SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Intoxicación por alimentos

(Food Poisoning)

¿Alguna vez comiste algo que tenía un sabor extraño y después de un par de horas comenzaste a sentirte mal? Tal vez tuviste diarrea o vómitos. Si es así, ya sabes lo que es la intoxicación por alimentos.

¿Qué es la intoxicación por alimentos?

La intoxicación por alimentos es provocada por bacterias y, a veces, virus y otros gérmenes. Pueden estar presentes en los alimentos que ingerimos o en los líquidos que bebemos. No es posible sentir el sabor o el olor de estos gérmenes. Tampoco podemos verlos (al menos no sin utilizar un microscopio). Pero aun cuando son pequeños, pueden tener un efecto muy fuerte en nuestro organismo.

Una vez que los gérmenes que provocan la intoxicación por alimentos entran en nuestros sistemas, algunos de ellos liberan toxinas. Estas toxinas (de allí el nombre de intoxicación) son venenos que pueden provocar diarrea o vómitos.

Cosas importantes que debes saber sobre la intoxicacion por alimentosEn la mayoría de los casos, los médicos utilizan el término "intoxicación por alimentos" para describir una enfermedad que aparece rápidamente después de ingerir alimentos contaminados. Con frecuencia, las personas tienen diarrea o comienzan a vomitar unas cuantas horas después de ser infectadas. La buena noticia es que la intoxicación por alimentos suele desaparecer rápidamente. La mayoría de los afectados se recuperan en un par de días y no presentan complicaciones duraderas.

En unos pocos casos, la intoxicación por alimentos puede ser lo suficientemente grave como para justificar una visita al médico o al hospital. Cuando las personas necesitan tratamiento médico debido a una intoxicación por alimentos, suele deberse a la deshidratación. La deshidratación es la complicación grave más común de la intoxicación por alimentos.

¿Cuáles son las causas de la intoxicación por alimentos?

Cuando las personas comen o beben algo contaminado con gérmenes, se pueden enfermar por una intoxicación con alimentos. A menudo, las personas sufren una intoxicación por alimentos con alimentos a base de animales, como la carne, el pollo, los huevos, los productos lácteos y los mariscos. Pero las frutas y verduras sin lavar, así como otros alimentos crudos también pueden contaminarse y hacer que una persona se sienta mal. Incluso el agua puede provocar una intoxicación por alimentos.

Los alimentos y los líquidos se pueden contaminar en varios momentos de la preparación, el almacenamiento y la manipulación. Por ejemplo:

  • El agua que se utiliza para hacer crecer los alimentos se puede infectar con heces humanas o animales.
  • La carne o el pollo pueden entrar en contacto con microorganismos infecciosos durante el procesamiento o el envío.
  • Los alimentos se pueden infectar con bacterias si se los almacena a la temperatura incorrecta o se los conserva durante demasiado tiempo.
  • Los cocineros u otras personas que manipulan alimentos pueden contaminarlos si no se lavan correctamente las manos o si usan utensilios o tablas de cortar sucios durante la preparación de los alimentos.

Las personas con alguna afección (como insuficiencia renal crónica) o con sistemas inmunes debilitados presentan mayores riesgos de intoxicación por alimentos que las personas sanas.

Gérmenes comunes de la intoxicación por alimentos

Son varios los microorganismos que pueden provocar intoxicación por alimentos. Algunos de los culpables más comunes son los siguientes:

Salmonella. La bacteria salmonella es la principal causa de intoxicación por alimentos en Estados Unidos. Estas bacterias suelen infectar los alimentos cuando éstos entran en contacto con las heces de animales. Las principales causas de intoxicación con salmonela son comer productos lácteos, carne incorrectamente cocida y productos frescos que no se han lavado correctamente.

E. coli (Escherichia coli). La bacteria E. coli también suele infectar los alimentos o el agua cuando éstos entran en contacto con las heces de animales. La causa más común de intoxicación con E. coli en Estados Unidos es comer carne molida que no ha sido suficientemente cocida.

Listeria. Estas bacterias se encuentran principalmente en los productos lácteos sin pasteurizar, en mariscos ahumados y carnes procesadas, como los perros calientes o los embutidos de cerdo. La listeria también puede contaminar frutas y verduras, aunque esto no es tan común.

Campylobacter. Esta bacteria infecta más comúnmente las carnes, el pollo y la leche no pasteurizada. La campylobacter también puede contaminar el agua. Al igual que con otros tipos de bacterias, éstas suelen entrar en los alimentos por medio del contacto con heces de animal infectadas.

Staphylococcus aureus. Esta bacteria se puede encontrar en carnes, ensaladas preparadas y alimentos preparados con productos lácteos contaminados. La S. aureus se puede diseminar por el contacto con las manos, los estornudos o la tos. Esto significa que las personas que preparan o manipulan alimentos pueden transmitir la infección.

Shigella. La bacteria shigella puede infectar mariscos o frutas y verduras crudos. En la mayoría de los casos, la bacteria se disemina cuando las personas que preparan o manipulan los alimentos no se lavan correctamente las manos después de ir al baño.

Hepatitis A. La mayoría de las personas se contagian este virus por comer mariscos crudos o alimentos manipulados por una persona infectada. Puede resultar difícil detectar el origen de la infección porque la persona afectada puede tardar entre 15 y 50 días en presentar síntomas.

Norovirus. Estos virus suelen contaminar los alimentos preparados por una persona infectada.

¿Cuáles son los síntomas de la intoxicación por alimentos?

La manera en que aparece la intoxicación por alimentos depende de los gérmenes que la provocaron. A veces, una persona comienza a sentirse mal unas horas después de comer o beber un alimento o un líquido contaminado. En otros casos, los síntomas no aparecen hasta después de varias semanas. En la mayoría de los casos, los síntomas desaparecen en un período de 1 a 10 días.

Casi siempre, las personas con intoxicación por alimentos sentirán lo siguiente:

  • náuseas (malestar)
  • calambres o dolor abdominal
  • vómitos
  • diarrea
  • fiebre
  • dolor de cabeza y debilidad general

En contadas ocasiones, la intoxicación por alimentos puede provocar mareos, visión borrosa o una sensación de hormigueo en los brazos. En casos excepcionales, la debilidad que a veces acompaña a la intoxicación por alimentos causará problemas para respirar.

Algunos tipos de microorganismos infecciosos, entre los que se incluyen la Listeria y la E. coli, pueden provocar problemas potencialmente peligrosos de corazón, riñón y hemorragias.

¿Cuándo debo comunicarme con el médico?

La mayoría de los casos de intoxicación por alimentos no requieren atención, pero algunos sí. El problema grave más común de la intoxicación por alimentos es la deshidratación. Si estás saludable, es poco probable que te deshidrates, siempre y cuando bebas suficiente líquido para recuperar el que has perdido por los vómitos o la diarrea.

Llama al médico si tienes alguno de estos problemas:

  • vómitos que persisten durante más de 12 horas
  • diarrea y fiebre superior a 101 °F (38,3 °C)
  • dolor abdominal severo que no desaparece después de ir de cuerpo
  • sangre en las heces (diarrea o materia fecal normal) o vómitos con sangre
  • movimientos de cuerpo de color negro o granate
  • ritmo cardíaco acelerado o palpitaciones

También debes informar a tus padres si comienzas a presentar síntomas de deshidratación. Es posible que deseen llamar al médico. Los síntomas de la deshidratación suelen ser los siguientes:

  • mucha sed
  • orina escasa o nula
  • mareos
  • ojos hundidos
  • aturdimiento o debilidad

Si has estado recientemente en el extranjero y comienzas a tener diarrea u otros problemas estomacales, es conveniente que llames al médico.

La intoxicación por alimentos (en especial la deshidratación) puede ser más grave en personas que tienen afecciones de salud o el sistema inmunológico debilitado. Si tienes una afección de salud, como problemas renales o anemia falciforme, comunícate con el médico en cuanto detectes señales de una posible intoxicación por alimentos. Las mujeres embarazadas también deben informar a los médicos si sufren una intoxicación por alimentos porque algunos gérmenes pueden afectar al bebé.

¿Qué hacen los médicos?

El médico te preguntará qué comiste recientemente, desde cuándo te sientes mal y qué tipos de problemas estás teniendo. Además, te examinará.

En algunos casos, los médicos pueden tomar una muestra de sangre, de heces o de orina y enviarla al laboratorio para realizar análisis. Esto los ayuda a determinar qué microorganismo está provocando la enfermedad.

En la mayoría de los casos, la intoxicación por alimentos sigue su curso y las personas se mejoran solas. No obstante, ocasionalmente, los médicos recetan antibióticos para tratar los tipos más graves de intoxicación por alimentos con bacterias. Si la deshidratación es grave, es posible que el paciente deba recibir tratamiento en un hospital con líquidos intravenosos.

Cuidado de la intoxicación por alimentos en el hogar

La intoxicación por alimentos suele desaparecer en unos cuantos días. Puedes hacer unas cuantas cosas para cuidarte:

  • Descansa mucho.
  • Bebe líquidos para evitar la deshidratación. Las soluciones con electrolitos son útiles, pero puedes beber cualquier otro líquido, excepto leche o bebidas con cafeína.
  • Toma tragos pequeños y frecuentes para facilitar la incorporación de líquidos.
  • Evita los alimentos sólidos y los lácteos hasta que se detenga la diarrea.
  • Evita los medicamentos antidiarreicos de venta libre. Pueden alargar los síntomas de la intoxicación por alimentos.
  • Una vez que la diarrea y los vómitos se detengan, come comidas pequeñas, suaves y con pocas grasas durante unos días para que no te sienten mal.
  • Si tus síntomas se agravan o comienzas a detectar señales de deshidratación, comunícate con el médico.

¿Puedo prevenirlo?

Para reducir el riesgo de intoxicación por alimentos, sigue estos consejos:

  • Lávate bien las manos regularmente; en especial, después de ir al baño, antes de tocar alimentos y después de tocar alimentos crudos. Utiliza jabón y agua tibia, y restriégate las manos durante 15 segundos, como mínimo.
  • Limpia todos los utensilios, las tablas para cortar y las superficies que utilizas para preparar los alimentos con agua caliente y con jabón.
  • No bebas leche sin pasteurizar ni ingieras alimentos que contengan leche sin pasteurizar.
  • Lava todas las frutas y hortalizas crudas que no puedas pelar.
  • Mantén los alimentos crudos (en especial la carne, el pollo y los mariscos) lejos de otros alimentos hasta que estén cocidos.
  • Utiliza los alimentos perecederos y los alimentos con fecha de vencimiento lo antes posible.
  • Cocina todos los alimentos de origen animal hasta que alcancen una temperatura interna segura. En el caso de la carne molida y el cerdo, la temperatura debe ser de 160 °F (71 °C), como mínimo. En el caso de los cortes de carne sólidos, la temperatura segura es de 145°F. Si se trata de pollo o pavo (molido o entero), la temperatura debe alcanzar, como mínimo, 165 °F (74°C). Cocina los huevos de gallina hasta que la yema esté firme. El pescado suele ser seguro una vez que alcanza una temperatura de 145 °F (63°C).
  • Refrigera las sobras rápidamente; preferentemente en recipientes con tapa que se puedan cerrar herméticamente.
  • Descongela los alimentos en el refrigerador, un microondas o con agua fría. Jamás se deben descongelar los alimentos a temperatura ambiente.
  • Si ha pasado la fecha de vencimiento de los alimentos, si éstos tienen sabor u olor extraño, no los comas. Recuerda: "Ante la duda, tíralos".
  • Si estás embarazada, evita todos los mariscos o carnes crudos o que no estén correctamente cocidos, los mariscos ahumados, los huevos crudos y los productos que puedan contener huevos crudos, los quesos blandos, jugos y leche sin pasteurizar, los patés, las ensaladas preparadas, los embutidos de cerdo y los perros calientes.
  • No bebas agua de arroyos ni de pozos sin tratar.

Si sufres una intoxicación por alimentos, es conveniente que te comuniques con el departamento de salud local. Si logran determinar la causa del problema, tal vez puedan detener un posible brote y evitar que otras personas se enfermen.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: enero de 2012