SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Consejos de seguridad: el fútbol

(Safety Tips: Soccer)

El fútbol es el deporte que goza de mayor popularidad en todo el mundo por un buen motivo: es fácil de aprender desde que eres pequeño, así como una buena forma de hacer ejercicio físico. Además, es un juego emocionante, trepidante y muy divertido.

Pero el fútbol es un deporte de contacto donde tienden a ocurrir lesiones. Los choques con otros jugadores pueden provocar moretones e incluso traumatismos craneoencefálicos (golpes fuertes en cara y/o cabeza). Además, al correr en los partidos de fútbol, se pueden producir tirones musculares y esguinces, así como lesiones por sobrecarga.

Para saber cómo mantenerte lo más seguro posible mientras juegas al fútbol, adopta los siguientes consejos de seguridad.

¿Por qué es importante la seguridad en el fútbol?

Hay tanta gente que juega al fútbol en la actualidad que es normal que algunas personas que lo practican se acaben lesionando. Afortunadamente, la mayoría de las lesiones son leves, pero también pueden ocurrir lesiones graves, como fracturas óseas y conmociones cerebrales por traumatismos craneoencefálicos.

El esguince de tobillo es la lesión más habitual en el fútbol; otras lesiones frecuentes incluyen los esguinces y las distensiones de isquiotibiales y de gemelos, las lesiones en la ingle y en las rodillas (incluyendo el desgarro del ligamento cruzado anterior) y las conmociones cerebrales. Además, los jugadores pueden desarrollar lesiones por sobrecarga (o uso excesivo), como las tendinitis, las lesiones en el cartílago de crecimiento (la parte del hueso donde se produce el crecimiento) y las fracturas por estrés, provocadas por el hecho de jugar demasiado o de jugar con dolor.

Recomendaciones sobre el equipo deportivo

El fútbol no requiere un equipo voluminoso para cada jugador, aparte de las espinilleras (o canilleras) y las botas de fútbol. Pero es una buena idea prestar atención a estas importantes partes del equipo antes de jugar:

  • Botas de fútbol. Elige un par de botas con tacos moldeados o suelas de goma con protuberancias. Las botas provistas de clavos atornillados se asocian a un mayor riego de lesiones. Por lo tanto, solo las deberías utilizar cuando necesites un agarre excepcional, como en campos húmedos o mojados o con hierba muy crecida. Asegúrate de que las botas son de tu talla y de que te las atas bien apretadas cada vez que juegues.
  • Espinilleras. Cuando un jugador de fútbol se lesiona la parte inferior de la pierna (o canilla), se suele deber a que no se la había protegido adecuadamente utilizando un espinillera. Una buena espinillera se adapta bien a la espinilla y acaba justo debajo de la rodilla, ajustándose bien alrededor del hueso del tobillo. Lleva encima los calcetines y las botas de fútbol cuando te compres las espinilleras para asegurarte de que son de tu talla y te van bien.
  • Calcetines de fútbol. Están diseñados para sujetar las espinilleras en su sitio con seguridad y debes llevarlos siempre que entrenes o que juegues al fútbol.
  • Otros elementos del equipo. Los protectores bucales son una buena forma de protegerte los dientes, los labios, las mejillas y la lengua. Son recomendables para todos los jugadores de fútbol. Es preferible que los porteros lleven camisetas de manga larga, pantalones largos o cortos con relleno protector y guantes especiales de portero para protegerse las manos cuando paren chutes.

Antes de entrar en el campo de juego

Iniciar la temporada de fútbol estando en forma no solo te ayudará a ser un mejor jugador, también te permitirá prevenir posibles lesiones. Empieza por hacer ejercicio y alimentarte bien unos cuantos meses antes del inicio de la temporada de fútbol. Mejor aún: haz ejercicio con regularidad y sigue una dieta saludable durante todo el año. Entonces no tendrás que preocuparte de si estás en forma para la temporada.

He aquí algunas otras cosas a tener en cuenta antes de empezar a jugar:

  • Siempre que entrenes o juegues al fútbol, inspecciona el campo para asegurarte de que no hay hoyos ni otros obstáculos, incluyendo los desperdicios, como los cristales rotos. Guarda los balones y otras partes de equipo que sean de reserva apartados de los laterales del campo antes de iniciar el partido.
  • Dedica siempre un tiempo al precalentamiento y a los estiramientos antes de jugar. Haz una serie de saltos con palmada o bien corre sin moverte del sitio durante un par de minutos para calentar tus músculos antes de los estiramientos. Los estiramientos dinámicos, que pueden formar parte de tu precalentamiento, son un tipo de estiramientos basados en el movimiento que realizan los mismos músculos para lograr el estiramiento. Son distintos de los estiramientos estáticos tradicionales porque la postura del estiramiento no se mantiene. También es una buena idea hacer estiramientos después del partido o del entrenamiento.
  • Inspecciona las porterías a ambos lados del campo para comprobar que son seguras. Las porterías deben estar firmemente ancladas al campo y sus postes deben estar almohadillados para reducir el riesgo de lesiones cuando el portero u otros jugadores choquen contra ellos. Nunca trepes a una portería ni te cuelgues del travesaño. Se han producido lesiones, y hasta muertes, por la caída de redes sobre jugadores.
  • Si el campo donde van a jugar está muy húmedo o mojado, utiliza balones sintéticos y no absorbentes. Los balones de cuero se pueden empapar y pesar demasiado, incrementándose el riesgo de padecer lesiones.

Durante el partido

Conoce y obedece las reglas del fútbol. Jugar mal y de forma insegura es una de las principales causas de las lesiones y, jugando así, solo conseguirás que te saquen tarjetas y tal vez que te echen del partido. De hecho, en algunas ligas de fútbol se inhabilita a los jugadores para partidos futuros si cometen infracciones repetidamente.

Mantén bien alta la cabeza y está pendiente constantemente de tus compañeros de equipo y de los jugadores del equipo contrario. Los choques son más probables cuando se arremete a ciegas por el campo sin prestar atención a los demás jugadores.

Aprende y utiliza las técnicas adecuadas, especialmente cuando cabecees el balón. Al cabecear el balón, es fácil lesionarse la cabeza y/o el cuello si se hace de una forma incorrecta. Si no controlas dónde están los demás jugadores, correrás el riesgo de chocar contra la cabeza de otro que intenta cabecear el balón al mismo tiempo que tú. Y protégete la lengua: mantén la boca bien cerrada y la lengua alejada de los dientes mientras cabeceas.

Si te lesionas o sientes dolor durante el partido, pide salir del campo de juego y no vuelvas a jugar hasta que te haya remitido el dolor. Jugar con dolor podría parecer propio de valientes pero, en el fondo, podría incrementar la gravedad de tu lesión y tal vez mantenerte fuera del campo de juego durante mucho más tiempo.

Unos cuantos recordatorios más

  • Asegúrate de que haya un equipo de primeros auxilios disponible y una persona que lo sabe utilizar en los campos donde entrenes y/o juegues al fútbol.
  • Está preparado para situaciones de emergencia. Siempre debería haber un adulto responsable cuando juegues al fútbol, o bien deberías contar con un plan de actuación para contactar con personal médico capaz de tratar rápidamente conmociones cerebrales, fracturas, dislocaciones u otras lesiones graves.
  • Mantente bien hidratado, sobre todo en días calurosos y soleados: bebe abundante líquido antes, durante y después de entrenar o jugar al fútbol.
  • Si llevas piercings o joyas, asegúrate de quitártelos antes de jugar o entrenar.
  • Si un jugador del equipo contrario te embiste o hace algo con lo que no estás de acuerdo, no te lo tomes como algo personal ni contraataques. Deja que los árbitros resuelvan la situación y no inicies nunca una pelea con otro jugador.
  • Haz del fútbol algo divertido. Por eso empezaste a jugar al principio, ¿no? Sigue las normas básicas de seguridad y fíjate en lo que ocurre a tu alrededor; de este modo, podrás evitar la mayoría de las lesiones. Y así te mantendrás dentro del campo de fútbol, justo el lugar donde quieres estar.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: marzo de 2014