responsable. Ten un plan preparado para las situaciones de emergencia y asegúrate de que hay alguien disponible cuando juguéis para que pueda llevar a los jugadores lesionados al servicio de urgencias o contactar con personal médico capaz de tratar rápidamente las lesiones graves.
  • Cuando estés tras la línea de banda, esperando para incorporarte al partido, mantente bien alejado del campo para que no te interpongas en el juego si este saliera inesperadamente del campo.
  • Estúdiate bien el libro de jugadas y entérate de qué se supone que debes hacer en cada una de ellas. Luego practica, practica y practica hasta que automatices y domines tu parte del juego. Cuanta más confianza tengas en lo que haces en el campo, menos probable será que te lesiones.

Por ultimo, no te olvides de pasártelo bien en el campo. El fútbol americano puede ser un deporte muy exigente y, entre la repetición de las jugadas en los entrenamientos y el bombo y platillo con que se promociona el fútbol americano universitario y profesional, es fácil que te olvides de lo que te atrajo de este deporte al principio.

Jugar a fútbol americano puede ser sumamente divertido. Si llevas el equipo adecuado y utilizas un poco de sentido común, ayudarás a librarte de numerosas lesiones y a pasártelo fenomenal en el campo de juego.

Revisado por: Alfred Atanda Jr., MD
Fecha de revisión: agosto de 2010