SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

7 maneras de criar a un niño globalizado

(7 Ways to Raise a Global Kid)

Los niños de hoy crecen en un mundo globalizado. Pero, ¿cómo se les enseña a adoptar las diferentes culturas del planeta (desde la de Boston a la de Bangkok) y a desarrollarse entre ellas?

Por medio de viajes es una respuesta obvia, pero es probable que su presupuesto de vacaciones no incluya viajes extensos. La crianza de niños globalizados no debería provocar una ruina económica ni debería ser considerada una tarea más de la lista de tareas pendientes. En cambio, conviértala en una búsqueda divertida y en una oportunidad única de aprender, disfrutar, explorar y crecer.

Aquí le mostramos siete maneras con las que puede comenzar:

1. "Vea" el mundo desde su casa

Cuelgue un mapa del mundo en un lugar transitado de la casa para que los niños se familiaricen con (y sientan curiosidad por) los nombres de países y ciudades, las ubicaciones, las culturas y los idiomas. Coloque un globo terráqueo donde los niños puedan tocarlo, girarlo e imaginarse lugares lejanos.

Tenga en cuenta otros elementos decorativos relacionados con el mundo. Algunos elementos traen consigo una historia, por ejemplo una alfombra tejida por mujeres que trabajan para mejorar su calidad de vida. Busque libros con fotos que retraten casas, jardines, recetas o deportes de lugares lejanos. ¿Tiene ejemplos de billetes extranjeros? Enmárquelos, cuélguelos en la pared y charle con sus hijos sobre ellos.

2. Hable del tema con entusiasmo

Las noticias internacionales están repletas de temas difíciles de tratar, pero puede encontrar formas más suaves de iniciar una conversación. Tal vez uno de sus amigos esté por asistir a una fiesta étnica o haya niños de otros países que se acaban de inscribir en la escuela de sus hijos.

Revise las etiquetas de la ropa. ¿Su camiseta fue fabricada en Perú, Bangladesh o China? Encuentre esos lugares en el mapa y comente cómo debe ser la vida allí.

No es necesario que sea experto en el tema. Solo su interés sincero sirve como muy buen ejemplo de que a usted le importa el resto del mundo.

3. Deje que la música envié un mensaje

No debe dejar de hacer su tarea y decir: "¡Ahora vamos a escuchar música internacional!" Solo introdúzcala en su selección de música. Baile al compás de la música mientras prepara la cena, escúchela mientras maneja o elija una selección de temas relajantes a la hora de ir a dormir. Usted y sus hijos escucharán letras en idiomas extranjeros además de canciones en español cantadas con diferentes acentos.

4. Sáquele más jugo a la noche de películas en familia

Miren películas extranjeras aptas para todo público, especialmente las narradas desde la perspectiva de un niño. ¿A dónde te gustaría viajar esta noche: a Mongolia, Irlanda o India?

Durante la velada, también deguste refrigerios de distintas partes del mundo. Busque una tienda de alimentos étnicos cerca de su casa y pídale al vendedor que le recomiende los mejores refrigerios para consumir mientras miran la película.

5. Haga regalos internacionales

Las manualidades y artesanías son regalos magníficos. Incluso, es mejor cuando se sabe que el artesano recibe un beneficio directo por la venta. Tenga en cuenta la posibilidad de comprar regalos para maestros, de vacaciones y de cumpleaños en una tienda de comercio justo de su pueblo o por Internet. Los niños encuentran sentido y se sienten orgullosos al hacer una compra que los conecta con el mundo exterior.

6. Sumérjase en un idioma extranjero

Consulte si en la escuela de su hijo se enseña algún idioma extranjero. ¿Puede respaldar el esfuerzo o ayudar a que se inicie un programa de idiomas? En casa, pruebe programas de aprendizaje por Internet y programas de idiomas. Organice juegos con sus hijos para practicar sus habilidades o ayude a crear un club de idiomas extranjeros extraescolar.

¿Conoce a algún amigo o vecino que hable un idioma extranjero que le gustaría aprender a usted y a sus hijos? Tal vez pueda arreglar que les brinden unas clases informales.

7. Esté dispuesto a servir

Ofrezca su tiempo y recursos para marcar la diferencia. De este modo se cultiva la participación, motivación y sensación de conexión con el resto del mundo. El servicio al prójimo ayuda a que ésto se convierta en realidad para usted y sus hijos.

¿Por dónde comenzar? Hable con personas de su localidad que estén involucradas con el servicio al prójimo. También puede echar un vistazo a los programas de EE. UU. y del resto del mundo que marcan una diferencia en los sitios web, por ejemplo: GlobalLiving.com.

Tener una perspectiva global puede iniciar una aventura familiar que nos conecte a distintas comunidades y nos ayude a ver más allá de nuestras circunstancias inmediatas. Además, prepara a los niños para que triunfen en una economía y una sociedad interconectadas. A nivel local y global, siempre se termina ganando.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: octubre de 2014
Revisado inicialmente por: Homa Sabet Tavangar, MPA