SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Encefalitis

(Encephalitis)

La encefalitis es una inflamación (o hinchazón) del cerebro. Suele estar provocada por un virus, aunque también pueden tener otras causas (como una infección bacteriana).

¿Qué es la encefalitis?

La encefalitis está provocada típicamente por tres grupos diferentes de virus:

  1. El grupo de los virus del herpes, que incluye el virus de la varicela, el virus Epstein-Barr (o VEB, que causa a la mononucleosis) y el virus del herpes simple (el causa las pupas labiales).
  2. El segundo grupo engloba virus y otros gérmenes transmitidos por insectos, como el virus del Nilo Occidental (que se transmite a través de las picaduras de mosquito) y los gérmenes que causan la enfermedad de Lyme y la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas (que se transmiten a través de las picaduras de garrapata).
  3. El tercer grupo engloba aquellos virus que causan enfermedades que solían ser frecuentes en la infancia, como el sarampión, las paperas y la rubeola. Pero, puesto que en muchos países hay campañas de vacunación contra estas enfermedades, hoy en día es bastante raro que una persona desarrolle una encefalitis como consecuencia de estas enfermedades.

Algunos casos de encefalitis son leves y sus síntomas duran muy poco. No obstante, es posible desarrollar una encefalitis grave que hasta puede llegar a ser de riesgo vital. Cuando una persona tiene una encefalitis, significa que su cerebro está inflamado (por inflamación, entendemos tanto la hinchazón como la irritación).

¿Es contagiosa?

Las infecciones por muchos tipos diferentes de virus pueden evolucionar a una encefalitis. Por lo tanto, lo contagiosa que sea una infección dependerá del virus que la provoque. Algunos virus, como el del Nilo Occidental, solo se pueden transmitir a través de picaduras de insectos infectados, de modo que no es posible el contagio entre personas. Pero otros virus, como el de Epstein-Barr, se pueden trasmitir de una persona a otra.

El mero hecho de que una persona contraiga una infección viral que puede evolucionar a una encefalitis no significa que vaya a desarrollar automáticamente esta última afección. En el fondo, muy pocas personas que se infectan con alguno de estos virus acaban desarrollando una encefalitis.

Signos y síntomas

La encefalitis puede cursar con fiebre, dolor de cabeza, inapetencia, falta de energía o solo con malestar general. En los casos más graves pueden aparecer otros síntomas, como los siguientes:

  • fiebre alta
  • fuerte dolor de cabeza
  • sensibilidad a la luz (denominada fotofobia, lo que significa que los ojos duelen cuando se exponen a la luz)
  • náuseas y vómitos
  • rigidez de cuello
  • confusión
  • somnolencia, dificultad para despertarse o pérdida de la conciencia
  • convulsiones

Cuando la encefalitis se desarrolla después de una enfermedad común, como la varicela, los signos y los síntomas de esta última enfermedad suelen preceder a los de la encefalitis. Pero la encefalitis también puede aparecer sin previo aviso. Si presentas síntomas de encefalitis, ponte en contacto con tu médico de inmediato.

Diagnóstico y tratamiento

Para diagnosticar esta afección, los médicos pueden solicitar análisis de sangre y realizar punciones lumbares. La punción lumbar es un procedimiento consistente en introducir una aguja muy fina en la zona lumbar de la espalda para extraer una pequeña muestra de líquido cefalorraquídeo (LCF), que rodea el cerebro y la medula espinal. Las muestras de sangre y de líquido cefalorraquídeo se envían a un laboratorio para evaluar la presencia de virus o bacterias.

También es posible que el médico solicite pruebas de diagnóstico por imagen, como una resonancia magnética (RM) o una tomografía computada (TC), para detectar signos de inflamación cerebral, o un electroencefalograma (EEG), una prueba que permite registrar las ondas cerebrales y revelar posibles anomalías consistentes con una encefalitis.

El tratamiento de la encefalitis depende del virus o del germen que la haya provocado. Los adolescentes con formas leves de encefalitis se pueden recuperar en su domicilio, siempre y cuando estén bajo la atenta supervisión de un padre o de otro adulto. La mayoría de los casos de encefalitis sigue su propio curso y la persona mejora sin necesidad de tratamiento.

De todos modos, hay infecciones por algunos de los virus que pueden desencadenar una encefalitis que se pueden tratar con medicamentos. Por ejemplo, el fármaco antiviral acyclovir puede ayudar a tratar la encefalitis provocada por el virus del herpes simple. Asimismo, se pueden utilizar corticoesteroides (que no se deben confundir con los peligrosos esteroides anabólicos, que utilizan algunos atletas para rendir más en el deporte) para reducir la inflamación cerebral. Puesto que los antibióticos no son eficaces contra los virus, no se utilizan para tratar las encefalitis virales.

Los casos graves de encefalitis requieren internación, porque en un hospital se puede controlar atentamente la evolución del paciente y se pueden administrar fácilmente tratamientos médicos en caso necesario. A aquellas personas que han padecido una encefalitis grave que ha afectado a algunas funciones cerebrales, es posible que los médicos les recomienden fisioterapia y/o logopedia como tratamientos de rehabilitación.

¿Cuánto dura?

Los peores síntomas de la encefalitis suelen durar un máximo de una semana, pero la recuperación total se puede alargar varias semanas o incluso más. Puesto que la encefalitis afecta al cerebro, en los casos más graves pueden quedar secuelas, como convulsiones, problemas de coordinación muscular y trastornos del aprendizaje.

¿Se puede prevenir?

La mejor forma de prevenir la encefalitis es evitar infectarse en primer lugar con los virus u otros gérmenes que la pueden provocar. Lavarse las manos con frecuencia ayuda a limitar la propagación de algunos de estos gérmenes. Mantenerse lo más sano posible llevando una dieta equilibrada, y descansando lo suficiente ayuda a mantener en forma el sistema inmunitario. Las vacunas también son una forma importante de protegerse contra enfermedades como la varicela y la rubeola.

En áreas geográficas donde los virus y otros gérmenes se transmiten a través de picaduras de insectos, protégete llevando camisas y camisetas de manga larga y pantalones largos y utilizando repelente de insectos. Asimismo, intenta evitar actividades al aire libre que no sean necesarias, al amanecer o al atardecer, cuando más pican los mosquitos.

Revisado por: Nicole A. Green, MD
Fecha de revisión: abril de 2013