SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Análisis de sangre: hormona folículo estimulante

(Blood Test: Follicle Stimulating Hormone (FSH))

Qué es

La hormona folículo estimulante (FSH) es producida por la glándula pituitaria, una glándula del tamaño de un guisante ubicada cerca del cerebro, que desempeña un papel de importancia en el desarrollo sexual. El análisis de la hormona folículo estimulante mide el nivel de esta hormona en la sangre.

En los niños, los niveles de esta hormona son normalmente bajos. A medida que se acerca la pubertad (en general, entre los 10 y los 14 años), el cerebro produce la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH), que comienza con los cambios que llevan a la madurez sexual. La GnRH le indica a la glándula pituitaria que libere otras dos hormonas de la pubertad en el torrente sanguíneo: la hormona folículo estimulante (FSH) y la hormona luteinizante (LH). Los médicos suelen solicitar un análisis de LH al pedir un análisis de FSH.

En los niños, las hormonas FSH y LH actúan en conjunto para que los testículos comiencen a producir testosterona, la hormona responsable de los cambios físicos de la pubertad y de la producción de esperma.

En las niñas, las hormonas FSH y LH indican a los ovarios que comiencen a producir estrógeno, lo que hace que el cuerpo de las niñas madure y se prepare para la menstruación.

Como las hormonas FSH y LH actúan estrechamente entre sí, los médicos suelen solicitar los análisis juntos, así como análisis de testosterona (la hormona sexual masculina) y estradiol (una forma de estrógeno, la hormona sexual femenina). En conjunto, los resultados suelen proporcionar una imagen más completa de la maduración sexual de un niño.

Por qué se realiza

Es posible que los médicos soliciten un análisis de FSH si un niño o una niña parece estar ingresando en la pubertad antes o después de lo esperado. Los niveles elevados se asocian con la pubertad precoz (temprana), mientras que los niveles reducidos pueden ser un indicador de desarrollo sexual tardío.

El análisis también sirve para comprobar lesiones o afecciones de los testículos o los ovarios, la glándula pituitaria o el hipotálamo, una zona del cerebro del tamaño de una almendra, que une el sistema nervioso con el sistema endocrino que produce hormonas.

En los adultos, los niveles de FSH también ayudan a los médicos a evaluar los problemas de fertilidad y los problemas menstruales.

Preparación

Para este análisis, no es necesario realizar ningún tipo de preparación. Será de ayuda que su hijo lleve una camisa de mangas cortas el día del análisis para facilitar la tarea del personal encargado de la extracción de sangre.

El procedimiento

Un profesional limpia la superficie de la piel con un antiséptico y coloca una banda elástica (torniquete) alrededor del brazo para ejercer presión y lograr que la vena se hinche con sangre. A continuación, se inserta una aguja en la vena (por lo general, se hace a la altura del codo en la parte interna del brazo, o en la parte posterior de la mano) y se extrae sangre que se recoge en un vial o una jeringa.

Después del procedimiento, se retira la banda elástica. Una vez recolectada la sangre, se retira la aguja y se cubre la zona con algodón o una venda para detener el sangrado. La recolección de sangre para este análisis sólo demora unos minutos.

análisis de sangre

Qué esperar

La recolección de una muestra de sangre sólo provoca molestias temporales y es posible sentir un pinchazo. Después, es posible que se forme un leve moretón, que debería desaparecer en unos pocos días.

Obtención de los resultados

La muestra de sangre es procesada por una máquina, que suele denominarse “analizador de hematología”. Los resultados suelen estar disponibles después de uno o dos días.

Riesgos

El análisis de FSH se considera un procedimiento seguro. Sin embargo, al igual que con muchos otros análisis, es posible que surjan algunos problemas, como los siguientes, al extraer sangre:

  • desmayos o mareos
  • hematomas (acumulación de sangre debajo de la piel que provoca un moretón o un bulto)
  • dolor por los pinchazos para encontrar la vena

Ayudar a su hijo

Las extracciones de sangre son relativamente indoloras. Aun así, muchos niños les temen a las agujas. Si le explica el procedimiento en palabras que su hijo pueda comprender, lo ayudará a aliviar un poco el miedo.

Permita que su hijo le realice al profesional todas las preguntas que pueda tener. Dígale que se relaje y se quede quieto durante el procedimiento, ya que si tensa los músculos o se mueve, la extracción resultará más complicada y más dolorosa. También puede ser de ayuda que su hijo no mire cuando le colocan la aguja en la piel.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas acerca del análisis de FSH, hable con su médico.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: febrero de 2011