SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Bancos de sangre de cordón umbilical

(Cord-Blood Banking)

Mientras esperan la llegada de su bebé, los padres deben tomar un montón de decisiones. Por lo tanto, si ha oído hablar sobre la existencia de bancos de sangre de cordón umbilical, es posible que se pregunte en qué consiste conservar la sangre del cordón umbilical de un recién nacido en uno de estos bancos y si sería o no adecuado hacerlo en su caso y en el de su familia.

Acerce de los bancos de sangre de cordón umbilical

Los bancos de sangre de cordón umbilical se encargan de recoger y almacenar la sangre contenida en el interior del cordón umbilical tras el nacimiento de un bebé (el cordon umbilicales la parte de la placenta encargada de transportar nutrientes al feto).

La sangre del cordón umbilical contiene células madre hematopoyéticas (a partir de las cuales se forman todas las células sanguíneas), que tienen el potencial de utilizarse para tratar enfermedades que requieren trasplantes de células madre (también denominados "trasplantes de médula ósea"), como algunos tipos de leucemias o de linfomas, la anemia aplásica, los casos graves de anemia falciforme (o drepanocítica) y la inmunodeficiencia combinada grave.

El primer trasplante de células madre con resultados satisfactorios tuvo lugar en 1988, cuando investigadores franceses recogieron la sangre del cordón umbilical de un recién nacido y se la administraron a un hermano suyo de 5 años afectado por una anemia de Fanconi, un tipo grave de anemia que causa anomalías esqueléticas.

Existen dos tipos de bancos cuya función cosiste en conservar sangre de cordón umbilical:

  1. Los bancos públicos se encargan de recoger sangre de cordón umbilical donada para la investigación o para que la utilice cualquiera que la necesite. Habitualmente se trata de un servicio completamente gratuito para los donantes. Tras el nacimiento del bebé, se recoge bajo estricto anonimato la sangre contenida en su cordón umbilical y se envía a un banco público a fin de utilizarla más adelante para salvarle la vida a otro niño.

    Si usted elije esta opción y, más adelante, su hijo u otro miembro de la familia desarrolla una enfermedad que requiere un trasplante de células madre como tratamiento, usted no podrá utilizar la sangre previamente donada al banco porque todas las donaciones son anónimas.
  2. Los bancos privados conservan la sangre del cordón umbilical para el uso exclusivo de la familia. Este servicio se asocia a un coste. Las familias que cuentan con antecedentes médicos de enfermedades que pueden requerir trasplantes de células madre son las que más se plantean esta posibilidad.

    Mucho menos a menudo, gente sin estos antecedentes médicos familiares, opta por conservar sangre del cordón umbilical de su hijo recién nacido en un banco privado por si la pudieran utilizar algún día si su hijo u otro familiar enfermaran. De todos modos, esta práctica no es recomendable porque el precio de este servicio es elevado y las probabilidades de que un miembro de la familia acabe utilizando esa sangre son muy bajas.

Al igual que los bancos de sangre públicos y de los bancos de sangre pertenecientes a hospitales, los bancos de sangre de cordón umbilical están regulados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU (FDA), que ha desarrollado criterios que rigen la colección y la conservación de este tipo de sangre.

¿Por qué es importante la sangre de cordón umbilical?

Hasta los años setenta del siglo XX, se desechaba tanto la placenta como el cordón umbilical en cualquier parto. Pero en aquella época, los investigadores descubrieron que la sangre contenida en el cordón umbilical del recién nacido permitía aportar el mismo tipo de células madre hematopoyéticas que la médula ósea. Y empezaron a recoger y a almacenar sangre de cordón umbilical.

¿Qué son las células madre hematopoyéticas? Se trata de células primitivas (o progenitoras) que se encuentran mayoritariamente en la médula ósea y que pueden evolucionar a cualquiera de los tres tipos de células sanguíneas que contiene nuestra sangre: glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Las células madre del cordón umbilical también cuentan con el potencial de evolucionar hacia otros tipos de células del organismo.

Algunas enfermedades graves, como algunos tipos de cánceres infantiles, las hemopatías (o enfermedades de la sangre) y algunos trastornos del sistema inmunitario, requieren radioterapia y quimioterapia para eliminar las células enfermas del organismo. Lamentablemente, estos tratamientos también eliminan muchas células "buenas" junto con las malas, como las células madre sanas que viven en la médula ósea.

Cuando ocurre esto, algunos niños se pueden beneficiar de un trasplante de células madre procedentes de un donante cuyas células son compatibles con las del receptor. El trasplante de células madre hematopoyéticas procedentes de un donante a un niño enfermo permite que estas células fabriquen células sanguíneas nuevas y sanas, incrementando, de este modo, la capacidad del paciente para fabricar sus propias células sanguíneas y favoreciendo la respuesta de su sistema inmunitario.

Cómo funcionan los bancos de sangre de cordón umbilical

Recolección

La recolección de sangre umbilical no es un procedimiento que se practique de forma sistemática en los hospitales, los centros de maternidad ni en los partos en casa. Se trata de un procedimiento que deben elegir los padres y que se debe planificar con tiempo de antelación.

La recolección de sangre umbilical tiene lugar poco tiempo después del nacimiento del bebé, tanto en los partos vaginales como en los partos por cesárea. Se realiza utilizando un kit especial que los padres suelen solicitar con tiempo de antelación al banco de sangre umbilical que hayan elegido.

El obstetra, un enfermero u otro técnico sanitario recoge la sangre inmediatamente después del parto. Después de que nazca el bebé, se corta el cordón umbilical y se cierra con una pinza en un costado del cuerpo del bebé. Para recoger la sangre, se inserta una aguja pequeña en la vena umbilical y se utiliza una jeringuilla para extraerla.

La sangre también se puede recoger colgando una bolsa debajo de la madre y dejando que la gravedad lleve la sangre hacia su interior a través de un tubo. La sangre se puede recoger tanto antes como después de que se expulse la placenta.

Almacenamiento

Tras la recolección, se trasporta la sangre umbilical por servicio de mensajería hacia el banco. Una vez allí, se asigna a la muestra un número de identificación. Luego se separan las células madre del resto de la sangre y se conservan criogénicamente (congeladas en nitrógeno líquido).

¿Cuánto tiempo pueden durar unas células madre hematopoyéticas bien conservadas? En teoría, estas células deberían durar para siempre, pero los estudios sobre sangre de cordón umbilical empezaron en la década de 1970, de modo que el tiempo máximo de almacenamiento y de uso potencial todavía no se ha determinado. De todos modos, se han trasplantado células madre hematopoyéticas conservadas durante más de una década con resultados satisfactorios.

La donación de sangre umbilical a un banco público es un servicio gratuito, aunque es posible que algunos médicos y comadronas cobren una tarifa reducida por el proceso de recogida de la sangre. El precio de almacenar sangre de cordón umbilical en un banco privado es de 1.000 a 2.000 $, debiéndose pagar además una tasa anual de mantenimiento que suele ser de unos 100 $. Es posible que también se deba pagar una tarifa adicional de varios cientos de dólares por el kit de recolección, el servicio de mensajería y el tratamiento inicial.

Trasplante

Las células madre hematopoyéticas conservadas criogénicamente se pueden descongelar y utilizar tanto el procedimientos autólogos (cuando una persona recibe sangre de su propio cordón umbilical) como alógenicos (cuando una persona recibe sangre del cordón umbilical de un donante, se trate de un hermano, otro pariente próximo o un donante anónimo).

En la mayoría de los casos, estos trasplantes solo se hacen con niños, adolescentes o adultos jóvenes. Esto se debe a que el volumen de sangre que contiene un cordón umbilical no suele bastar para una persona adulta. Cuando mayor es el volumen del cuerpo de una persona, más células madre hematopoyéticas necesitará para que el trasplante sea satisfactorio.

Los bancos privados no son recomendables en el caso general

La mayoría de organizaciones médicas, como la Academia Americana de Pediatría (AAP), recomiendan la donación pública de sangre de cordón umbilical siempre que sea posible.

Estas organizaciones no recomiendan las donaciones privadas a menos que la familia tenga un hijo u otro pariente con problemas médicos que requieren o podrían requerir en el futuro un trasplante de células madre. ¿Por qué motivo? Porque las probabilidades de que una persona sana necesite recibir células madre en alguna ocasión son extremadamente bajas. Además, las investigaciones nunca han permitido demostrar que las células un autodonante (en comparación con células procedentes de un pariente o de un desconocido) hagan más seguro o más eficaz el trasplante.

Las células madre procedentes del cordón umbilical tanto de donantes emparentados genéticamente como de desconocidos se han utilizado en muchos trasplantes con resultados satisfactorios. Esto se debe a que las células madre hematopoyéticas procedentes del cordón umbilical son primitivas (un término a médico que se utiliza para referirse a las células madre originarias que todavía son muy adaptables, de modo que es muy poco probable que la rechace el sistema inmunitario del receptor). Por lo tanto, las células madre umbilicales del donante no necesitan ser perfectamente compatibles con las del receptor para que el trasplante sea satisfactorio.

Existe una experiencia muy limitada sobre el trasplante de células donadas previamente por el receptor del trasplante (autodonación). A algunos expertos les preocupa que un bebé enfermo que reciba sus propias células madre en un trasplante sea más proclive a repetir la misma enfermedad en el futuro. La mayoría de los trasplantes de células madre umbilicales se ha llevado a cabo con parientes del niño donante, no con el propio donante.

Para finalizar, existen unas pocas precauciones a tener en cuenta en lo referente a los bancos privados. Algunos médicos y algunas organizaciones médicas están preocupados por la posibilidad de que los bancos privados de sangre de cordón umbilical se estén aprovechando de los miedos de padres primerizos y vulnerables y les estén proporcionando información falsa sobre la frecuencia con que se hacen trasplantes de células madre. Los padres de niños pertenecientes a minorías étnicas o raciales, de niños adoptados o de niños concebidos mediante fecundación in vitro son a quienes más se les anima a utilizar bancos privados de sangre umbilícal. Esto es debido a que en estos casos es estadísticamente más difícil encontrar donantes compatibles.

¿Es recomendable utilizar un banco de sangre de cordón umbilical en su caso particular?

Si se está planteando la posibilidad de conservar la sangre del cordón umbilical de su hijo en un banco, asegúrese de comentar las distintas opciones con su obstetra.

He aquí una cuantas preguntas a considerar antes de elegir un banco de sangre umbilical:

  1. ¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de los bancos públicos y de los privados?
  2. Si opta por un banco público:
    • ¿Trabaja el hospital donde daré a luz con un banco público de sangre de cordón umbilical? En caso negativo, ¿cómo puedo informarme sobre bancos públicos que disponen de programa de donación por correo?
  3. Si opta por un banco privado:
    • ¿De qué estabilidad financiera goza el banco elegido? (Un banco estable desde el punto de vista económico es aquel con pocas probabilidades de que se tengan que transferir las muestras a otras instalaciones en caso de cierre.)
    • ¿Cuántas muestres se procesan en las instalaciones? (Disponer de una cantidad elevada de muestras suele implicar que las instalaciones cuentan con más procedimientos de manipulación y de tratamiento de las mismas.)
    • ¿Existe la posibilidad de cambiar a otro banco si lo decidiera más adelante?
    • ¿Qué le ocurrirá a mi muestra si el banco dejara de funcionar?
    • ¿Cuál es la tarifa anual y los costes de mantenimiento? ¿Aumentarán estos precios con el paso del tiempo o son fijos?

Es posible que no pueda obtener respuesta a todas y cada una de sus preguntas. Los bancos de sangre de cordón umbilical son instituciones relativamente nuevas. Hay muchos hospitales que todavía no ofrecen este servicio (o que no están afiliados a un banco público o privado que lo ofrezca) y algunos profesionales de la medicina no están bien informados sobre cómo funciona este tipo de servicio.

No obstante, puede consultar otras fuentes para tomar una decisión informada, como las siguientes:

  • La guía para padres de la fundación estadounidense de sangre de cordón umbilical (en inglés: "Parent's Guide to Cord Blood Foundation", cuyo sitio de Internet es: parentsguidecordblood.org)", que reproduce un listado de bancos de sangre de cordón umbilical, tanto públicos como privados, en función de su ubicación geográfica.
  • El programa nacional de donación de médula ósea (en inglés: "The National Marrow Donor Program", cuyo sitio de Internet es: bethematch.org), que contiene información sobre instalaciones legalmente certificadas que aceptan este tipo de donaciones.

También puede ponerse en contacto con su sede local de la Cruz Roja Estadounidense (www.redcross.org/find-your-local-chapter) o con el hospital universitario de su localidad.

Decidir si quiere ser donante

Muchos médicos e investigadores están a acuerdo con conservar la sangre umbilical básicamente debido a lo prometedor de las investigaciones sobre células madre. La mayoría de nosotros utilizaremos muy poco este tipo de células en el futuro inmediato, pero las investigaciones sobre su uso para tratar enfermedades ya están en curso y el futuro parece muy esperanzador.

Si le gustaría donar la sangre del cordón umbilical de su recién nacido, hable con su obstetra o con su comadrona o póngase en contacto con el hospital o el centro de maternidad donde piensa dar a luz. Lo mejor es iniciar este proceso a principios del segundo trimestre de embarazo para poder disponer de un plazo de tiempo holgado para beneficiarse de este servicio.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MD
Fecha de revisión: noviembre de 2012