SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Análisis de sangre: hormona estimulante de la tiroides (TSH)

(Blood Test: Thyroid Stimulating Hormone (TSH))

Qué es

El análisis de la hormona estimulante de la tiroides (TSH) es un análisis de sangre común que se utiliza para evaluar el funcionamiento de la glándula tiroides. Esta glándula está ubicada en la parte inferior delantera del cuello. La TSH es producida por la glándula pituitaria, que tiene el tamaño de un guisante y está ubicada en la base del cerebro.

Cuando la glándula tiroides no produce cantidades suficientes de hormona tiroidea (una afección que recibe el nombre de "hipotiroidismo"), la glándula pituitaria produce más TSH con la intención de estimular a la tiroides e incrementar su producción de hormonas. Si la glándula pituitaria no está funcionando de manera adecuada, es posible que produzca cantidades insuficientes de TSH y esto también provoca hipotiroidismo.

Si la glándula tiroides produce cantidades excesivas de hormona tiroidea (una afección que recibe el nombre de "hipertiroidismo"), la glándula pituitaria produce menos TSH con la intención de reducir la producción de hormonas tiroideas en la tiroides.

Los síntomas de hipotiroidismo en niños incluyen cansancio, piel seca, constipación, crecimiento lento y desarrollo tardío en la pubertad. El hipertiroidismo puede provocar la pérdida inesperada de peso, ritmo cardíaco acelerado o irregular, sudor, nerviosismo e irritabilidad.

Tanto si padece hipotiroidismo como si sufre hipertiroidismo, un niño puede desarrollar bocio, un bulto en el cuello que se debe al agrandamiento de la glándula tiroides. Ambas enfermedades son tratables.

Por qué se realiza

El análisis de TSH se utiliza para lo siguiente:

  • diagnosticar un trastorno de la tiroides y controlar su tratamiento
  • ayudar a evaluar el funcionamiento de la glándula pituitaria

Es posible que el médico solicite un análisis de TSH si su hijo presenta síntomas de hipertiroidismo o hipotiroidismo, o si la glándula tiroides parece estar agrandada. Si a su hijo ya se le diagnosticó un trastorno de la tiroides, se puede solicitar un análisis de TSH a intervalos regulares para controlar la eficacia del tratamiento.

En muchos estados, los análisis de TSH se solicitan como una rutina en los recién nacidos como parte de un programa de detección, diagnóstico y tratamiento de niños con hipotiroidismo congénito (presente desde el nacimiento).

Preparación

No es necesario que su hijo haga ayuno ni que limite su actividad antes del análisis. Sin embargo, es posible que algunos medicamentos afecten los resultados. Consulte a su médico para saber si debe dejar de tomar algún medicamento hasta después de realizado el análisis. El estrés excesivo y las enfermedades graves o crónicas también pueden afectar los resultados del análisis de TSH.

Procedimiento

En general, un profesional extraerá sangre de una vena. En el caso de los lactantes, es posible obtener la sangre mediante una punción en el talón con una pequeña aguja (lanceta). Si la extracción de sangre se realiza en una vena, se limpia la superficie de la piel con un antiséptico y se coloca una banda elástica (torniquete) alrededor del brazo para ejercer presión y lograr que las venas se llenen de sangre. A continuación, se inserta una aguja en la vena (por lo general, a la altura del codo en la parte interna del brazo, o en el dorso de la mano) y se extrae sangre que se recoge en un vial o una jeringa.

Después del procedimiento, se retira la banda elástica. Una vez extraída la sangre, se retira la aguja y se cubre la zona con algodón o una venda para detener el sangrado. La extracción de sangre para el análisis sólo demora unos minutos.

análisis de sangre

análisis de sangre, talón

Qué esperar

La toma de una muestra de sangre sólo provoca molestias temporales y se siente un pequeño pinchazo. Después de la extracción, es posible que se forme un pequeño moretón, que desaparecerá más o menos en un día.

Obtención de los resultados

La muestra de sangre es procesada por una máquina. Los resultados suelen estar disponibles en uno o dos días.

Ya sea que el resultado de su hijo presente un nivel elevado o bajo de TSH, cualquier resultado anormal indica un exceso o una deficiencia en la cantidad de hormona tiroidea en el cuerpo. No obstante, no indica cuál es el problema específico. A fin de determinar la causa, el médico realizará más análisis, como una medición de los niveles de las hormonas producidas por la tiroides presentes en la sangre.

Riesgos

El análisis de TSH se considera un procedimiento seguro. Sin embargo, al igual que con muchos otros análisis, es posible que surjan algunos problemas, como los siguientes, al extraer sangre:

  • desmayos o mareos
  • hematomas (acumulación de sangre debajo de la piel que provoca un moretón o un bulto)
  • dolor por los pinchazos para encontrar la vena

Cómo ayudar a su hijo

Las extracciones de sangre son bastante indoloras. Aun así, muchos niños les temen a las agujas. Si le explica el procedimiento a su hijo en palabras que pueda comprender, lo ayudará a aliviar un poco el miedo.

Permita que su hijo le pregunte al profesional todas las dudas que pueda tener. Dígale que intente relajarse y que se quede quieto durante el procedimiento, ya que si tensa los músculos o se mueve, la extracción resultará más complicada y más dolorosa. También puede ayudar que su hijo no mire cuando lo pinchan con la aguja.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas acerca del procedimiento del análisis de TSH, hable con su médico. También puede hablar con el técnico antes del procedimiento.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: abril de 2011