SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Elección de productos seguros para bebés: Cambiadores

(Choosing Safe Baby Products: Changing Tables)

Por lo general, hay tres tipos de cambiadores:

  1. de madera con barandillas
  2. plegables
  3. adaptadores para cómoda

Los adaptadores para cómoda no son recomendables. En muchos casos, las cómodas que tienen estos adaptadores se voltean al colocar al bebé cerca del borde.

Los bebés se pueden lastimar si se caen de los cambiadores. Por lo tanto, siempre debe controlar al bebé de cerca.

A qué estar atento:

  • Los cambiadores de madera con barandillas son los más estables en caso de que el bebé se agarre del cambiador y tire de él.
  • Los modelos plegables deben probarse para determinar si son estables; cuando el cambiador esté abierto, sacúdalo.
  • Un cambiador de varillas o mallas metálicas (o de otro material) debe tener una base ancha de manera que el bebé no pueda tirárselo encima al agarrarse de él.
  • La mesa debe tener estantes o compartimentos para colocar las cosas que necesita. De esta manera no tendrá que desviar su vista o atención para buscar cosas y podrá poner toda su atención en el cuidado del bebé. Mantenga los elementos necesarios al alcance de la mano, pero fuera del alcance del bebé, ya que muchos suministros de pañales son peligrosos para bebés.
  • La superficie plana para cambiar al bebé debe estar rodeada, en los cuatro costados, de barandillas de por lo menos 2 pulgadas (5 centímetros) de altura. La superficie debe ser más baja en el medio que en los costados, lo cual ayuda a mantener al bebé en el centro y evita que se mueva de lado a lado.

NOTAS DE SEGURIDAD:

  • Utilice el cinturón de seguridad cada vez que cambie al bebé.
  • Nunca deje al bebé solo, aún si usted cree que no corre peligro.
  • Deje de utilizar el cambiador cuando el bebé alcanza el peso o la edad máxima recomendada por el fabricante, que por lo general es 2 años o 30 libras (13,6 kg).

Revisado por: Susan Kelly, MD, y Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2013