SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Alergia al trigo

(Wheat Allergy)

Sobre la alergia al trigo

Cuando una persona es alérgica al trigo, el sistema inmunitario de su organismo, que normalmente lucha contra las infecciones, reacciona de una forma desproporcionada a las proteínas del trigo. Si esta persona ingiere algo elaborado con trigo, su cuerpo interpretará que esas proteínas son invasores nocivos.

El sistema inmunitario reacciona intentando por todos los medios hacer frente al invasor. Esto provoca una reacción alérgica, en la cual el organismo libera una serie de sustancias químicas, como la histamina. La liberación de estas sustancias puede hacer que los afectados presenten algunos de los siguientes síntomas:

  • resuello o respiración sibilante ("pitos" al respirar)
  • dificultad para respirar
  • tos
  • ronquera
  • opresión de garganta
  • dolor de estómago
  • vómitos
  • diarrea
  • ojos lloros, picor y/o hinchazón ocular
  • urticaria
  • granos o ronchas rojas
  • inflamación
  • bajada de la tensión arterial, que puede provocar mareos y/o pérdida de la conciencia

Las reacciones alérgicas al trigo pueden diferir entre sí. A veces la misma persona puede reaccionar de formas diferentes en momentos diferentes. Algunas de estas reacciones alérgicas son leves y afectan solamente a un sistema corporal, como cuando aparecen ronchas en la piel. Pero otras veces las reacciones alérgicas son más graves con participación de varias partes del cuerpo.

La alergia al trigo y la enfermedad celíaca difieren

La alergia al trigo implica una respuesta alérgica a las proteínas que contiene el trigo. El gluten es una de las proteínas del trigo y puede desencadenar reacciones alérgicas. El gluten también está implicado en una afección denominada enfermedad celíaca.

Es fácil confundir la enfermedad celíaca con la alergia al trigo, pero se trata de dos afecciones diferentes. En la enfermedad celíaca no se produce ninguna reacción alérgica. Lo que ocurre en esta enfermedad es que existe una respuesta diferente del sistema inmunitario que afecta al interior de los intestinos y que provoca problemas de absorción alimentaria.

Mientras que las personas con alergia generalmente pueden ingerir otros cereales, las personas afectadas por la enfermedad celíaca no pueden ingerir ningún alimento que contenga gluten. Esta proteína se encuentra en cereales como la cebada, el centeno y a veces en la avena.

La anafilaxia es una reacción de riesgo fatal

La alergia al trigo puede provocar una reacción alérgica grave, que recibe el nombre de anafilaxia. La anafilaxia al principio se puede manifestar como si se tratara de una reacción alérgica leve y luego empeorar rápidamente, pudiendo llevar a la persona a tener problemas para respirar y/o a perder la conciencia. Si no se trata, la anafilaxia puede poner en peligro la vida del afectado.

Si a su hijo le han diagnosticado una alergia al trigo de riesgo vital (o cualquier otro tipo de alergia alimentaria fatal), su pediatra querrá que lleve encima un auto-inyectable de adrenalina (o epinefrina) a utilizar en caso de emergencia.

Un auto-inyectable de adrenalina es un medicamento de venta con receta médica que se vende en envases fáciles de llevar de aproximadamente el tamaño y la forma de un rotulador grande. Es fácil de utilizar. Si su hijo debe tener siempre un inyectable de adrenalina a mano, su pediatra les indicará cómo se utiliza.

A los niños que son lo bastante mayores, se les puede enseñar a ponerse la inyección. Si son ellos quienes se responsabilizan de llevar encima la adrenalina, deberían tenerla siempre a mano, en vez de guardarla en su casillero o en la enfermería de su centro de estudios.

Independientemente del lugar donde se encuentre su hijo, los adultos que cuiden de él siempre deberían saber dónde está el inyectable de adrenalina, cómo acceder a él y cómo se administra. El personal del centro de estudios de su hijo debe saber que padece una alergia alimentaria grave y disponer de un plan de acción a seguir en caso de emergencia. Los medicamentos de rescate de su hijo (como la adrenalina) deberían ser de fácil acceso en todo momento.

Si su hijo empieza a presentar síntomas alérgicos graves, como inflamación del interior de la boca y/o de la garganta o dificultades para respirar, adminístrele el auto-inyectable de adrenalina de inmediato. Cada segundo cuenta en un episodio de anafilaxia. Luego llame al teléfono de emergencias (911 en EE.UU, 999 en el Reino Unido y 112 en el resto de la U.E.) o lleve a su hijo a un servicio de urgencias. Su hijo deberá estar bajo supervisión médica porque, a pesar de que parezca que ya ha pasado lo peor, es frecuente que ocurra una segunda ráfaga u oleada de síntomas graves.

También es una buena idea que su hijo lleva encima antihistamínicos de venta libre, que ayudan a tratar los síntomas alérgicos de carácter leve. En las reacciones alérgicas de riesgo, utilice el antihistamínico después del inyectable de adrenalina, nunca como su sustituto.

Vivir con alergia al trigo

Si las pruebas para detectar alergia indican que su hijo es alérgico al trigo, el pediatra les dará algunas directrices para garantizar su seguridad alimentaria. La alergia al trigo abunda más en la población infantil que en la adulta, y muchos niños parecen superarla con la edad.

Pero, si su hijo es alérgico al trigo, deberá evitar por completo los productos alimenticios que contengan este alimento. A pesar de que la mayoría de las reacciones alérgicas al trigo ocurren después de ingerir alimentos que lo contienen, a veces la gente puede reaccionar a partículas de trigo crudo inhaladas (como cuando un panadero inspira harina de trigo en su lugar de trabajo).

Los establecimientos de venta de comida natural y las secciones de comida sana de los supermercados suelen disponer de alternativas seguras, como los panes, pastas saladas y cereales para el desayuno elaborados sin trigo. Busque también harinas alternativas a la de trigo, como las de patata, arroz, soja, cebada, avena y maíz.

Para obtener más información sobre los alimentos que su hijo debe evitar, consulte los sitios de Internet que les recomiende el pediatra.

Los fabricantes de productos alimenticios vendidos en EE.UU. deben especificar en un lenguaje claramente comprensible si el producto contiene cualquiera de los principales ocho alérgenos alimentarios: trigo, leche, huevos, pescado, marisco, cacahuetes, frutos secos de cáscara y soja.

La etiqueta debería incluir "trigo" dentro del listado de ingredientes o bien presentar frases como "contiene trigo" junto a este listado. Este requisito de etiquetación alimentaria facilita un poco las cosas. De todos modos, sigue siendo importante aprenderse los principales nombres que puede recibir el trigo: en EE.UU., por ejemplo, la palabra "durum" (en español "trigo candeal"), puede aparecer en algunos envases alimentarios.

Contaminación cruzada

Por contaminación cruzada, entendemos que el alérgeno no forma parte de los ingredientes de un producto alimenticio determinado pero puede haberlo contaminado durante el proceso de elaboración o envasado. Las compañías no están obligadas a informar sobre el riesgo de contaminación cruzada en sus envases, aunque hay algunas que incluyen voluntariamente este tipo de información en sus productos. Puede encontrar información de advertencia del tipo de: "Puede contener trigo", "Procesado en instalaciones que también procesan trigo" o "fabricado con maquinaria que también procesa trigo".

Puesto que los productos que carecen de este tipo de información preventiva también están expuestos a la contaminación cruzada (a pesar de que la compañía haya optado por no informar al respecto), lo mejor es contactar con la compañía para saber si el producto podría contener trigo. Puede encontrar esta información en el sitio de Internet de la compañía o bien enviar un correo electrónico a un representante de la compañía para averiguarlo.

También es importante recordar que los alimentos "seguros" pueden pasar a ser inseguros si las compañías alimentarias modifican sus ingredientes, sus procesos de fabricación o sus lugares de producción.

Comer fuera de casa

Cuando su hijo coma en un restaurante o en la casa de un amigo, averigüe cómo se cocinan los alimentos y qué es exactamente lo que contienen. Puede ser complicado tener que formular preguntas sobre los métodos de preparación y además deberá fiarse de la información recibida. Si no puede tener la certeza de que los alimentos que va a ingerir su hijo no contienen trigo, lo mejor será que su hijo se lleve alimentos seguros elaborados en su propia casa.

Esté pendiente del riego de contaminación cruzada, puesto que el trigo puede introducirse dentro de cualquier producto alimenticio que se prepare o sirva utilizando las mismas superficies o los mismos utensilios de cocina, desde los mármoles y cuchillos hasta las tablas de cortar, las tostadoras o las planchas para asar. Los fritos son los alimentos que más se exponen al riesgo de contaminación cruzada, ya que se pueden freír con el mismo aceite que otros alimentos que contienen trigo.

Hable también con el personal del centro de estudios de su hijo sobre los riesgos de contaminación cruzada de los alimentos que se sirven en el comedor escolar. Podría ser mejor preparar la comida de su hijo en su propia casa para poder controlar todos sus ingredientes.

He aquí algunas precauciones adicionales a seguir:

  • No alimente a su hijo con productos cocinados que no haya preparado usted ni con cualquier otro alimento cuyos ingredientes desconozca.
  • Informe a todo el mundo que sirva o manipule los alimentos de su hijo, desde sus parientes hasta los camareros, de que su hijo padece una alergia al trigo.
  • Prepare la comida y los tentempiés de su hijo en su propia casa, donde podrá controlar el proceso de preparación.
  • No permita que su hijo coma en un restaurante cuyo dueño o responsable parezca sentirse incómodo o molesto solo porque usted intenta garantizar la seguridad alimentaria de su hijo.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2012