SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

¿Cómo puedo dejar de cortarme?

(How Can I Stop Cutting?)

Resistir el impulso de cortarse

Si te has estado cortando y quieres dejar de hacerlo, te damos algunos métodos que podrían ayudarte.

En el caso de las personas que se cortan, hacer algo distinto podría representar un gran cambio. Hacer este cambio puede llevar tiempo porque estás aprendiendo nuevas maneras de manejar esas cosas que te llevan a cortarte. Los consejos que figuran a continuación pueden ayudarte a dar los primeros pasos. Pero un terapeuta o un consejero pueden ayudarte mejor a curar viejas heridas y usar tus fortalezas para afrontar las luchas que te impone la vida.

Empieza por detectar cuáles son las situaciones que podrían desencadenar tu impulso de cortarte. Comprométete a que esta vez no vas a obedecer a tu impulso, sino que vas a hacer algo distinto.

Luego planifica qué harás en lugar de cortarte cuando sientas el impulso.

A continuación, te damos algunos consejos que puedes poner en práctica cuando sientas el impulso de cortarte. Los hemos clasificado en varias categorías porque cada persona tiene sus propias razones para cortarse. Por lo tanto, ciertas técnicas funcionarán mejor que otras para ciertas personas.

Termina de leer todos los consejos y prueba aquellos que piensas que podrían funcionar en tu caso. Tal vez necesites experimentar porque no todas estas ideas funcionarán para todo el mundo. Por ejemplo, algunos lectores nos han comentado que colocarse una banda elástica alrededor de su muñeca y estirarla para que golpee contra su piel les funciona como sustituto de cortarse, pero otros dicen que la banda elástica desencadena un impulso de estirarla para que golpee con demasiada fuerza y terminan lastimándose.

Si algún consejo no es bueno para ti, no hay ningún problema. Usa tu creatividad para encontrar una idea mejor. O habla con tu terapeuta para que te dé otras ideas que podrían funcionar. Se trata de encontrar algo que sustituya a cortarte: algo que satisfaga una necesidad que podrías sentir, sin que sea tan dañino como cortarse.

También podrías darte cuenta de que una de estas ideas funciona algunas veces pero no siempre. Esto es normal. Lo que una persona necesita puede variar de tanto en tanto y de una situación a otra.

Las técnicas que figuran en las páginas siguientes te ayudarán a pensar qué te lleva a cortarte, además de ofrecerte ideas sobre otras alternativas cuando sientas la necesidad de cortarte. Cuanto más aprendas sobre lo que se esconde detrás de tu hábito de cortarte, mejor podrás entender y desarrollar maneras saludables de curar ese dolor.

Cosas para distraerte

Como todos los impulsos, el impulso de cortarte pasará si esperas hasta que pase. Distraerte con otra cosa ayuda a que el tiempo pase y tu mente deje de pensar en el impulso de cortarte. Cuanto más esperes que pase el impulso sin rendirte, menos impulsos sentirás con el tiempo.

Cada (¡sí, cada!) impulso pasa si esperas el tiempo suficiente; pero solo si no lo obedeces. Cada vez que actúas por un impulso, lo estás volviendo más fuerte y es más probable que aparezca la próxima vez que la tensión se haga presente.

Estas son algunas cosas que puedes intentar mientras esperas que pase el impulso de cortarte:

  • llama a un amigo y habla acerca de algo totalmente diferente
  • toma una ducha (asegúrate de no tener navajas en la ducha)
  • sal a caminar o a correr, da un paseo en bicicleta, baila como loco o realiza algún otro tipo de ejercicio
  • juega con tu mascota
  • mira televisión (cambia de canal si el programa te perturba o muestra cortes)
  • toma un vaso de agua

Cosas que te alivian y calman

Algunas veces las personas se cortan porque están alteradas o enojadas, aunque quizá no reconozcan ese sentimiento. Si este es tu caso, tal vez te ayude hacer algo que te tranquilice cuando sientas el impulso de cortarte.

Aunque no estés seguro de por qué te estás cortando, vale la pena que pruebes estas ideas:

  • juega con tu mascota
  • toma una ducha (asegúrate de no tener navajas en la ducha)
  • toma un baño (asegúrate de no tener navajas cerca de la bañera)
  • escucha alguna música tranquila que te cambie el ánimo
  • intenta con un ejercicio de respiración
  • prueba algún ejercicio de yoga relajante

Cosas que te ayudan a expresar el dolor y las emociones profundas

Algunas personas se cortan porque las emociones que sienten les parecen demasiado intensas y dolorosas como para poder manejarlas. A menudo, puede resultarles difícil reconocer estas emociones como lo que son: enojo, tristeza y otros sentimientos. Te damos algunas alternativas que puedes probar en lugar de cortarte:

  • dibuja o garabatea diseños en una hoja con una lapicera roja o pinta sobre papel blanco; si te sirve, deja que la pintura gotee
  • escribe acerca de tu herida, tu enojo o tu dolor en un papel con una lapicera
  • dibuja el dolor
  • compone canciones o poesías para expresar lo que sientes
  • escucha música que refleje cómo te sientes

Cosas que ayudan a liberar la tensión física y la angustia

En ocasiones, hacer cosas que expresan enojo o que liberan tensión puede ayudar a una persona a abandonar poco a poco el hábito de cortarse. Intenta lo siguiente:

  • sal a caminar o a correr, da un paseo en bicicleta, baila como loco o realiza algún otro tipo de ejercicio
  • rompe papeles
  • escribe acerca de tu herida, tu enojo o tu dolor en un papel con una lapicera
  • garabatea sobre un papel con una lapicera roja
  • aprieta, amasa o aplasta una pelota antiestrés, un puñado de plastilina o masilla para jugar

Cosas que te ayudan a sentirte apoyado y conectado

Si te cortas porque te sientes solo, incomprendido, no querido o desconectado, estas ideas pueden ayudarte:

  • llama a un amigo o una amiga
  • juega con tu mascota
  • prepara una taza de té, un poco de leche tibia o una chocolatada
  • intenta con algunos ejercicios de yoga que te ayuden a sentirte bien plantado, como la figura del triángulo
  • prueba con un ejercicio de respiración como el que está en el botón de arriba
  • acurrúcate en tu cama, con una manta suave y calentita

Sustitutos de la sensación de cortarse

Habrás notado que todos los consejos que figuran en las listas anteriores no se relacionan con la sensación de cortarse. Cuando te aparezca la idea de lastimarte, empieza por probar las ideas que figuran en esas listas, como hacer algo artístico, pasear el perro o salir a correr.

Si eso no te ayuda, recurre a los comportamientos sustitutos que figuran a continuación.

Estos comportamientos sustitutos no funcionarán para todo el mundo. Tampoco ayudan a las personas a conectarse con la razón que los lleva a cortarse. Lo que sí hacen es brindar alivio inmediato mediante una acción que no incluye cortarse, y que, por lo tanto, conlleva un menor riesgo de lastimarse.

  • frota un cubo de hielo sobre tu piel en lugar de cortarte
  • usa una banda elástica alrededor de tu muñeca y estírala para que golpee suavemente contra tu piel
  • dibuja sobre tu piel con una lapicera roja de punta porosa en el lugar donde podrías cortarte

Puedes lograrlo

Cortarse es un hábito que puede resultar difícil de eliminar. Pero es posible abandonarlo.

Si necesitas ayuda para superar el hábito de autolesionarte y te cuesta encontrar lo que funciona para ti, habla con un terapeuta. El hecho de que una persona busque ayuda profesional para superar el problema no significa que sea débil ni que esté loca. Los terapeutas y los consejeros están capacitados para ayudar a las personas a encontrar dentro de sí la fortaleza que les permitirá curarse. Entonces, recurrirán a esa fortaleza interior para afrontar los problemas de la vida de una manera saludable.

Revisado por D'Arcy Lyness, PhD
Fecha de revisión: junio de 2012