SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

El estreñimiento

(Constipation)

El estreñimiento, un problema bastante común entre los niños(as), generalmente occure ocurrir debido a que la dieta del niño(a) no incluye suficientes líquidos y fibra, o puede ser debido a otros factores en su entorno.

Un niño(a) es considerado estreñido cuando él o ella han tenido menos de tres movimientos de vientre en una semana; cuando las heces tienen una consistencia endurecida, seca y un tamaño demasiado grande; o cuando es difícil para el niño(a) tener un movimiento de vientre normal.

El estreñimiento generalmente no es una causa de preocupación -- puede prevenirse y en muchos casos puede remediarse con una alimentación sana y acostumbrando al niño(a) a hacer ejercicio.

Causas del estreñimiento

La mayor parte del tiempo, el estreñimiento en la edad escolar se debe a una dieta que no incluye suficiente agua y fibra dietética, los cuales ayudan a que los intestinos se muevan con normalidad. Los niños(as) que siguen la dieta típica de comida rápida, rica en grasas como las hamburguesas, las papas fritas y merengadas, y azúcar refinada como caramelos, galletas y refrescos azucarados puede que sufran de estreñimiento más a menudo.

Algunas veces, los medicamentos como los antidepresivos y las medicinas utilizadas para tratar la deficiencia de hierro pueden causar estreñimiento. En los bebés, el estreñimiento puede ocurrir en la transición de la leche materna a la fórmula para bebés o cuando comienzan a comer alimentos sólidos.

Tenga en mente que los niños(as) suelen evitar ir al baño, incluso cuando tienen necesidad de ello. Generalmente los niños(as) evitan este tipo de urgencias porque no quieren interrumpir un juego divertido, utilizar un baño que no sea el de sus casas, o porque tienen que preguntarle a un adulto que les permita ir al baño desde donde quiera que se encuentren. Cuando ignoran esta urgencia, ir al baño después será más complicado.

El estrés también puede causar estreñimiento, Los niños(as) padecen de estreñimiento cuando tiene ansiedad sobre algún tema, como por ejemplo, ir a una nueva escuela o cuando hay problemas en la casa. Los estudios de investigación indican que los disgustos emocionales pueden afectar el buen funcionamiento del intestino ocasionando estreñimiento y otras condiciones como la diarrea.

Algunos niños(as) sufren de estreñimiento debido a una condición llamada síndrome el colon irritable o IBS por sus siglas en inglés, lo cual puede ocurrir al comer ciertos alimentos que lo provocan como por ejemplo los alimentos con grasa o picantes. Un niño(a) con IBS puede sufrir de estreñimiento o diarrea, así como de dolor de estómago y flatulencia.

En casos poco comunes, el estreñimiento es un síntoma de otra condición médica, así que mantenga al doctor de su hijo(a) informado si su hijo(a) continúa teniendo problemas o si el estreñimiento continúa durante 2 ó 3 semanas.

Síntomas de estreñimiento

Recuerde que cada niño(a) tiene hábitos diferentes a la hora de hacer sus necesidades. Un niño(a) que no ha ido al baño todos los días no padece necesariamente de estreñimiento. Un niño(a) puede que vaya al baño tres veces al día mientras que otro irá cada tres días. En general un niño(a) se considera estreñido cuando va al baño menos de lo que acostumbra ba hacerlo.

Su niño(a) puede que se queje de que se siente lleno o con flatulencia, o puede que diga que le duele defecar, o que tiene que hacer mucha fuerza, o que tiene un poco de sangre en el papel higienico.

Lidiando con el estreñimiento

Usted puede tomar las siguientes precauciones al respecto:

  • Asegúrese de que su hijo(a) beba más líquidos. Ofrézcale suficiente agua y otros líquidos que ayuden a mover las heces fácilmente a través del tracto intestinal. La cantidad de líquidos que su hijo(a) necesita varia dependiendo de su edad y actividad. La mayoría de los niños en edad escolar necesitan de 3 a 4 vasos de agua al día. Si su niño(a) esta estreñido durante la transición de la leche materna a los alimentos sólidos, usted puede intentar darle unas pocas onzas de jugo de ciruela cada día. Si el estreñimiento continúa o si es una causa de estrés en su hijo(a) puede que se deba a un problema de salud y es recomendable acudir al médico.

  • Asegúrese de que su hijo de a su hijo come más fibra. Los alimentos con fibra como las frutas, los vegetales, y el pan de cereales integrales pueden evitar el estreñimiento. La fibra no puede ser digerida así que ayuda a limpiar los intestinos al mover los excrementos. Una dieta con muchos alimentos grasos, azucarados o con almidón pueden lentificar los movimientos de los intestinos. La fibra no tiene que ser un alimento que desagrade a sus hijos(as): Intente que coma manzanas, avena, naranjas, bananas, patatas asadas y palomitas de maíz.

  • Asegúrese de que su hijo(a) hace suficiente ejercicio. La actividad física estimula al intestino a ejercer sus movimientos, así que motive a su hijo a que haga ejercicio. Puede ser algo tan simple como jugar pelota, montar en bicicleta o jugar un poco a baloncesto.

  • Desarrolle un horario de comidas regular. Debido a que comer estimula a los intestinos naturalmente, las comidas en horarios regulares puede que ayuden a su hijo a desarrollar movimientos de vientre rutinarios. Si es necesario, programe el desayuno un poco más temprano para que su hijo(a) pueda ir al baño de forma relajada antes de ir a la escuela.

  • Acostumbre a su hijo(a) al hábito de ir al baño. Si su hijo(a) suele aguantar sus ganas de ir al baño cuando siente la necesidad, puede que usted quiera acostumbrarlo a que se siente en el inodoro durante por lo menos 10 minutos aproximadamente a la misma hora todos los días, preferiblemente después de una comida.

Hable con el doctor de su hijo(a) antes de darle a su hijo(a) cualquier medicamento sin receta para combatir el estreñimiento.

En la mayoría de los casos, estos pequeños cambios pueden ayudar significativamente a que su hijo(a) se sienta mejor y a que sus movimientos de vientre ocurran con una frecuencia normal.

Revisado por: J. Fernando del Rosario, MD
Fecha de revisión: octubre de 2011