SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Las chinches

(Bedbugs)

¿Recuerdas cómo tu madre o tu padre te arropaban en la cama y te daban las buenas noches cuando eras pequeño? Es posible que, cuando te acostabas, pensaras en fantasmas o monstruos y tuvieras miedo de ellos y de la oscuridad, pero seguro que no te preocupaban en absoluto las chinches de tu cama, porque en aquel entonces apenas había.

De todos modos, últimamente las chinches se han vuelto a reproducir, tanto en hoteles como en domicilios particulares; por eso, la gente revisa frenéticamente los colchones y los muebles en busca de indicadores de la presencia de esas criaturas "chupa sangre".

Aspectos fundamentales sobre las chinches

Una chinche es un bichito plano, de color marrón rojizo y del tamaño aproximado de una semilla de manzana. Las chinches suelen salir por la noche, generalmente en las áreas donde duerme la gente, para alimentarse de sangre humana. Durante el día, se ocultan en las camas, sillas, sillones, armarios, cortinas y alfombras. También se pueden esconder en las grietas de paredes y suelos o detrás del empapelado.

Después de darse un banquete con la sangre de una persona, la chinche se suele esconder, generalmente en la ropa, los muebles y otros objetos circundantes, como las maletas. Esta es la forma en que la gente se lleva a su propia casa las chinches desde los hoteles y otros lugares donde ha pasado la noche.

Las picaduras de chinche no duelen y no provocan infecciones ni las diseminan. Estas picaduras se suelen convertir en pequeños bultos rojos que pican (similares a las picaduras de mosquito). A veces, pueden aparecer en línea.

illustration

Precauciones durante los viajes

Puesto que es mucho más probable encontrar chinches cuando viajamos que en nuestra propia casa, es una buena idea planificar las cosas con antelación. Hay una serie de sitios web en los que puedes encontrar información sobre infestaciones de chinches por ciudades (y a veces, también por hoteles) para saber con qué te puedes encontrar antes de salir de casa.

En el lugar de destino, inspecciona bien tu habitación en busca de chinches antes de instalarte. Coloca el equipaje lejos del suelo y de las camas; utiliza los estantes para el equipaje de que dispone la mayoría de los hoteles y residencias o bien deja las maletas sobre una mesa o escritorio.

Es posible que no consigas ver las chinches, pero hay ciertas señales que te pueden alertar de su presencia. Aparta las sábanas y busca puntitos de sangre sobre el colchón o quita las sábanas por completo y revisa sobre y debajo del colchón, sobre todo alrededor de las costuras (revisa también la cabecera y el pie de la cama).

Si encuentras este tipo de señales de alarma, indicativas de la presencia de chinches, pide un cambio de habitación e inspecciónala también. Si sigues detectando el mismo tipo de señales, busca otro lugar donde pasar la noche.

Cuando duermas lejos de tu casa, cuelga tu ropa siempre que sea posible. Cuando regreses, introduce toda la ropa sucia directamente en la lavadora.

Prevención

Hoy en día, la gente detecta chinches en sus casas en mayor medida que en el pasado. Las chinches llegan a los domicilios particulares cuando sus dueños viajan y pasan noches fuera de sus casas o simplemente cuando van a un cine de su localidad y se llevan las chinches de los asientos.

Estate atento cuando compres ropa o muebles usados en mercadillos o tiendas de segunda mano. Inspecciona todo cuanto pienses comprar en busca de indicadores de chinches. Del mismo modo, no agarres de la calle sofás o sillones usados ni otros muebles tapizados. Podrían contener chinches ocultas y, de hecho, ¡ese podría ser el motivo de que los hayan dejado de utilizar!

Tratamiento

Si crees que te ha picado una chinche, lava las picaduras con agua y jabón. Utiliza una loción de calamina, una crema contra la picazón o compresas frías para aliviar la picazón. Si los granos te pican mucho, pregúntale a tu médico si te haría bien tomar algún antihistamínico (en forma de pastilla o de jarabe). Las picaduras desaparecen al cabo de una o dos semanas.

Las picaduras de chinche, por sí solas, no causan infecciones. Pero rascar las picaduras de chinche favorece la entrada de bacterias, lo que puede generar infecciones en la piel, como el impétigo y, en contadas ocasiones, la celulitis. Si desarrollas una infección por rascarte las picaduras de chinche, consulta a tu médico.

Cómo defenderse de las chinches

Es difícil deshacerse de las chinches. Aparte de que son difíciles de detectar, pueden sobrevivir durante varios meses sin alimentarse. Evita traerlas a tu casa inspeccionando cualquier habitación que ocupes, sobre todo en lugares de uso público, como hoteles, moteles, residencias o cruceros.

Aunque las chinches pueden aparecer hasta en las casas más limpias, sigue siendo una buena idea mantener tu habitación bien limpia y ordenada. De este modo, si las chinches llegaran a tu habitación, no encontrarían muchos lugares donde esconderse. Cambia las sábanas una vez a la semana y pasa la aspiradora con regularidad.

Si encuentras chinches, informa a tu madre o a tu padre al respecto. Deberán lavar y secar toda tu ropa de cama y de vestir, junto con tus peluches y otros juguetes lavables a temperaturas elevadas. También podrían ponerse en contacto con compañías de control de plagas de tu localidad para informarse sobre formas de eliminar las chinches con o sin pesticidas.

Revisado por: Rupal Christine Gupta, MD
Fecha de revisión: julio de 2014