SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Sinusitis

(Sinusitis)

Si llevas varios días con la nariz tapada o congestionada, levantándote con dolor de cabeza y con hinchazón alrededor de los ojos, es posible que padezcas sinusitis. La sinusitis puede ser molesta y hasta puede ser dolorosa algunas veces, pero no suele ser grave.

¿Qué es la sinusitis?

La sinusitis es el término médico que se utiliza para designar la inflamación (irritación e hinchazón) de los senos nasales. Suele estar provocada por una infección.

ilustracionLos senos nasales son las cavidades óseas llenas de aire húmedo que se encuentran dentro de los huesos de la cara que rodean la nariz. Los senos frontales se encuentran en el área que hay cerca de las cejas; los senos maxilares, dentro de los pómulos (los huesos de las mejillas); los senos etmoidales, entre los ojos; y los senos esfenoidales, detrás de los etmoidales.

Cuando estamos sanos, nuestros senos nasales están llenos de aire, lo que hace que los huesos faciales sean menos densos y mucho más ligeros. Los senos nasales también influyen en cómo nos suena la voz.

Las infecciones por virus o bacterias -o por ambos a la vez— pueden provocar sinusitis. Por lo general, cuando una persona está resfriada, también tiene los senos inflamados. En estos casos, se trata de sinusitis víricas. Las alergias también pueden evolucionar a sinusitis.

Cuando la congestión nasal (nariz tapada) consecuente a un catarro común o a una alergia no permite que los senos nasales drenen adecuadamente, las bacterias pueden quedar atrapadas dentro de los senos, provocando una sinusitis bacteriana.

Las personas afectadas por una sinusitis bacteriana se suelen encontrar peor que quienes padecen una sinusitis vírica. Por lo general, las sinusitis bacterianas cursan con más dolor facial y más inflamación que las víricas y también pueden cursar con fiebre.

Signos y síntomas

Algunos de los signos de que una persona puede padecer una sinusitis bacteriana son los siguientes:

  • nariz tapada o secreción nasal acompañada de tos diurna que dura de 10 a 14 días o más sin mejoría
  • eliminación continua de mucosidades, densas y verdosas, por la nariz (a veces acompañada de goteo posnasal)
  • dolor sordo persistente o inflamación alrededor de los ojos
  • sensibilidad o dolor al tacto en los pómulos o alrededor de ellos
  • sensación de presión dentro de la cabeza
  • dolor de cabeza al levantarse por las mañana o al inclinarse
  • mal aliento, incluso después de lavarse los dientes
  • dolor en los dientes de la mandíbula superior
  • fiebre superior a 39° C (102º F)

Algunas personas también tienen tos seca que les dificulta conciliar el sueño. Otras tienen molestias estomacales y/o náuseas.

Aunque muchos de estos síntomas son similares a los de la sinusitis vírica o alérgica (inflamación de la nariz y de los senos nasales a consecuencia de una alergia), es una buena idea ir al médico por si acaso. La sinusitis vírica y la alérgica son más frecuentes, pero la bacteriana a menudo se debe tratar con antibióticos, medicamentos que solo se pueden adquirir con receta médica.

¿Cómo se trata?

Si el médico te receta antibióticos para una sinusitis bacteriana, tal vez deberás tomarlos durante tres semanas seguidas. Es posible que el médico también te recete un fármaco descongestivo, independientemente del tipo de sinusitis que padezcas. Si tu sinusitis es de origen alérgico, es posible que el médico te recomiende tomar diariamente un antihistamínico.

¿Se puede prevenir?

Puedes reducir las probabilidades de desarrollar sinusitis haciendo algunos cambios sencillos en tu entorno doméstico. Prueba a utilizar un humidificador cuando haga frío para impedir que el aire, seco y caliente de la calefacción, te irrite los senos nasales, lo que los haría más susceptibles a las infecciones. Limpia el humidificador con regularidad, porque el moho, que puede desencadenar alergias en algunas personas, se forma con facilidad en los ambientes húmedos.

Si eres alérgico, haz un esfuerzo adicional por mantener tu alergia bajo control porque las alergias pueden hacer a las personas más proclives a desarrollar infecciones en los senos nasales.

Aunque la sinusitis, en sí misma, no sea contagiosa, suele ir precedida de un catarro, que se contagia con facilidad entre familiares y amigos. La forma más eficaz de prevenir la propagación de gérmenes nocivos consiste en lavarse las manos frecuentemente y a conciencia. Mantente alejado de los pañuelos usados y, cuando alguien estornude, intenta ponerte a cubierto.

¿Qué puedo hacer para encontrarme mejor?

Si el médico te ha recetado antibióticos o cualquier otro tipo de medicamento, asegúrate de seguir sus indicaciones al pie de la letra. En caso contrario, te puede costar mucho librarte de la sinusitis y, además, cuando no se trata bien la primera vez, las recaídas son frecuentes. Aunque te encuentres mejor, es importante que completes el tratamiento antibiótico que te haya recetado el médico. Eso te ayudará a eliminar de tu organismo a todas las bacterias que te están provocando la infección.

Descansa mucho y bebe abundante líquido para que tu sistema inmunitario pueda colaborar con los antibióticos para combatir la infección.

Tomar ibuprofeno o paracetamol ayuda a aliviar el dolor y la inflamación, los humidificadores de vapor frío ayudan a aliviar la congestión de los senos nasales y las compresas o paños calientes suelen aliviar el dolor facial. Algunos médicos también sugieren utilizar gotas de solución salina de venta sin receta médica para lubricar y humedecer los conductos nasales.

Lo más importante que debes recordar sobre la sinusitis es que, aunque lo más probable es que no tengas una sinusitis grave, sigue siendo importante que te vea un médico. Si tuvieras una sinusitis bacteriana, el tratamiento precoz ayudaría a impedir que la infección empeorara o se extendiera y también te ayudaría a encontrarte mejor mucho más deprisa.

Revisado por: Nicole A. Green, MD
Fecha de revisión: abril de 2013