SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Análisis de sangre: lipasa

(Blood Test: Lipase)

Qué es

La lipasa es una enzima que se produce básicamente en el páncreas (un órgano que se encuentra cerca del estómago) y que se segrega en el interior del intestino delgado, donde ayuda a descomponer las grasas (o lípidos) ingeridos para convertirlas en ácidos grasos y glicerol. La prueba de la lipasa mide la cantidad de lipasa presente en la sangre.

Normalmente, la sangre contiene cantidades reducidas de lipasa. Sin embargo, una cantidad elevada de esta enzima en sangre puede indicar una lesión en el páncreas o bien que el conducto pancreático (canal que transporta las enzimas del páncreas hasta el intestino delgado) está obstruido.

Por qué se realiza

Es posible que un pediatra solicite la prueba de la lipasa si sospecha que uno de sus pacientes padece una disfunción pancreática, como una pancreatitis (inflamación del páncreas), cálculos o piedras en el páncreas, una lesión pancreática o una obstrucción del conducto pancreático. Los síntomas asociados a los trastornos pancreáticos abarcan los siguientes: dolor abdominal, fiebre, pérdida del apetito y náuseas.

La prueba de la lipasa también se puede utilizar para supervisar la evolución de pacientes afectados por una fibrosis quística (una afección genética donde una mucosidad densa y espesa obstruye los pulmones y el páncreas, causando infecciones pulmonares repetidas y problemas para absorber los nutrientes en el intestino delgado), una enfermedad celíaca (una afección autoinmune en la cual el intestino se daña a sí mismo al exponerse al trigo y otros cereales contenidos en la dieta) y/o una enfermedad inflamatoria intestinal.

Preparación

Puesto que el resultado de la prueba de la lipasa es más exacto si se hace en ayunas, es posible que le pidan a su hijo que no coma ni beba durante las 10 a 12 horas previas al análisis de sangre. Así mismo, usted debería informar al pediatra con antelación sobre los medicamentos que toma su hijo, ya que algunos medicamentos pueden alterar los resultados de esta prueba.

Si el día en que le hagan el análisis de sangre su hijo lleva camisa o camiseta de manga corta, hará las cosas más fáciles y más rápidas al personal técnico que haga la extracción.

El procedimiento

Por lo general, un profesional de la salud será quien se encargue de hacer la extracción de la muestra de sangre desde una vena. Si se trata de un lactante, se puede obtener la sangre practicando una pequeña punción en el talón del bebé utilizando una aguja pequeña denominada lanceta. Si la extracción de sangre se realiza desde una vena, se limpia la superficie de la piel con un antiséptico y se coloca una goma elástica (que hace de torniquete) en la parte superior del brazo para ejercer presión y conseguir que las venas se hinchen y se llenen de sangre. A continuación, se inserta una aguja en el interior de una vena (generalmente en la cara interna del codo o en el dorso de la mano) y la sangre se extrae y se recoge en un vial o en una jeringuilla.

Después del procedimiento, se retira la goma elástica. Una vez recogida la sangre, se extrae la aguja, se cubre la zona con un trocito de algodón para detener el sangrado y luego se coloca una tirita o pequeño vendaje. La extracción de sangre para llevar a cabo esta prueba sólo dura unos pocos minutos.

análisis de sangre

análisis de sangre, talón

Qué esperar

Cualquiera de los dos métodos que se utilizan para extraer muestras de sangre (sea punzando el talón o pinchado la vena) provoca molestias de carácter temporal y lo único que siente el paciente es un breve pinchazo. Después de la extracción, es posible que aparezca un pequeño moretón, que debería desaparecer aproximadamente al cabo de un día.

Obtención de los resultados

La muestra de sangre se procesará utilizando una máquina. Sus resultados se suelen entregar al cabo de uno o dos días.

Por lo general, una cantidad elevada de lipasa en sangre indica que esta enzima se está acumulando en el torrente sanguíneo, lo que se puede deber a una lesión en el páncreas o a una enfermedad pancreática. De todos modos, para tener una visión global y completa del funcionamiento del páncreas, los pediatras suelen solicitar la prueba de la amilasa (otra enzima pancreática que ayuda a descomponer los hidratos de carbono), junto con la prueba de la lipasa.

Riesgos

La prueba de la lipasa se considera un procedimiento seguro. De todos modos, como en cualquier prueba médica, es posible que ocurran algunos problemas durante la extracción de sangre, como los que figuran a continuación:

  • desmayos o mareos
  • hematoma (acumulación de sangre bajo la piel que provoca un bulto y/o un moretón)
  • dolor provocado por múltiples pinchazos cuando al técnico le cuesta encontrar la vena

Ayudar a su hijo

Las extracciones de sangre son relativamente indoloras. Aun y todo, a muchos niños les dan miedo las agujas. Si le explica a su hijo el procedimiento en unos términos que le resulten fáciles de entender, es posible que contribuya a disminuir parte de sus temores.

Permita que su hijo formule al técnico que le haga la extracción todas las preguntas que pueda tener. Dígale que se relaje y que se quede quieto durante todo el procedimiento, ya que si tensara los músculos o se moviera, la extracción resultaría más complicada y más dolorosa. También le puede ayudar el hecho de mirar hacia otro lado mientras el técnico le introduce la aguja en la piel.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas sobre la prueba de la lipasa, hable con el pediatra de su hijo. También puede hablar con el técnico que le vaya a hacer la extracción antes del procedimiento.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: julio de 2014