SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Diabetes tipo 2: ¿Qué es?

(Type 2 Diabetes: What Is It?)

Cuando se trata de tu cuerpo, es probable que pases más tiempo pensando en tu cabello que en tus hormonas. Sin embargo, en algunas personas, el mal funcionamiento de una hormona que se llama "insulina" provoca una enfermedad conocida como diabetes tipo 2

¿Qué es la diabetes?

La diabetes es una enfermedad que afecta el modo en que el organismo utiliza la glucosa, un azúcar que constituye la principal fuente de combustible para el cuerpo. Así como un reproductor de CD necesita baterías, nuestro cuerpo necesita glucosa para seguir funcionando. Ésta es la manera en que debería funcionar:

1. Comemos.
2. La glucosa contenida en los alimentos ingresa en el torrente sanguíneo.
3. El páncreas produce una hormona llamada insulina.
4. La insulina ayuda a que la glucosa ingrese en las células del cuerpo.
5. El cuerpo obtiene la energía que necesita.

El páncreas es una glándula larga y plana, ubicada en el abdomen, que ayuda a que el cuerpo digiera los alimentos. También produce insulina. La insulina es como una llave que abre las puertas hacia las células del cuerpo. Y permite que ingrese la glucosa. Entonces, la glucosa puede pasar de la sangre a las células.

Sin embargo, cuando alguien padece diabetes, o bien el organismo no produce insulina, o la insulina no funciona como debería. Como la glucosa no puede ingresar en las células normalmente, el nivel de azúcar en sangre aumenta demasiado. Cuando una persona tiene una elevada concentración de azúcar en sangre y no sigue un tratamiento, se enferma.

¿Qué es la diabetes tipo 2?

Existen dos tipos principales de diabetes: la diabetes tipo 1 y la diabetes tipo 2. Cada tipo de diabetes genera un aumento del nivel de azúcar en sangre de diferente manera.

En la diabetes tipo 1, el páncreas no produce insulina. El cuerpo puede seguir obteniendo la glucosa contenida en los alimentos, pero ésta no puede ingresar en las células, que la necesitan, y permanece en la sangre. Esto hace que los niveles de azúcar en sangre aumenten demasiado.

Una persona que padece diabetes tipo 2 puede producir insulina. Sin embargo, esta persona no responde normalmente a la insulina que el cuerpo produce. Entonces, la glucosa tiene menos posibilidades de ingresar en las células para suministrarles energía.

A esta imposibilidad de la glucosa de ingresar en las células los médicos la denominan "resistencia a la insulina". Aunque existe una importante cantidad de insulina en el cuerpo de esta persona, como no funciona correctamente, el páncreas sigue detectando elevados niveles de azúcar en sangre. Esto hace que el páncreas produzca aún más insulina.

Finalmente, el páncreas puede agotarse debido a este esfuerzo excesivo destinado a producir más insulina. Cuando esto ocurre, el páncreas ya no puede producir suficiente insulina para que los niveles de azúcar en sangre se mantengan dentro de parámetros normales. En general, el hecho de que los niveles de azúcar en sangre de una persona se mantengan altos es un indicio de que padece diabetes.

En ocasiones, las personas que padecen diabetes tipo 2 toman píldoras que ayudan a que la insulina funcione mejor en su cuerpo. Algunas personas que padecen diabetes tipo 2 también necesitan inyectarse insulina o usar una bomba de insulina para mantener la enfermedad bajo control.

¿Quién puede padecer diabetes tipo 2?

¿Qué factores contribuyen a que una persona padezca diabetes tipo 2? Nadie lo sabe con certeza. Sin embargo, los expertos sostienen que los siguientes son factores de riesgo que predisponen a padecer la enfermedad:

  • La mayoría de las personas que padecen diabetes tipo 2 tienen problemas de sobrepeso. En el pasado, sobre todo los adultos con problemas de sobrepeso padecían diabetes tipo 2. En la actualidad, los médicos reconocen que más niños y adolescentes están contrayendo diabetes tipo 2, probablemente porque hay más niños y adolescentes con sobrepeso.
  • Los niños que tienen parientes que padecen diabetes son más propensos a contraer la enfermedad. Además, los niños que son de origen indioamericano, afroamericano, hispano/latino, asiático o de las islas del Pacífico se encuentran más propensos a contraer diabetes tipo 2.
  • Los niños mayores de 10 años son más propensos a contraer diabetes tipo 2 que los menores. Esto podría deberse a que el exceso de hormonas que el cuerpo produce durante la pubertad puede generar una mayor resistencia a la insulina en algunas personas.

¿Cómo se da cuenta una persona de que la padece?

La gente puede padecer diabetes tipo 2 sin saberlo porque los síntomas no siempre son obvios y pueden tardar mucho tiempo en desarrollarse. Algunas personas no manifiestan ningún síntoma.

Sin embargo, cuando una persona padece diabetes tipo 2, suelen aparecer estos síntomas:

  • orina mucho porque el cuerpo intenta eliminar el exceso de azúcar en sangre a través de la orina.
  • bebe mucho líquido para compensar todo lo que ha eliminado al orinar.
  • se siente cansada todo el tiempo porque el cuerpo no puede usar el azúcar como fuente de energía adecuadamente.

Además, las personas cuyo cuerpo no puede usar la insulina correctamente o las que tienen sobrepeso quizá noten un anillo oscuro alrededor del cuello, que no desaparece. También pueden observar que la piel se pone más gruesa, oscura y como aterciopelada debajo de los brazos, entre los dedos de las manos y los pies, entre las piernas, en los codos y en las rodillas. Además, las jóvenes que presentan resistencia a la insulina quizá padezcan el síndrome del ovario poliquístico (PCOS por su sigla en inglés). En el PCOS, los ovarios se agrandan y desarrollan bolsas llenas de líquido, o quistes. Las jóvenes que padecen esta afección suelen tener períodos irregulares o quizá dejen de menstruar. Por otra parte, son más propensas a tener vello excesivo en la cara y el cuerpo.

Mediante análisis de sangre y de orina en los que se estudian los niveles de glucosa, los médicos pueden afirmar con certeza que una persona padece diabetes. Aunque una persona no presente ninguno de los síntomas de la diabetes tipo 2, los médicos pueden valerse de análisis de sangre para determinar la presencia de esta enfermedad en las personas que son más propensas a padecerla, como las que tienen problemas de sobrepeso. Algunos niños y adolescentes con diabetes pueden consultar a un especialista en endocrinología pediátrica. Este especialista se dedica al diagnóstico y tratamiento de niños y adolescentes que padecen enfermedades asociadas con el sistema endocrino, como la diabetes y los problemas de crecimiento.

Cómo convivir con la diabetes tipo 2

A diferencia de las personas que no son diabéticas, las personas que padecen diabetes tipo 2 tienen que prestarles un poco más de atención a su alimentación y a las actividades que realizan. Quizá deban ocuparse de lo siguiente:

  • seguir una dieta balanceada
  • realizar actividad física regularmente
  • recibir insulina o tomar otros medicamentos que contribuyan a que el cuerpo use la insulina de un modo más eficaz
  • chequearse los niveles de azúcar en sangre regularmente
  • ponerse en tratamiento para otros problemas de salud que suelen aparecer con mayor frecuencia en las personas que padecen diabetes tipo 2, como la hipertensión o el exceso de grasas en sangre
  • realizarse controles periódicos con su médico y con otros miembros del equipo de profesionales que está tratando su diabetes, para poder mantenerse sanas y disponer del tratamiento adecuado ante cualquier problema

Las personas que padecen diabetes tipo 2 quizá deban comer porciones más pequeñas, además de restringir el consumo de sal y grasas. Las personas que llevan una dieta saludable, se mantienen activas y logran un peso adecuado podrán conseguir que sus niveles de azúcar en sangre se mantengan en parámetros más saludables. Sus médicos podrían incluso decirles que ya no necesitan tomar ninguna medicación.

En ocasiones, las personas que padecen diabetes se sienten diferentes de sus amigos porque necesitan cuidar su dieta y chequear sus niveles de azúcar en sangre todos los días. Y algunas personas con diabetes prefieren negar que padecen esta enfermedad. Tienen la esperanza de que si fingen no padecer la enfermedad, la diabetes desaparecerá. Quizá se sientan enojados, deprimidos, desvalidos, o crean que sus padres siempre están discutiendo sobre su tratamiento para la diabetes.

Si te han diagnosticado diabetes tipo 2, es normal que sientas que el mundo cambió por completo. Por suerte, el equipo que está tratando tu diabetes está disponible para responder a todas tus preguntas y apoyarte. No dudes en pedirles consejos a tus médicos, tu dietista u otros profesionales a cargo de tu tratamiento. También puedes asistir a grupos de apoyo para hablar de tus sentimientos y averiguar cómo otras personas afrontan su enfermedad.

No hay duda de que la diabetes plantea desafíos. Sin embargo, las personas que padecen diabetes practican deportes, viajan, salen con otras personas, van a la escuela y trabajan, al igual que cualquiera de sus amigos. Existen miles de adolescentes que padecen diabetes y todos aprenden a afrontar los mismos desafíos.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: abril de 2012