SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Problemas visuales

(Visual Impairment)

El ojo humano es como una cámara fotográfica que capta, enfoca y transmite la luz a través de una lente para crear una imagen de las cosas que nos rodean. En una cámara, la imagen se proyecta sobre la película o el sensor de imágenes; en el ojo, la imagen se proyecta sobre la retina, una fina capa de tejido sensible a la luz ubicada en la parte posterior del ojo.

Al igual que una cámara, el ojo humano controla la cantidad de luz que entra en su interior. El iris, que es la parte circular y de color, controla la cantidad de luz que pasa a través de la pupila. Cierra la pupila cuando hay mucha luz y la abre cuando hay poca. La córnea es la superficie transparente y protectora del ojo. Ayuda a enfocar la luz, al igual que el cristalino, que está ubicado justo detrás del iris.

Cuando la luz entra en el ojo, la retina la transforma en señales nerviosas. A continuación, la retina envía esas señales a través del nervio óptico, un cable integrado por más de 1.000.000 de fibras nerviosas, hasta el cerebro. Sin la retina o nervio óptico, el ojo no podría comunicarse con el cerebro, lo que imposibilitaría la visión.

¿Qué es un impedimento visual?

La mayoría de las personas tienen algún tipo de problema visual en algún momento de la vida. Algunas dejan de poder ver objetos lejanos; a otras les cuesta mucho leer la letra pequeña. Este tipo de problemas suelen ser fáciles de tratar, con gafas graduadas o lentes de contacto.

Pero, cuando una o más partes del ojo o del cerebro necesarias para procesar imágenes se lesionan o sufren otro tipo de alteraciones, se puede producir una pérdida de visión importante o total. En tales casos, la visión no se puede recuperar con medicación, cirugía o lentes correctoras, como las gafas o los lentes de contacto.

La Fundación Americana para Ciegos (American Foundation for the Blind) estima que en EE.UU. hay 10 millones de personas invidentes o con impedimentos visuales. El término impedimento visual es el que utilizan los expertos para describir cualquier tipo de pérdida de la visión, ya sea que se trate de la pérdida total de la visión o de la pérdida parcial.

Algunas personas son totalmente ciegas, pero otras tienen lo que se denomina ceguera reconocida oficialmente o legal. Se trata de personas que no perdieron completamente la visión pero cuya pérdida las obliga a pararse a 20 pies (6 metros) de un objeto para verlo tal como lo vería una persona totalmente sana a una distancia de 200 pies (60 metros).

¿Qué causa los impedimentos visuales?

Es bastante raro que una persona pierda la vista durante la adolescencia. Cuando esto ocurre, suele deberse a una lesión traumática, como un fuerte golpe en los ojos o la cabeza con una pelota de baseball o un accidente de automóvil o motocicleta.

Algunos bebés nacen con ceguera congénita, lo que significa que no pueden ver desde el nacimiento. La ceguera congénita puede tener varias causas: por ejemplo, se puede heredar o ser provocada por una infección, como el sarampión, transmitida de la madre al feto en proceso de desarrollo durante el embarazo.

Otros trastornos que pueden provocar la pérdida de la visión después del nacimiento son los siguientes:

  • Ambliopía: es la visión reducida en un ojo a causa de la falta de uso del ojo en los primeros años de la infancia. Algunas afecciones hacen que los ojos de un niño envíen al cerebro mensajes diferentes (por ejemplo, es posible que un ojo enfoque mejor que el otro). Entonces, el cerebro desconecta o suprime las imágenes procedentes del ojo no dominante y la visión deja de desarrollarse con normalidad en ese ojo. El estrabismo (bizquera) es la causa más habitual de ambliopía ya que el cerebro comienza a ignorar los mensajes que envía uno de los ojos no alineados.

  • Cataratas: son zonas borrosas en una parte o en la totalidad del cristalino. En las personas sanas, el cristalino es transparente y permite que la luz pase y se enfoque en la retina. En quienes padecen de cataratas, la luz no puede pasar fácilmente a través del cristalino y esto provoca la pérdida de la visión. Las cataratas suelen aparecer de manera gradual y lenta, y suelen afectar a personas sexagenarias o septuagenarias. Sin embargo, en algunos casos, los bebés nacen con cataratas congénitas. Los síntomas incluyen visión doble, nublada o borrosa, dificultad para ver en espacios con poca iluminación y colores que parecen desteñidos.

  • Retinopatía diabética: ocurre cuando los diminutos vasos sanguíneos que hay en la retina se dañan a consecuencia de la diabetes. Es probable que quienes sufren de retinopatía no tengan dificultad alguna en las primeras etapas. Pero si la afección empeora, pueden quedarse ciegos. Los adolescentes a quienes se les ha diagnosticado diabetes deben hacerse revisiones oculares regularmente porque no hay signos de alarma que permitan detectar la retinopatía diabética precozmente. Para prevenir esta enfermedad, los diabéticos también deben evitar el tabaco, controlarse la tensión arterial y mantener un nivel estable de azúcar en sangre.

  • Glaucoma: es un incremento de la presión que hay dentro del ojo. La presión intraocular elevada compromete la visión al lesionar el nervio óptico. El glaucoma se da sobre todo en personas mayores, aunque algunos bebés nacen con este trastorno y los adolescentes también pueden desarrollarlo.

  • Degeneración macular: es un deterioro gradual y progresivo de la mácula, el área más sensible de la retina. Este trastorno conduce a una pérdida progresiva de la visión central (la capacidad de ver los detalles finos que ocurren directamente delante de los ojos). La degeneración macular suele estar relacionada con el envejecimiento (es decir, ocurre en personas mayores, sobre todo a partir de los 60 años); sin embargo, también puede aparecer en personas más jóvenes. Exponerse excesivamente a la luz solar y fumar pueden incrementar el riesgo de desarrollar degeneración macular. Los síntomas pueden incluir crecientes dificultades para leer o ver la televisión, o visión distorsionada, en la cual las líneas rectas se ven abombadas o los objetos se ven más grandes o más pequeños de lo que son.

  • Tracoma: ocurre cuando un microorganismo muy contagioso denominado Chlamydia trachomatis provoca una inflamación en el ojo. Se suele dar en zonas rurales y pobres con condiciones de superpoblación y acceso limitado a fuentes de agua y sanitarios. En los Estados Unidos, la ceguera por tracoma ha sido prácticamente eliminada.

¿Qué hacen los médicos?

Si tú, tus padres o tu médico sospechan que puedes tener un problema visual, deberías ir a un oftalmólogo, un médico especializado en la exploración, diagnóstico y tratamiento de los ojos y las enfermedades oculares. Cuando una persona va al oftalmólogo, éste le examina la estructura del ojo.

Otras pruebas sencillas que puede realizar un oftalmólogo incluyen las siguientes:

  • Prueba de la agudeza visual. En esta prueba, una persona va leyendo letras y símbolos escritos en una tabla estandarizada para determinar cuán bien ve a diferentes distancias.
  • Prueba del campo visual. Los oftalmólogos utilizan esta prueba para evaluar la visión periférica o lateral de una persona.
  • Tonometría. En esta prueba se determina la presión del fluido que hay en el interior del globo ocular para evaluar la posibilidad de glaucoma.

Si tu oftalmólogo determina que tienes un trastorno ocular que quizás te ocasione problemas de visión, existen muchos tratamientos diferentes. Entre las opciones terapéuticas se incluyen el uso de gafas graduadas, lentes de contacto y gotas oculares u otros medicamentos. En algunos casos, es preciso intervenir quirúrgicamente el ojo. Por ejemplo, las cataratas a menudo se tratan extirpando el cristalino opaco y sustituyéndolo por una prótesis intraocular (un cristalino artificial de plástico que no requiere ningún cuidado especial y que restaura la visión).

Hay otras formas de compensar las pérdidas de visión. Los perros guía pueden ayudar a las personas invidentes a desplazarse de un lugar a otro con independencia. El sistema Braille permite que las personas con impedimentos visuales lean y escriban. Y hay equipos especiales, como las lentes microscópicas y telescópicas, y programas informáticos de reconocimiento de voz, que pueden facilitar el aprendizaje escolar y la realización de las tareas.

¿Cómo se vive con un impedimento visual?

Así como tú no piensas todos los días en el color de tus ojos, las personas que tienen impedimentos visuales no piensan constantemente en su enfermedad.

Sin embargo, las personas con problemas de visión se aíslan más fácilmente. Si una persona con este tipo de problemas te pide ayuda, no dudes en ofrecérsela. Pero las personas que utilizan bastón o un perro guía para desplazarse solas suelen ser autosuficientes y es posible que no necesiten ayuda.

Revisado por: Jonathan H. Salvin, MD
Fecha de la revisión: octubre de 2013