SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Contar cuentos

(Storytelling)

Es posible que ya haya sucedido: Cuando los libros, los juguetes, las canciones, los bocadillos, los juegos de video y los DVD ya no resulten interesantes, su hijo dice "Estoy aburrido". Usted no sabe qué hacer y su hijo lo mira pidiendo una solución. ¿Qué debe hacer?

Qué tal si le pregunta: "¿Quieres que te cuente una historia?".

Es posible que usted no se haya dado cuenta de las miles de historias que tiene para contarle a su hijo. No tiene que inventarlas en el momento. Las historias personales, en particular las provenientes de su infancia o de libros que usted ha leído, son una fuente excelente para comenzar. A los niños también les encanta escuchar historias sobre ellos y las experiencias que han tenido. Por ejemplo, usted puede contarle una historia sobre un viaje que hicieron al zoológico o a la casa de la abuela.

Los niños en edad preescolar, o los menores de dos años, disfrutan las historias sobre los personajes de sus libros favoritos. Siempre y cuando usted hable de estos personajes, no importa mucho la trama de la historia. Los niños disfrutan de la oportunidad de escuchar la sirena del camión de bomberos o el cantar de su gallo preferido.

Los niños mayores pueden apreciar el humor, por lo tanto elija una de las historias favoritas de su hijo y cámbiele el entorno, los personajes y la trama. Haga que ese gato loco, con un gorro a rayas vuele hacia la luna en una nave espacial o llegue a su vecindario y cause todo tipo de problemas. Arme una historia cuyo personaje principal sea su hijo y cree una aventura que sea de interés para el niño (por ejemplo, viajar a la época de los dinosaurios o trabajar como conductor de un tren).

A los niños más pequeños les encanta escuchar historias sobre usted o su familia. ¿Cuándo se le cayó el primer diente? ¿Quién fue su maestra favorita? Pensar en mamá y papá cuando eran pequeños puede hacer volar la imaginación del niño. Quizás usted quiera compartir con su hijo la historia que escuchó de pequeño sobre el fantasma que vivía en el ático de la casa de su bisabuela. Y no hay nada más maravilloso que escuchar una historia sobre una travesura de la infancia de los padres y de las consecuencias que tuvieron que enfrentar. A los niños les encantan estas historias del pasado que se conectan con el presente de ellos.

Considere expandir la experiencia de contar historias. Trabaje con su hijo para armar su propio libro sobre la historia. Busque fotos de familia o de revistas con gente o lugares que puedan ser parte de la historia. Escriba la historia o pídale al niño que vuelva a contar la historia con sus propias palabras. En caso de no tener fotos, haga dibujos para ilustrar la historia. Utilice marionetas o disfraces para representar la historia familiar y haga participar a toda la familia. ¡Hay infinitas posibilidades y el único límite es su imaginación y su creatividad!

Cuando cuenta historias, usted está demostrando cómo pone palabras juntas para expresar claramente lo que desea decir. Usted está compartiendo con su hijo algo sobre usted que su hijo puede encontrar fascinante y puede dar pie a una ronda de discusiones y preguntas. Pero lo más importante es que usted estará generando un amor por el lenguaje e historias que permanecerán con su hijo de por vida.

Por lo tanto respire hondo y comience con la historia: "Había una vez ..."

Revisado por: Carol A. Quick, EdD
Fecha de revisión: mayo de 2013