SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Torsión testicular

(Testicular Torsion)

Para la mayoría de los niños, hablar de sus partes íntimas puede ser un poco vergonzoso. Y para los adolescentes, el tema directamente no se toca, especialmente enfrente de sus madres. Pero, si tiene un hijo, es importante que él sepa que debe contarle a usted o a un proveedor de atención médica si alguna vez tiene dolor en los genitales, especialmente en el escroto o en los testículos.

El dolor en los genitales suele no ser más que un malestar leve y fugaz. Pero cuando es más doloroso, puede estar causado por una afección muy seria llamada torsión testicular. La torsión testicular es una emergencia médica que generalmente requiere de cirugía inmediata para salvar el testículo.

Acerca de la torsión testicular

La torsión testicular se produce cuando el cordón espermático que suministra sangre a los testículos gira y se tuerce, generalmente debido a una lesión o afección médica. Esto interrumpe el suministro de sangre al testículo y provoca un dolor y una inflamación repentinos y agudos.

Para curar la torsión testicular es necesario realizar una cirugía de inmediato. Si se mantiene demasiado tiempo, el testículo afectado puede dañarse de forma permanente y el niño correrá el riesgo de perderlo. Este problema puede ocurrirles a los hombres de cualquier edad, incluso recién nacidos y bebés pequeños, pero es más común entre los 10 y 25 años, y en los adolescentes que acaban de entrar en la pubertad.

Causas

El escroto es el saco de piel que se encuentra detrás del pene. En el interior del escroto hay dos testículos. Cada testículo está conectado al resto del cuerpo mediante un vaso sanguíneo llamado cordón espermático.

La torsión testicular ocurre cuando el cordón espermático se tuerce, lo que interrumpe el flujo de sangre hacia el testículo al que está conectado.

torsion testicular

En la mayoría de los casos, la torsión testicular se presenta en hombres que tienen una afección genética llamada deformidad en forma de badajo de campana. Normalmente, los testículos están fijos al escroto, pero en esta afección los testículos no están adheridos y, por lo tanto, son más propensos a girar y torcerse dentro del escroto.

La torsión testicular también puede darse después de un ejercicio muy intenso, al dormir o después de una lesión en el escroto. Con frecuencia, sin embargo, la causa se desconoce.

Síntomas

Si su hijo presenta un dolor repentino en la ingle, llame a un médico y llévelo al hospital o al consultorio médico lo antes posible. La torsión testicular se considera una emergencia médica, lo que significa que cuando sucede, se requiere una cirugía inmediata para salvar el testículo.

Como es posible que se requiera cirugía, es importante no darle a un niño con dolor testicular nada de comer ni beber antes de buscar la atención médica.

Si su hijo tiene torsión testicular, sentirá un dolor repentino, posiblemente agudo, en el escroto y en uno de los testículos. El dolor puede empeorar o aliviarse un poco, pero por lo general, no desaparecerá del todo.

Otros síntomas:

  • inflamación, especialmente en un lado del escroto
  • náuseas y vómitos
  • dolor abdominal
  • un testículo parece estar más alto que el otro

A veces, el cordón espermático puede torcerse y luego volver a enderezarse solo sin ningún tratamiento. Esto se llama torsión y destorsión, y puede hacer que la torsión testicular sea más probable en el futuro.

Si el cordón espermático de su hijo se endereza solo y el dolor desaparece, podría ser muy fácil restar importancia al episodio, pero de todas maneras debe llamar a un médico. Se puede efectuar una cirugía para fijar los testículos y hacer que la torsión testicular sea menos probable en el futuro.

Diagnóstico

Cuando llegue al hospital o al consultorio médico, un médico revisará el escroto, los testículos, el abdomen y la ingle de su hijo y puede ser que evalúe sus reflejos frotando o pellizcando el interior del muslo. Por lo general, esto hace que el testículo se contraiga, lo que probablemente no ocurrirá si tiene una torsión testicular.

El médico también podría realizar algunos estudios para determinar si el cordón espermático se encuentra torcido, como por ejemplo:

  • Ecografía Doppler. Ondas de alta frecuencia que se utilizan para obtener una imagen del testículo y controlar el flujo sanguíneo.
  • Análisis de orina y sangre. Pueden ayudar a determinar si los síntomas son causados por una infección en lugar de una torsión.

A veces, será necesario que el médico realice una cirugía para efectuar un diagnóstico de torsión testicular. En otras ocasiones, cuando el examen físico indica claramente que hay una torsión, el médico realizará una cirugía de emergencia sin necesidad de otra prueba para salvar el testículo.

Cuanto más tiempo permanece torcido el cordón espermático, más difícil resulta salvar un testículo. El grado de torcimiento (si es una vuelta completa o varias) determina con qué rapidez se dañará el testículo. Como regla general, después de 6 horas, se puede salvar un testículo el 90% de las veces; después de 12 horas, este porcentaje se reduce al 50%; tras 24 horas, el testículo puede salvarse solamente el 10% de las veces.

Tratamiento

La torsión testicular casi siempre requiere de cirugía para corregirse. En algunos casos aislados, el médico puede desenredar el cordón espermático manipulando físicamente el escroto, pero por lo general se requiere cirugía de todas maneras para fijar uno o ambos testículos al escroto a fin de evitar que se vuelva a producir la torsión.

La mayoría de las veces, la cirugía para una torsión testicular se realiza de manera ambulatoria. Si su hijo tiene una torsión, se le administrará un analgésico y una anestesia general que hará que esté inconsciente durante el procedimiento.

La cirugía consiste en realizar un pequeño corte en el escroto, desenredar el cordón espermático y coser los testículos al interior del escroto para prevenir futuras torsiones. Cuando eso finalice, el médico cerrará la incisión en el escroto y se trasladará su hijo a una sala de recuperación para que descanse durante una hora o dos antes de darle el alta.

Tras la cirugía, su hijo deberá evitar las actividades intensas durante algunas semanas y, si es sexualmente activo, también deberá evitar las relaciones sexuales. Pregunte al médico cuándo será seguro que su hijo retome sus actividades normales.

Si una torsión se prolonga demasiado tiempo, el médico no podrá salvar el testículo afectado y tendrá que extirparlo quirúrgicamente, un procedimiento que se conoce como orquiectomía. La mayoría de los niños a quienes se les ha extraído un testículo pero todavía tienen un testículo viable pueden tener hijos más adelante. Sin embargo, muchos optan también por colocarse una prótesis, o testículo artificial, unos meses después de la cirugía. Esto puede ayudar a que los muchachos se sientan más cómodos acerca de su aspecto.

En los niños recién nacidos, salvar el testículo depende de cuándo se produzca la torsión. Si ocurre antes de que el niño nazca, podría resultar imposible salvar el testículo. En este caso, el médico puede recomendar una cirugía más adelante para extraer el testículo afectado. Si los síntomas de una torsión aparecen después del nacimiento del niño, el médico puede recomendar una cirugía de emergencia para corregir el testículo.

No ignore los síntomas

Los niños deben saber que el dolor genital es algo grave y que no debe ignorarse. Ignorar el dolor por demasiado tiempo o simplemente esperar que desaparezca puede provocar un daño severo al testículo e incluso su extirpación.

Incluso si su hijo tiene dolor en el escroto que desparece, de todas maneras debe decirle a usted o a un médico y realizarse un control. Una torsión que desaparece hace que sea más propenso a tener otra en el futuro. Los médicos pueden reducir enormemente el riesgo de otra torsión con tan solo realizar un procedimiento quirúrgico simple que fija los testículos al escroto.

Si su hijo tuvo una torsión que le provocó la pérdida de un testículo, es importante que sepa que aún puede llevar una vida normal, como cualquier otra persona. La pérdida de un testículo no evita que un hombre tenga relaciones sexuales normales ni afecta su fertilidad.

Revisado por: T. Ernesto Figueroa, MD
Fecha de la revisión: julio de 2011