SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Fracturas, esguinces, y torceduras

(Broken Bones, Sprains, and Strains)

La ruptura de un hueso (fractura) requiere cuidado médico de emergencia. Usted debe sospechar que su hijo(a) ha sufrido una fractura si él o ella han sentido o escuchado el sonido de uno de sus huesos como si se quebrara. Si su hijo(a) tiene dificultades moviendo la parte donde se ha golpeado o si la parte donde su hijo(a) ha sufrido el golpe se mueve de forma poco natural o duele mucho al tocarse.

Un esguince ocurre cuando los ligamentos, las conexiones que mantienen a los huesos juntos, se han estirado demasiado o están parcialmente desgarrados. Estirar demasiado cualquier parte de a musculatura es lo que se llama un esguince. Tanto éstos como las torceduras generalmente ocasionan hinchazón y dolor, y puede que haya hematomas alrededor del área lesionada. La mayoría de los esguinces, después de recibir una evaluación médica, pueden ser tratados en casa

Si sospecha una fractura de hueso

  • Si la herida está localizada en la espalda o el cuello de su hijo(a), no mueva el cuerpo salvo que el niño(a) corra peligro inminente. Mover a un niño en estas condiciones puede ocasionar daño serio a los nervios. Solicite ayuda médica por teléfono. Si usted debe mover a su hijo(a) del área donde sufrió la lesión, tanto el cuello como la espalda deben de ser completamente inmovilizados antes de realizar cualquier traslado. Manteniendo la cabeza, cuello y espalda de su hijo(a) completamente alineadas, el niño(a) debe moverse como una unidad.
  • Si su hijo(a) tiene una lesión donde puede verse al hueso sobresalir de la herida y si existe sangrado, aplique presión sobre el área del sangrado con una compresa de gasa o un pedazo de paño u otro material similar limpio. No lave la herida o intente empujar hacia adentro la parte del hueso que pueda estar visible a través de la piel.
  • Si su hijo(a) debe ser trasladado, aplique tablillas alrededor de la parte del cuerpo lesionada para prevenir mayor daño. Deje la parte del cuerpo en la misma posición como la encontró. Las tablillas deben hacerse con tablas, escobas, varios periódicos, cartón o un material similar firme, y pueden ser acolchadas con almohadas, camisetas, toallas u otro material suave. Las tablillas deben ser lo suficientemente largas para que se extiendan mas allá de los ligamentos por encima y debajo de la fractura.
  • Coloque compresas frías o una bolsa de hielo cubierta con un paño sobre el área lesionada.
  • Mantenga a su hijo(a) descansando recostado hasta que llegue la ayuda médica.

Si usted sospecha un esguince o torcedura

  • Si la lesión ha ocurrido en la espalda o el cuello de su hijo(a), no lo mueva de lugar salvo que corra peligro inminente. Mover a un niño en estas condiciones puede ocasionar daño serio a los nervios. Solicite ayuda médica por teléfono. Si usted debe mover a su hijo(a) del área donde sufrió la lesión, tanto el cuello como la espalda deben de ser completamente inmovilizados antes de realizar cualquier traslado. Manteniendo la cabeza, cuello y espalda de su hijo(a) completamente alineadas, el niño(a) debe moverse como una unidad.
  • Puede ser difícil reconocer la diferencia entre un esguince y una fractura. Si usted tiene algún tipo de duda, llame por teléfono al pediatra de su niño o llévelo a la sala de emergencia del hospital más cercano. Una prueba de rayos X puede determinar si se trata de una fractura.
  • Los primeros auxilios para los esguinces y las torceduras comprenden descanso, compresas con hielo, compresión y elevación (en Inglés conocido por sus siglas RICE - en inglés: REST; ICE; COMPRESSION; ELEVATION).
    • Descanse la parte lesionada del cuerpo.
    • Aplique paquetes de hielo o compresas de hielo de 10 a 15 minutos cada vez durante las primeras horas, durante los primeros dos días para evitar que se hinche.
    • Utilice una venda de compresión elástica (como una venda ACE) durante dos días como mínimo para reducir la hinchazón.
    • Mantenga el área lesionada elevada a un nivel superior del corazón en la medida en la que sea posible para impedir la hinchazón.
  • No aplique calor bajo ninguna forma durante 24 horas como mínimo. El calor incrementa la hinchazón y el dolor.
  • El pediatra de su hijo puede que recomiende un analgésico sin receta para aliviar el dolor, como acetaminofeno o ibuprofeno.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: octubre de 2010