SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Creando un hogar libre de asma

(Creating an Asthma-Safe Home)

Si su hijo(a) sufre de asma, usted querrá crear el ambiente más seguro posible dentro de su hogar. Para lograrlo, usted necesita saber cuáles son los elementos que pueden desencadenar el asma en su hijo(a) y tomar las medidas necesarias para eliminarlos de su hogar de la mejor manera posible.

El médico de su hijo(a) puede ayudarle a identificar los factores desencadenantes, que pueden incluir elementos comunes como los ácaros del polvo y el polen.

Mejorando el aire dentro del hogar

Mantener una buena calidad de aire en el interior de su hogar es un aspecto importante en el control del asma. Los irritantes que puede contener el aire tales como el humo del tabaco o de la leña quemada, perfumes, atomizadores aerosoles, productos de limpieza, y las emanaciones de la pintura o gases de cocinar pueden provocar ataques de asma. Incluso las velas perfumadas o la tinta fresca de los periódicos pueden provocar asma en algunas personas.

La contaminación del aire, el moho exterior, y el polen son desencadenantes comunes que pueden entrar a su vivienda, especialmente si usted deja las puertas o ventanas abiertas durante los meses de temperaturas cálidas.

Para mantener una buena calidad de aire en el interior de su vivienda recomendamos:

  • No permita que nadie fume dentro de su hogar. Si usted fuma, deje de fumar o fume fuera de su casa.
  • Evite quemar leña dentro de su casa.
  • Cambie sus productos limpiadores aerosoles por versiones que no tengan atomizador. Evite las velas con fragancias o los desodorizantes de ambiente.
  • Asegúrese de que los artefactos que funcionan con gas tengan su escape orientado al exterior de la vivienda.
  • Utilice el aire acondicionado, especialmente durante los días donde el conteo de polvo o de moho sea muy alto o cuando haya advertencias sobre niveles altos de contaminación o de ozono.
  • Cambie el filtro del aire acondicionado con frecuencia.
  • Cuando compre una vivienda, considere adquirir una propiedad que tenga calefacción desde el zócalo o calefacción con radiador. Los sistemas de ventilación forzados (forced-air systems) pueden potenciar el desarrollo de moho y ácaros del polvo. Si su vivienda tiene sistema de ventilación de este tipo, puede que usted quiera sellar las tomas o ductos de ventilación en la habitación de su hijo(a) con cobertores de aluminio y cinta adhesiva. Puede que usted también quiera limpiar los otros conductos de su vivienda y cambiar el filtro de su calefacción con regularidad.
  • Si usted tiene que abrir las puertas y ventanas de su casa durante los días con un alto porcentaje de polen en el exterior, hágalo después de la media mañana, porque las cantidades de polen más elevadas suelen ocurrir entre las cinco y las diez de la mañana. Si la calidad del aire es un problema, abra las puertas y las ventanas de su casa temprano en la mañana antes de que la contaminación ambiental tenga tiempo de acumularse.

Si usted practica estas medidas, pero aun está preocupado(a) por la calidad del aire en el interior de su hogar, puede adquirir un filtro HEPA (High Efficiency Particulate Air, que significa Aire de Alta Frecuencia, también conocido como filtro absoluto por su eficiencia) para la habitación de su hijo(a) o su cuarto de juego. También existen sistemas de filtración de aire, pero estos suelen ser mucho más costosos.

Lidiando con los ácaros del polvo

Los ácaros del polvo, agentes desencadenadores del asma bastante comunes, son insectos microscópicos que viven en el polvo de las viviendas. Su dieta consiste de las células muertas provenientes de las capas superficiales de la piel de los seres humanos. Generalmente se les encuentra en abundancia en los muebles tapizados, en algunos tipos de camas y colchones, y en las alfombras. La concentración más alta de ácaros del polvo suele encontrarse en las habitaciones.

Para reducir los ácaros del polvo recomendamos las siguientes medidas:

  • Pase la aspiradora y limpie el polvo de su casa (especialmente la habitación de su hijo) como mínimo una vez por semana. Utilice en su aspiradora una bolsa especial con pequeños poros o compre una aspiradora que tenga un filtro HEPA. Cuando limpie el polvo, hágalo con un trapo húmedo para evitar esparcir los ácaros del polvo en el aire.
  • Evite cubre camas, colchas o almohadas hechos a base de plumas y en su lugar, elija juegos de cama que estén hechos de materiales sintéticos.
  • Lave toda la ropa de la cama de la habitación de su hijo(a) en agua caliente (a temperaturas superiores a los 130 grados Fahrenheit o 54.4 grados Celsius) y luego séquela en la secadora a altas temperaturas. Debe hacer esto regularmente entre semanas.
  • Cubra los colchones, almohadas, y muelles para el colchón con cobertores a prueba de ácaros de polvo (este tipo de revestimientos están a la venta en los almacenes que venden productos hipoalergénicos). Adicionalmente, asegúrese de limpiar regularmente estos cobertores.
  • Deshágase de las alfombras, especialmente las alfombras de pared a pared tipo moqueta de la habitación de su hijo(a) y de otros cuartos donde él o ella pasen gran parte del tiempo.
  • Si usted tiene alfombras sobre algunas áreas de su vivienda, asegúrese de que sean lavables y límpielas semanalmente con agua caliente.
  • Asegúrese de que los cobertores de las ventanas de la habitación de su hijo(a) pueden ser lavados o limpiados con facilidad. Evite las persianas, las cuales tienen muchas superficies horizontales que pueden atrapar el polvo, o cortinas lujosas adornadas con decorados y dobleces que requieran lavado en seco. Asegúrese de lavar los cobertores de ventanas con regularidad.
  • Evite los muebles y las almohadas tapizadas.
  • Limpie y organice las acumulaciones de objetos en su casa. Deshágase de las chucherías, portarretratos, y las plantas interiores que atraen el polvo.
  • Guarde la mayoría de los libros de su hijo(a) en un lugar que no sea su habitación o su cuarto de juego.
  • Reduzca al mínimo la colección de muñecos de peluche de su hijo(a). Cualquier juguete de peluche con el que su hijo(a) quiera estar en constante contacto debe ser lavado con frecuencia en agua caliente (siempre que no contengan pilas) y luego secados con la temperatura más alta de la secadora. También puede sellar estos juguetes en una bolsa plástica y colocarlos en el congelador durante un mínimo de cinco horas o durante la noche ya que los ácaros del polvo no pueden sobrevivir durante más de cinco horas a altas temperaturas.
  • Evite utilizar humidificadores, especialmente en la habitación de su hijo(a).
  • Ponga a funcionar un deshumidificador en el sótano u otras áreas húmedas de su hogar pero asegúrese de que vacía y limpia el contenedor de agua con frecuencia.

Reduciendo el moho al mínimo

El moho es un organismo microscópico muy parecido a las plantas. Puede crecer en muchos lugares y se reproduce en los lugares húmedos como los baños y los sótanos. El moho se reproduce enviando esporas al aire. Inhalar partículas de moho es un desencadenante común del asma.

Para reducir la humedad y el moho, recomendamos las siguientes medidas:

  • Arregle las tuberías, grifos y techos que tengan fugas o goteras. Limpie y repare los canales o desagües del techo con regularidad.
  • Asegúrese de que tanto los baños de su vivienda como los sótanos estén bien ventilados. Instale y utilice ventiladores para mantener los niveles de humedad al mínimo en estas áreas.
  • Si en su vivienda hay armarios empotrados con humedad, límpielos completamente y deje un bombillo de 100 vatios (watt) encendido todo el tiempo para incrementar la temperatura y poder secar el ambiente.
  • Utilice un deshumidificador en el sótano de su vivienda y en otras áreas donde haya humedad. Aquí también es importante vaciar y limpiar el contenedor de agua con frecuencia.
  • Deshágase del papel tapiz y de la moqueta de pared a pared en los baños y en los cuartos del sótano.
  • Ponga a funcionar el aire acondicionado (esta recomendación es especialmente importante si su aire acondicionado es central), asegúrese de que cambia el filtro mensualmente.
  • Evite tener plantas en el interior de su casa ya que estas pueden retener moho en el abono de la tierra.
  • Limpie cualquier moho visible con un producto de limpieza compuesto de una parte de cloro y diez partes de agua. No pinte o arregle las superficies que tengan moho sin limpiarlas previamente.
  • Cuando pinte los baños y otras áreas húmedas de su vivienda, use pintura que evite el moho.
  • Si usted puede ver moho en las losetas del techo de su vivienda, cámbielas por losetas que no tengan moho. También revise si hay alguna tubería que pueda tener fugas o goteras que puedan estar causando el problema.
  • Cambie o lave las cortinas de la ducha que puedan tener moho.

Reduciendo los desencadenantes de asma de los animales e insectos como las cucarachas

Los animales son desencadenantes de asma significativos - un 30 por ciento de las personas que sufren de asma son alérgicos a uno o más animales. Los síntomas de alergia en estas personas son ocasionados por la reacción de sus cuerpos a una proteína específica que se encuentra en la saliva, orina o en los desechos de las capas superficiales de la piel de algunos animales (pelo o plumas de los animales). El pelo de los animales no causa alergia en sí mismo, pero puede almacenar ácaros, polen o moho. Cualquier animal que viva en una jaula, tanto los pájaros como los roedores como los jerbos (en Inglés gerbils), puede producir deshechos que atraerán moho y polvo.

Si usted tiene una mascota y su hijo(a) es alérgico(a) a su animalito preferido, lo mejor que puede hacer es encontrarle otro hogar. Todos los animales de sangre caliente pueden ocasionar reacciones alérgicas, sin embargo los animales de sangre fría (como las culebras, lagartos, peces y tortugas) no producen alergias.

Si no quiere prescindir de la(s) mascota(s) de su hijo(a) usted puede tomar las siguientes medidas:

  • Mantenga a la(s) mascotas fuera de la casa. Si no puede mantenerlas en el exterior, al menos manténgalas alejadas de la habitación de su hijo y de su cuarto de juego.
  • Lave y cepille a su(s) mascota(s) cada semana.
  • Asegúrese de que su hijo(a) no toca o juega con su mascota, y si usted tiene un gato en su vivienda, mantenga a su hijo(a) alejado de recipiente donde el gato haga sus necesidades.
  • Lávese las manos cada vez que usted toca a los animales que vivan en su casa.
  • Si usted tiene un animal que vive en una jaula, manténgalo en una habitación donde su hijo(a) no pase mucho tiempo. Igualmente, tenga a otra persona que no sea su hijo(a) a cargo de limpiar la jaula diariamente.

Las cucarachas son desencadenantes de asma importante que pueden ser difíciles de evitar en las viviendas multifamiliares, sobre todo en las áreas urbanas.

Para evitar las cucarachas recomendamos las siguientes medidas:

  • Mantenga su casa fumigada mensualmente. Entre cada tratamiento profesional, utilice trampas para atrapar a insectos (y evite los insecticidas que vienen en frascos con atomizador ya que estos pueden agravar el asma).
  • Evite guardar cajas, bolsas de papel o filas de periódicos alrededor de su hogar.
  • No deje restos de comida fuera de recipientes cerrados o platos sucios en las superficies de su cocina.
  • Mantenga las superficies de su cocina libres de migas o restos de bebidas.
  • Mantenga los contenedores de basura cerrados.
  • Lave los productos para reciclar antes de colocarlos en su recipiente correspondiente.

Controlando el asma de su hijo(a)

Puede parecer complicado mantener su hogar a prueba de desencadenantes de asma, especialmente si su hogar tiene múltiples desencadenantes. Lo cierto es que usted no podrá eliminarlos completamente, y aunque usted quiera que su casa sea el refugio más seguro posible para su hijo(a), tampoco puede mantener su hogar como si fuese una burbuja.

Su doctor puede ayudarle a decidir cuáles son los pasos necesarios. Mientras tanto, a continuación detallamos cinco medidas efectivas que usted puede implementar cuando quiera reducir los desencadenantes del asma:

1. Utilice coberturas o revestimientos en todos los colchones sobre los que su hijo(a) duerma
2. Deshágase de la alfombra
3. Limpie el polvo
4. Elimine los insectos en su hogar
5. No permita que nadie fume en su hogar

Idealmente, tomar estas medidas para reducir los desencadenantes de asma en su hogar - cuando se combinan con el resto del plan de acción contra el asma de su hijo(a), el cual puede incluir el uso regular de medicamentos e incluso inyecciones para eliminar alergias - significará que su hijo(a) respirará mejor y tendrá menos ataques de asma.

Existen pruebas de que estas medidas son efectivas. Un estudio al respecto demostró que cuando se toman medidas para eliminar los ácaros del polvo, los niños alérgicos a estos organismos tuvieron menos síntomas de asma, necesitaron medicamentos con menor frecuencia, y en general fueron menos sensibles a otros desencadenantes.

Revisado por: Elana Pearl Ben-Joseph, MDFecha de revisión: octubre de 2010