SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Abrasiones corneales

(Corneal Abrasions)

Eva vivía cerca de la playa y le encantaba jugar al voleibol. Un día se tiró para hacer una jugada y cayó con el rostro en la arena. No se lastimó, pero, cuando levantó el rostro, parpadeaba continuamente con el ojo izquierdo y lo sentía lleno de arena y lloroso. Se secó las lágrimas, pero el ojo no parecía mejorar en absoluto.

La madre de Eva la llevó al médico. El médico le dijo a Eva que tenía una abrasión corneal que probablemente cicatrizaría bien en pocos días.

¿Qué es una abrasión corneal?

La mayor parte del globo ocular se aloja en la cavidad de un hueso llamado hueso malar. El hueso malar protege la parte interior del ojo, pero no puede proteger la parte que sobresale. Esta parte está recubierta por un tejido transparente llamado córnea.

ilustracion

La córnea ayuda al ojo a enfocar y protege otras partes del ojo, como el iris (la parte coloreada) y la pupila (la parte de color negro) de las lesiones.

Una abrasión corneal ocurre cuando algo rasguña, corta o raspa la córnea. A veces, las abrasiones corneales puede doler un poco, y debes consultar al médico o al enfermero si sufres una lesión de este tipo. Pero no debes preocuparte. Generalmente, cicatrizan con rapidez y no causan problemas duraderos.

En casos excepcionales, las abrasiones corneales pueden infectarse y provocar un trastorno grave llamado úlcera corneal. Por ese motivo, es importante consultar a un médico para someterse a un control de la abrasión corneal.

¿Qué causa una abrasión corneal?

El ojo tiene otras defensas, además del hueso malar. Los párpados y las pestañas trabajan para mantener las partículas fuera de los ojos. Cuando las partículas logran atravesarlos y llegan a la córnea, las lágrimas ayudan a quitarlas. No obstante, a veces, un objeto extraño hace contacto con la córnea de un modo que rasguña, corta o lesiona su superficie.

Prácticamente cualquier cosa que penetre en el ojo puede dañar la córnea. Esto incluye el polvo, la arena, las virutas de madera, el heno, las chispas, los insectos, los trozos de papel e incluso tu propia uña. Cualquier cosa que logre penetrar en el ojo puede provocar un rasguño. Las sustancias químicas irritantes, el uso inadecuado de lentes de contacto, las luces fuertes, así como las reacciones a las soluciones para lentes de contacto y el maquillaje para ojos también pueden provocar lesiones en la córnea.

¿Cuáles son los signos de una abrasión corneal?

Dado que afectan el funcionamiento de la córnea, las abrasiones corneales causan problemas de visión. Las cosas pueden verse borrosas, o tal vez no puedas ver tan bien como acostumbras. Además, quizás sientas picazón o ardor en el ojo.

Otros síntomas pueden incluir:

  • sensibilidad a la luz
  • ojos rojos o inyectados en sangre
  • párpados hinchados
  • ojo lloroso y aumento de las lágrimas
  • la sensación de que tienes algo en el ojo (sensación de un cuerpo extraño)

¿De qué forma los médicos diagnostican una abrasión corneal?

Si tienes algún síntoma de una abrasión corneal, llama al médico. Generalmente, las abrasiones corneales no son graves, pero aún así se deben controlar. El médico puede determinar la importancia de la abrasión y recetar gotas para los ojos para ayudar en el proceso de cicatrización.

El médico te examinará el ojo y te hará preguntas sobre los síntomas que tienes y sobre qué causó la abrasión. Es posible que no sepas exactamente qué la provocó, pero tal vez sepas cuándo ocurrió.

En algunos casos, el médico realizará una prueba en el ojo. Se coloca un líquido llamado fluoresceína en la superficie del ojo, y luego el médico examina el ojo bajo una luz especial de color azul cobalto. La fluoresceína hace que la abrasión se vea de color verde brillante bajo la luz.

El médico también puede realizar un examen oftálmico estándar y un examen ocular con lámpara de hendidura. Estas pruebas se realizan para controlar la visión y el funcionamiento de los ojos.

¿Cómo debo tratar una abrasión corneal?

Es recomendable que consultes al médico lo antes posible para tratar una abrasión corneal. Mientras tanto, sin embargo, sigue estos pasos y toma estas precauciones:

  • Lávate el ojo con agua limpia o una solución salina. Muchas escuelas y lugares de trabajo cuentan con puestos para el lavado de los ojos que puedes utilizar. El lavado del ojo será de ayuda para quitar cualquier cosa que lo esté irritando.
  • Parpadea varias veces o lleva el párpado superior sobre el inferior. Las pestañas inferiores pueden eliminar las partículas atascadas en la cara interna del párpado superior. Además, al tirar del párpado, los ojos producirán lágrimas que pueden ayudar a quitar los objetos extraños.
  • Si tienes algo atascado en el ojo, no intentes retirarlo. Esto puede lesionar la córnea aún más.
  • No te refriegues el ojo ni lo toques con ningún objeto, como una torunda de algodón o pinzas. Esto puede empeorar la abrasión corneal.

Después de que el médico te haya examinado el ojo, puede recomendarte tratamientos para ayudar a que este cicatrice con mayor rapidez. Además, los médicos pueden quitar de manera segura cualquier objeto extraño atascado en los ojos de las personas.

Para tratar una abrasión corneal, el médico puede recomendar gotas para los ojos o un ungüento recetados. Si el ojo te duele, el médico puede sugerirte que tomes analgésicos. Si habitualmente usas lentes de contacto, tal vez te indique que no lo hagas por algunos días.

Si la abrasión corneal no cicatriza en unos días o si alguno de los síntomas empeora después del tratamiento, informa al médico de inmediato.

¿Cómo puedo evitar una abrasión corneal?

Para ayudar a prevenir una abrasión corneal, asegúrate de usar una protección en los ojos, como gafas protectoras o una máscara, cuando trabajes con herramientas, manipules sustancias químicas o practiques deportes que podrían afectarte los ojos. Estos incluyen raquetbol, esquí, snowboard, hockey y lacrosse.

Si estás al aire libre en un día de sol, usa gafas de sol diseñadas para bloquear los rayos ultravioleta. Esto es especialmente importante en los lugares donde hay resplandor, como las playas y las pistas de esquí.

Si tienes mascotas, ten cuidado cuando juegues con ellas. Los gatos, los perros y otros animales pueden reaccionar de manera impredecible y rasguñar un ojo sin quererlo.

Si usas lentes de contacto, asegúrate de que estén correctamente colocadas y utilízalas de acuerdo con las indicaciones. Mantén las uñas bien cortas para evitar rasguñarte accidentalmente los ojos al colocarte o quitarte las lentes de contacto.

En la casa, debes ser extremadamente cuidadoso cuando uses productos de limpieza, especialmente los que se emplean para destapar cañerías y limpiar hornos. Muchos de ellos contienen productos químicos fuertes que pueden provocarte quemaduras en los ojos. Y, si tienes plantas en el jardín que crees podrías llevarte por delante, recorta las ramas que estén a nivel de los ojos para protegerte.

Toma unas pocas precauciones, y lo más seguro es que no tengas que preocuparte por los rasguños en los ojos. Casi todas las abrasiones corneales se pueden prevenir. Y, si sufres un rasguño en el ojo, no te desesperes. Lo más probable es que cicatrice en un par de días.

Revisado por: Jonathan H. Salvin, MD
Fecha de la revisión: junio de 2012