SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Análisis de sangre: factor VIII de la coagulación

(Blood Test: Factor VIII Activity)

Qué es

El análisis de sangre del factor VIII de la coagulación ayuda a los médicos a evaluar la presencia de una proteína importante para el proceso de coagulación. Un coágulo es una especie de grumo de sangre que el cuerpo produce para evitar el sangrado excesivo. Este coágulo sella las pérdidas de sangre de los vasos sanguíneos causadas por heridas, cortes o raspaduras.

En el proceso de coagulación sanguínea participan las plaquetas (también denominadas "trombocitos") y unas proteínas llamadas "factores coagulantes" Las plaquetas son células con forma de óvalo que se producen en la médula osea. La mayoría de los factores de coagulación se generan en el hígado. Cuando los vasos sanguíneos se lesionan, las plaquetas son las primeras en llegar al área de la lesión para sellar la pérdida y reducir o detener temporalmente el sangrado. Pero para que el coágulo sea firme y estable, es necesario contar con factores de coagulación.

Los 12 factores de coagulación del cuerpo se enumeran utilizando números romanos. Actúan juntos en una secuencia precisa, prácticamente como las piezas de un rompecabezas. El coágulo se forma al colocarse la última pieza, pero si falta una pieza o ésta es defectuosa, el rompecabezas no se puede formar.

El Factor VIII, junto con el factor IX, interviene en el último paso del proceso de coagulación: la creación de una especie de red que cierra la lesión del vaso sanguíneo. Un niño con hemofilia A es aquel que tiene un gen anormal que causa una deficiencia en el factor VIII. La hemofilia B es causada por una deficiencia del factor IX. Ambas afecciones son, por lo general, hereditarias, pero también pueden ocurrir espontáneamente.

Por qué se realiza

Los médicos ordenan hacer un análisis del factor VIII para diagnosticar y controlar el tratamiento de la hemofilia A. Las siguientes pueden ser señales y síntomas de hemofilia: tendencia a forman moretones, sangrado excesivo después de una lesión bucal o un procedimiento dental, sangre en la orina o hinchazón o dolor en las articulaciones.

El análisis del factor VIII también puede llevarse a cabo para identificar la razón por la cual se ha obtenido un resultado anormal en las pruebas de coagulación (como por ejemplo el tiempo de protrombina [PT], tiempo de tromboplastina parcial activado [PTT]) o cuando el niño tiene un familiar que sufre de una afección hematologica.

También se puede efectuar como parte de una evaluación de una disfunción sanguínea denominada "von Willebrand". Dado que el factor VIII se traslada por el cuerpo junto con otro factor llamado "von Willebrand (vWF)", la disminución en la cantidad de factor VIII también puede ir acompañada de una reducción del factor vWF.

Preparación

Para este análisis, no es necesario realizar ningún tipo de preparación. Si su hijo está tomando algún medicamento anticoagulante, hágaselo saber al médico ya que esto puede afectar los resultados de la prueba.

El día del análisis, será de ayuda que su hijo lleve una camisa de mangas cortas para facilitar la tarea del personal encargado de la extracción de sangre.

El procedimiento

En general, un profesional extraerá sangre de una vena. Si la extracción de sangre se realiza en una vena, se limpia la superficie de la piel con un antiséptico y se coloca una banda elástica (torniquete) alrededor del brazo para ejercer presión y lograr que las venas se hinchen con sangre. Se introduce una aguja en la vena (por lo general en el brazo, en el área opuesta al codo o en el dorso de la mano) para extraer sangre que se junta en un tubo. El tubo contiene un compuesto especial que impide la coagulación de la sangre hasta que la muestra se analiza.

Después del procedimiento, se retira la banda elástica. Una vez recolectada la sangre, se retira la aguja y se cubre la zona con algodón o una venda para detener el sangrado. La recolección de sangre para este análisis sólo demora unos minutos.

análisis de sangre

Qué esperar

La recolección de una muestra de sangre sólo provoca molestias temporales y es posible sentir un pinchazo. Después, puede formarse un leve moretón, que debería desaparecer en unos pocos días.

Obtención de los resultados

En el laboratorio, el factor VIII se identifica mediante una prueba de tiempo de coagulación. Primero se separan las células sanguíneas del plasma (la parte líquida de la sangre). Después, el técnico agrega a la muestra más plasma, al cual se le ha quitado el factor VIII. El tiempo de coagulación de esta mezcla se compara más tarde con el tiempo de coagulación del plasma normal.

Los resultados de la prueba, que estarán disponibles en unos pocos días, se indican como el porcentaje del factor VIII en el plasma normal. Si el porcentaje es bajo, indica que el paciente sufre hemofilia A, aunque la afección puede ser leve o severa. Cuando los niveles son bajos también pueden indicar la presencia de inhibidores del factor VIII, que son anticuerpos que ciertos niños con hemofilia grave desarrollan cuando sus cuerpos reaccionan ante la presencia del factor de coagulación ya que lo toman como una sustancia extraña y crean anticuerpos que bloquean su acción coagulante.

Riesgos

La prueba del factor VIII es considerada un procedimiento seguro. Sin embargo, al igual que con muchos otros análisis, es posible que surjan algunos problemas, como los siguientes, al extraer sangre:

  • desmayos o mareos
  • hematomas (acumulación de sangre debajo de la piel que provoca un moretón o un bulto)
  • dolor por los pinchazos para encontrar la vena

Ayudar a su hijo

Las extracciones de sangre son relativamente indoloras. Aun así, muchos niños les temen a las agujas. Si le explica el procedimiento en palabras que su hijo pueda comprender, lo ayudará a aliviar un poco el miedo.

Permita que su hijo le realice al profesional todas las preguntas que pueda tener. Dígale que intente relajarse y que se quede quieto durante el procedimiento, ya que si tensa los músculos o se mueve, la extracción resultará más complicada y más dolorosa. También puede ser de ayuda que su hijo no mire cuando le colocan la aguja en la piel.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas sobre el análisis del factor VIII, hable con su médico. También puede hablar con el técnico antes del procedimiento.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de revisión: febrero de 2011