SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Superar una ruptura

(Getting Over a Break-Up)

Si acabas de romper con tu pareja y tienes la moral por los suelos, no estás solo. Casi todo el mundo tiene una ruptura sentimental en algún momento de su vida y muchas de estas personas deben afrontar las emociones propias de que te rompan el corazón: tristeza, enfado, confusión, baja autoestima y hasta celos, todo al mismo tiempo.

Se han escrito millones de poemas y de canciones sobre los desengaños amorosos y hasta se han declarado guerras por este tipo de motivo.

¿Qué es exactamente "que te rompan el corazón"?

Hay muchas cosas que pueden causar este tipo de sentimiento. Hay gente que finaliza una relación romántica sin estar preparada para hacerlo. Otra que siente unas emociones muy fuertes hacia alguien que no le corresponde. Y otra que se siente triste o enfadada cuando un amigo íntimo lo deja de ser y se rompe la amistad para siempre.

A pesar de que las causas pueden ser distintas, el sentimiento de pérdida es el mismo, independientemente de que se trate de algo real o de algo que uno desearía alcanzar. La gente describe este tipo de vivencia como una sensación de peso, de vacío y de profunda tristeza.

¿Cómo puedo afrontar lo que siento?

La mayoría de la gente te dirá que lo acabarás superando y/o que ya conocerás a otra persona pero, cuando te está pasando a ti, te sientes como si no hubiera nadie en todo el mundo que se haya sentido como te sientes tú. Si experimentas este tipo de sentimientos, hay algunas cosas que puedes hacer para aliviar tu dolor.

He aquí varios consejos que te podrían ayudar.

Desahógate

  • Comparte tus sentimientos. Hay gente que constata que compartir lo que siente con alguien de confianza, alguien que sabe por lo que está atravesando, la ayuda a sentirse mejor. Esto puede significar hablar sobre todo lo que sientes y hasta llorar en el hombro de un buen amigo o de un familiar en busca de consuelo. Si te parece que la persona que has elegido no entiende por lo que estás pasando o es despectivo con tus sentimientos, busca a otra persona más empática y habla con ella. (De acuerdo, sabemos que compartir los propios sentimientos puede ser duro para un chico, pero no hace falta que informes a los miembros de tu equipo de futbol o a tu monitor de lucha libre sobre lo que estás atravesando. Habla con un buen amigo o con un familiar, un profesor, tu orientador escolar o un terapeuta. Tal vez te sientas más cómodo hablando con un pariente de sexo femenino o con una amiga, como tu hermana mayor o tu vecina.)
  • No te asuste llorar. Vivir una ruptura sentimental puede ser muy duro, pero la conducta desahogarse sobre unas emociones tan crudas e intensas puede ser de gran ayuda. Sabemos que se vuelve a tratar de algo difícil para un chico, pero no hay que avergonzarse de llorar de vez en cuando. No hace falta que nadie te vea hacerlo; no tienes que llorar a lagrima viva a media clase, en tu entrenamiento deportivo ni en cualquier otro sitio. Basta con que encuentres un lugar donde puedas estar solo y llores sobre tu almohada por la noche o mientras te duchas cuando te preparas para empezar el día.

Trátate bien

  • Recuerda cuáles son tus puntos fuertes. Se trata de un aspecto muy importante. A veces, la gente que tiene un desengaño sentimental se empieza a culpar por lo ocurrido. Puede ser muy dura consigo misma, exagerando sus faltas como si hubiera hecho algo para merecer la tristeza que está experimentando. Si constatas que esto es lo que te está ocurriendo a ti, ¡córtalo de raíz! Recuérdate cuáles son tus cualidades y, si no se te ocurre ninguna porque el desgaño amoroso te ofusca la mente, pide a tus amigos que te las recuerden.
  • Cuida de ti mismo. Tener el corazón roto pude ser muy estresante, o sea que no permitas que también se te rompa el resto del cuerpo. Duerme mucho, come alimentos saludables y haz ejercicio con regularidad para minimizar el estrés y la depresión y cultiva tu autoestima queriéndote.
  • Haz cosas con las que sueles disfrutar. Se trate de ir al cine o de asistir a un concierto, haz actividades divertidas para desconectar de los sentimientos negativos durante un rato.
  • Mantente ocupado. A veces, es difícil mantenerse ocupado cuando uno se enfrenta a la tristeza y al dolor, pero es algo que ayuda mucho. Este es un buen momento para que redecores tu habitación o para que pruebes una nueva afición. Esto no significa que no debas pensar sobre lo que te ha pasado, ya que elaborar mentalmente las cosas forma parte del proceso curativo. Solo significa que deberías centrar la atención también en otras cosas.
  • Date tiempo. La tristeza tarda tiempo en desaparecer. Casi todo el mundo cree que no se volverá a sentir normal otra vez, pero el espíritu humano es sorprendente y los desengaños sentimentales casi siempre se curan al cabo de un tiempo. Pero, ¿cuánto te durará el tuyo? Depende de qué haya sido lo que te lo haya provocado, cómo afrontas las pérdidas y con qué rapidez te tiendes a recuperar de la cosas. Superar una ruptura puede durar de un par de días a muchas semanas y a veces hasta meses.

Hay gente que, al sentir que nada les va a devolver la felicidad se refugian en el alcohol o las drogas. Otras personas se enfadan e intentan hacerse daño a sí mismas o a otras personas. La gente que bebe alcohol, consume drogas o se corta para evadirse de la realidad de una pérdida puede pensar que está aliviando su dolor, pero solo se trata de un efecto a corto plazo. De hecho, no está afrontando su dolor sino que lo está ocultando, lo que hace que se acumulen todos sus sentimientos en su interior y que se alargue todavía más su tristeza.

A veces la tristeza es tan intensa y tan profunda (o dura tanto) que la persona puede necesitar ayuda profesional. Si una persona no se empieza a encontrar mejor al cabo de pocas semanas o que se sigue estando deprimida, el hecho de hablar con un psicólogo y/o terapeuta le puede ser de gran ayuda.

O sea que ten paciencia contigo mismo y deja que se inicie el proceso curativo.

Revisado por: D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de la revisión: mayo de 2013