SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Pedir ayuda: saber dónde están los números de teléfono

(Getting Help: Know the Numbers)

El mejor momento para prepararse para una emergencia es antes de que ocurra. Asegúrese de que su familia sabe a dónde llamar en caso de emergencia y que sus hijos saben hacer llamadas para pedir ayuda.

Números de teléfono imprescindibles

Durante una emergencia, es fácil alterarse y desorientarse y, por lo tanto, necesita tener a mano esos números tan fundamentales con antelación.

Escriba con claridad cada uno de los números de teléfono para que a sus hijos les resulte fácil leerlos. Utilice un bolígrafo de color oscuro o escríbalos con ordenador porque los lápices y los bolígrafos de color claro son difíciles de leer cuando vamos con prisas o cuando hay poca luz.

Puesto que pueden ocurrir accidentes en cualquier parte de la casa, haga copias de la lista completa de teléfonos de emergencias y colóquela junto a cada uno de los teléfonos que tenga en casa y cuélguela también de la nevera. Asegúrese de llevar siempre una lista encima cuando salga de casa y guarde otra lista dentro del coche.

Asimismo, considere la posibilidad de programar algunos teléfonos de emergencia en su móvil. Asegúrese también de que las personas que se vienen a su casa para cuidar de sus hijos (canguros o parientes, por ejemplo) se familiarizan con estas listas. Si una persona que cuida de sus hijos los saca fuera de casa, asegúrese de que lleva encima un listado.

Si decide crear su propio listado de teléfonos de emergencias, asegúrese de incluir los siguientes teléfonos:

  • emergencias (911 en EE.UU, 999 en el Reino Unido y 112 en el resto de la U.E.). En la mayoría de lugares de EE.UU. se utiliza el 911, aunque es posible que su localidad tenga su propio número de emergencias; búsquelo en la guía telefónica local si no está seguro
  • urgencias médicas (y ambulancias)
  • centro de toxicología (Poison Control Center), que en EE.UU. es el 1-800-222-1222. Se trata de un teléfono gratuito que le conectará con el centro de toxicología de su área
  • servicio de urgencias médicas del hospital que le corresponde
  • los bomberos
  • la policía
  • pediatra de su hijo
  • lugar de trabajo de sus padres
  • los móviles o los buscas de sus padres
  • sus vecinos y/o parientes
  • su farmacia habitual

La lista también debería incluir información sobre las alergias que padece su hijo (sobre todo a medicamentos), sus afecciones médicas, los medicamentos que toma él y lo que toman otros miembros de su familia e información sobre el seguro médico de todos los miembros de la familia.

Si llama al teléfono de emergencias desde un móvil, es posible que el receptor de la llamada no disponga de información lo bastante precisa como para localizar su ubicación, de modo que prepárese para proporcionar información detallada sobre dónde se encuentran (como la dirección y la ciudad, los cruces de calles más cercanos, las autopistas principales y/o las salidas más próximas).

Si dispone de alarma en su casa, asegúrese de que usted y otros miembros de su familia saben utilizarla para activar los servicios de emergencia de su localidad (ambulancias, policía, bomberos).

Si están programando un viaje a otro país, asegúrese de que sabe cómo pedir ayuda en caso necesario. Es mejor estar preparado y llevar encima una lista de números de emergencia del país de destino. Puede encontrar listados internacionales de números de emergencias en Internet y en las embajadas de cada país.

Enseñe a sus hijos a pedir ayuda por teléfono

Hasta a un niño pequeño se le puede enseñar a pedir ayuda de emergencia por teléfono. El consejo fundamental es que mantenga las calma y que hable despacio y con claridad.

Para llamar al teléfono de emergencias y hablar con el operador, los niños deben saber:

  1. marcar el número de teléfono
  2. decir su nombre completo
  3. indicar su dirección
  4. hacer una breve descripción de la situación de emergencia

También ayuda mucho que el niño se sepa su propio número de teléfono. El operador formulará esta pregunta por si el niño colgara o se interrumpiera la comunicación antes de acabar. Haga que sus hijos practiquen de marcar y hablar por teléfono (aunque antes se deberá asegurar de que el teléfono está desconectado). Sugiera a su hijo una situación como la siguiente: "Mamá se ha caído por las escaleras y no puede coger el teléfono. Entonces, ¿qué harías?"

Después de que su hijo marque el número de emergencias, ínstele a contestar a preguntas que le podría formular el operador, como: "¿Cómo te llamas?", "¿Desde dónde llamas?" o "¿Qué ha ocurrido?". Insista en que su descripción sea breve ("Mi madre se ha caído por las escaleras") y enfatice que debería intentar mantener la calma. Practique con él hasta que domine la situación.

A nadie le gusta pensar que puede ocurrir una emergencia en su casa, pero es mejor encarar esta posibilidad que sentirse desprotegido por falta de preparación. De modo que tenga a mano los números de emergencias; se trata de un pequeño paso que puede compensar con creces.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: abril de 2011