SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Viajar sin los hijos

(Traveling Without Your Child)

Dejar a los hijos en casa mientras uno viaja puede convertirse en un panorama atemorizante y estresante si uno nunca lo ha hecho antes, ¡e incluso si ya lo ha hecho!

Pero puede preparar a su hijo antes de marcharse para que ambos se sientan más cómodos.

¿Los niños están preparados?

La buena disposición del niño para quedarse en casa depende en gran parte de la edad del niño. Es común que se produzca una ansiedad por la separación en niños de 6 meses a 2 años. Para ellos, la comodidad es fundamental. Asegúrese de que se sentirán cómodos con una niñera durante su ausencia y mantenga sus rutinas diarias normales. De ser posible, para los niños de esta edad es mejor permanecer en su casa durante la ausencia del padre que en la casa de otra persona.

Es probable que los niños en edad preescolar no comprendan el motivo por el cual uno de los padres debe irse y que piensen que fue culpa suya por haber hecho algo mal y es posible que piensen que la separación es un castigo. Por lo tanto, es importante asegurarles de que eso no es así y explicarles el motivo del viaje en términos que puedan entender.

A menudo, los niños en edad preescolar reaccionan ante la partida de un padre teniendo una regresión a comportamientos de niños más chicos, como lloriquear o pedir la mamadera. Si su hijo reacciona de esa manera, puede ser efectivo que le recuerde que su comportamiento no es apropiado y que no va a modificar sus planes de viaje.

Los niños en edad escolar tal vez muestren su tristeza o enojo por la partida de uno de sus padres en forma más directa. Los niños de 6 a 8 años pueden sentirse reconfortados al tener alguna pertenencia suya cerca mientras usted está ausente.

Los niños más grandes pueden parecer muy malhumorados ante la partida de uno de los padres y estar enojados en un momento y ser pegajosos en otro. Por lo tanto, considere programarles actividades para que se entretengan en su ausencia. Es importante garantizarles que usted también los va a extrañar mucho y que confía en que la niñera los va a cuidar bien.

Si sus hijos son adolescentes, tal vez crean que ni siquiera necesitan una niñera mientras que usted viaja. Si también tiene hijos más pequeños, puede explicarles a los adolescentes que la niñera está allí para cuidar a los menores y pedirles a los mayores que le ayuden a la niñera a cuidarlos en su ausencia.

Si solamente tiene un hijo adolescente y no le gusta dejarlo solo, es importante que le trasmita sus preocupaciones y le explique el motivo por el cual se siente más cómodo si se queda alguien más en la casa. Si decide dejar a su hijo adolescente solo, establezca reglas claras mientras que usted se encuentra fuera de casa. Una buena idea es pedirle a un amigo o vecino que pase a ver a su hijo mientras usted no está en casa.

Cómo preparar al cuidador

Si es posible, pídale a la persona que cuidará a sus hijos que los visite antes de que usted salga de viaje. Esto ayudará a que sus hijos se sientan más a gusto con la persona y con sus planes de viajar. También es una oportunidad para revisar con el cuidador las reglas de la casa, las rutinas diarias de los niños y otros temas importantes.

Temas a tener en cuenta:

  • el uso correcto del asiento del auto
  • sugerencias para consolar a los niños
  • medidas de seguridad que se toman en la casa
  • reglas que siguen los niños ante personas extrañas
  • la distribución de la casa y del vecindario
  • qué hacer en caso de un incendio, incluir la información acerca del lugar de la casa donde se encuentran los extinguidores y los detectores de incendio
  • qué hacer ante una emergencia médica, incluir dónde y cómo comunicarse con usted en cualquier momento
  • una lista de números de teléfono importantes
  • un registro de las alergias, medicamentos, vacunas y los historiales médicos de los niños
  • dónde encontrar una linterna y baterías de repuesto
  • el itinerario de su viaje, con todos los momentos cuando uno no se pueda comunicar con usted

También tenga en cuenta dejarle al cuidador:

  • credenciales de la biblioteca
  • credenciales de membrecía a centros comunitarios, piscinas, museos y otras atracciones locales
  • un calendario de eventos locales
  • dinero en efectivo para alimentos y cualquier emergencia
  • el tanque del auto lleno (también revise el aceite y los neumáticos)
  • la despensa y el refrigerador llenos de comida
  • juguetes, vídeos y libros favoritos a la vista
  • un libro o juguete nuevo que ayude a distraer o a consolar al niño

Cómo abastecer el botiquín

Un botiquín completo debe tener lo siguiente:

  • acetaminofeno o ibuprofeno
  • vendas adhesivas
  • antiséptico
  • loción de calamina
  • vaporizador en frío
  • bolas o hisopos de algodón
  • repelente de insectos
  • cortaúñas
  • gasa esterilizada y cinta quirúrgica
  • loción de protección solar
  • termómetro
  • pinzas

Si su hijo toma un medicamento en forma regular, asegúrese de que haya suficiente cantidad y de que el cuidador sepa cómo administrárselo a su hijo.

Organización de todos los documentos

Además de su itinerario, deje una carpeta con información médica de su hijo y los siguientes números de teléfono:

  • el del médico de su hijo y el del hospital local
  • policía, bomberos y ambulancia
  • la farmacia que usa usted
  • el de su dentista
  • números de emergencia para fugas de gas y fallas eléctricas
  • el de la compañía de seguro médico
  • el de un pariente o vecino más cercano
  • el del centro de toxicología
  • el de la escuela o guardería

La información médica importante de la carpeta debe incluir:

  • tarjetas del seguro médico
  • historial médico de su hijo (lista de alergias, medicamentos que toma en ese momento, altura, peso, edad e historial de vacunación)
  • formularios de consentimiento médico de emergencia (del hospital local), que le permitirá al cuidador pedir asistencia médica para su hijo durante su ausencia

En su ausencia

Comuníquese con el cuidador periódicamente, de ser posible. Piense bien con qué frecuencia debe comunicarse con su hijo para que se sienta a gusto en su ausencia. Tal vez algunos niños necesiten recibir tarjetas postales, llamadas telefónicas o mensajes de correo electrónico cada día, mientras que otros pueden sentirse más molestos al escuchar la voz del padre o de la madre.

Repase los detalles básicos de su plan de viaje junto con sus hijos antes de partir. Puede marcar los días que durará el viaje en un almanaque para ayudarlos a comprender por cuánto tiempo estará ausente o pedirle al cuidador que tache cada día, al acostarse.

Prepárese para aceptar el comportamiento de su hijo cuando regrese. A veces, los niños pequeños se enojan con los padres por haberlos dejado y actúan o los ignoran a su regreso.

Si esto sucede, déle el mismo tipo de consuelo o disciplina que le daría si fuera otra situación. Seguramente, intentará abrazar o besar a su hijo cuando regrese, pero no lo presione si aún está enojado.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: julio de 2011