SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Consejos de seguridad: el trineo

(Safety Tips: Sledding)

Montar en trineo con amigos y familiares ha sido un ritual invernal durante generaciones. En cualquier sitio donde haya nieve y una ladera, encontrará gente montando en trineo. Probablemente usted fue en trineo cuando era niño y le apetecerá compartir una actividad tan divertida con sus hijos.

Pero montar en trineo también puede provocar lesiones, algunas de ellas bastante graves. Para garantizar la seguridad de sus hijos mientras van en trineo, asegúrese de que siguen estos consejos.

Por qué es importante la seguridad en el trineo

Aunque pueda parecer una diversión inofensiva, las lesiones que se producen montando en trineo envían a decenas de miles de niños a servicios de urgencias hospitalarias cada año. Más de la mitad de esas lesiones son traumatismos craneoencefálicos, que pueden ser muy graves e incluso mortales. Las estadísticas también muestran que montar en trineo se asocia a mayor cantidad de lesiones por choque que el esquí o la práctica del snowboard.

Elegir la ladera adecuada

Cuando las montañas se cubren de nieve, pueden parecer lugares perfectos para montar en trineo, pero esté muy atento a la hora de elegir un lugar para que sus hijos monten en trineo. No todas las laderas son seguras.

He aquí algunas recomendaciones a seguir para elegir un lugar adecuado para ir en trineo:

  • Elija una ladera que no sea demasiado empinada y que tenga un área extensa y plana al final en la que sus hijos podrán ir frenando hasta detenerse.
  • Evite las laderas que acaben cerca de una carretera o aparcamiento.
  • Evite las laderas que concluyan cerca de lagos, árboles, verjas u otros elementos peligrosos.
  • Asegúrese de que no hay obstáculos en la ladera, como baches, saltos, rocas o árboles antes de que sus hijos empiecen a ir en trineo.
  • Elija laderas cubiertas de nieve en vez de hielo. Si un niño se cayera del trineo, el aterrizaje sobre hielo sería mucho más duro.
  • Intente siempre que sus hijos monten en trineo de día, cuando la visibilidad es mejor. Si montan en trineo por la noche, asegúrese de que la ladera está bien iluminada y se pueden detectar todos los riesgos potenciales.

Abrigarse para el frío

Puesto que montar en trineo implica jugar en la nieve al exterior durante los meses de invierno, lo más probable es que haga frío. Las congelaciones y la hipotermia son riesgos potenciales. Asegúrese de que sus hijos llevan la ropa adecuada para estar calientes y seguros.

  • Los niños deberán llevar ropa apropiada para el invierno —gorro, guantes o manoplas, pantalones de nieve, anorak, botas de nieve— que sea impermeable y caliente, y cambiarse a prendas secas si se les moja la ropa.
  • No permita que lo niños lleven bufanda o cualquier otra pieza de ropa que podría engancharse en el trineo, lo que implicaría un riesgo de estrangulamiento.
  • Asegúrese de que sus hijos llevan casco, particularmente si tienen 12 años o menos. No existen cascos especiales para montar en trineo, de modo que elija un casco diseñado para deportes de alto impacto. Los mejores son los cascos de esquí, pero si no dispone de uno, asegúrese de que sus hijos llevan por lo menos un casco de ciclista o algo similar.

Adquirir el trineo adecuado

Los mejores trineos pueden ser conducidos por la persona que los monta y disponen de frenos para reducir la velocidad. Evite los trineos que no se pueden conducir, como los que tienen forma de disco o de plato, y nunca utilice sustitutos de trineos como cámaras de ruedas, bandejas de comida o cajas de cartón. Los buenos trineos son relativamente baratos y compensa con creces gastarse el dinero que cuestan.

Normas básicas de seguridad

Sus hijos disponen de trineo y de cascos adecuados, van bien abrigados y usted ha elegido una ladera perfecta para ellos. Ya están preparados para motar en trineo.

No obstante, hay algunas normas que deberán seguir para garantizar su seguridad y la de otros niños que también monten en trineo:

  • Asegúrese de que siempre hay un adulto responsable que los supervise. En caso de que alguien se lesionara, siempre debería haber un adulto disponible para administrar primeros auxilios y, en caso necesario, llevar al lesionado al servicio de urgencias.
  • Los niños pequeños (de cinco años o menos) siempre deberán montar en trineo con un adulto, y los menores 12 años deberán ser vigilados atenta y constantemente.
  • Los niños siempre deben sentarse en el trineo hacia delante. No permita nunca que bajen laderas en trineo de espaldas o de pie y asegúrese de que no las bajan boca abajo (con la cara por delante), puesto que esto incrementa considerablemente el riesgo de traumatismo craneoencefálico.
  • Insista en que los niños bajen uno a uno por la ladera, con solo una persona por trineo (exceptuando a los adultos que vayan con niños pequeños). Que vayan varias personas en un trineo supondría incrementar los "obstáculos" con que los niños podrían chocar.
  • No permita de los niños construyan baches u obstáculos artificiales en la ladera escogida para montar en trineo.
  • Recuerde a los niños que mantengan siempre los brazos y las piernas dentro del trineo. Si se caen del trineo, dígales que salgan inmediatamente de él. Enséñeles que, si el trineo se les embala demasiado y no lo pueden frenar, rueden hacia un lado para salir de él.
  • Haga que los niños suban a la parte alta de la ladera para que dejen la parte del medio libre para las demás personas que montan en trineo.
  • Nunca permita que un niño se monte en un trineo que vaya a ser arrastrado por un vehículo.

Aunque sea poco probable que un niño se lesione mientras monta en trineo, definitivamente existe esa posibilidad. Basta con que dedique cierto tiempo a vestir a sus hijos adecuadamente y que se asegure de que siguen las anteriores normas de seguridad. Ellos se lo pasaran mejor y usted estará más tranquilo sabiendo que tiene menos por lo que preocuparse. Montar en trineo se supone que es algo divertido; si mantiene a sus hijos calientes y seguros, ¡no dude de que se lo pasarán de maravilla!

Revisado por: Kathleen B. O'Brien, MD
Fecha de la revisión: febrero de 2010