SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Elección de productos seguros para bebés: Corralitos

(Choosing Safe Baby Products: Playpens)

Estas áreas de juego de laterales altos son populares ya que permiten que los padres pongan al bebé en un lugar del que el niño no podrá salir. Sin embargo, los corralitos no deben sustituir la atención de un adulto; nunca deje a un niño solo en un corralito.

A qué estar atento:

  • Compruebe que el corralito cuente con una etiqueta del "JPMA" (Asociación de Fabricantes de Productos para Jóvenes), lo cual significa que el corralito cumple con los requisitos de seguridad de la Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo.
  • Los laterales deben tener por lo menos 20 pulgadas (51 centímetros) de altura, la cual se medirá desde el piso del corralito.
  • Si el corralito tiene laterales de malla, los agujeros no deben ser mayores que ¼ de pulgada (0,6 centímetros) de manera que los dedos o los botones de la ropa del pequeño no se queden atrapados. La malla debe estar bien agarrada y ajustada y no debe estar rota o con rasgaduras.
  • Si el corralito es de madera, los espacios entre las barras no deben ser mayores de 2 3/8 pulgadas (5,08 centímetros).
  • Compre elementos acolchados para colocar sobre las barandillas, de manera que el bebé no se golpee.
  • Coloque un colchón, o alcoholado firme, de 1 pulgada en el fondo del corralito.
  • Los dispositivos de ajuste y cierre deben estar fuera del alcance del bebé.
  • Asegúrese de que el corralito tenga las bisagras y los soportes protegidos.
  • Busque un corralito con barandillas que se queden bloqueadas automáticamente cuando se elevan a la posición normal.
  • En el caso de un corralito usado, examine el fondo para verificar que no esté dañado.

NOTAS DE SEGURIDAD:

  • Nunca deje a un bebé en un corralito hecho de malla con uno de los lados bajos. Es posible que el bebé se quede atrapado entre la malla y el piso. Ya que los bebés corren riesgo de sofocación, coloque un solo colchón en el piso.
  • No utilice ropa de cama o almohadas que sean muy blandas.
  • Nunca sustituya el colchón, ya que es posible que el nuevo no encaje bien.
  • Controle regularmente que los acolchados estén en buenas condiciones; cubra o repare los daños.
  • Muéstreles a las personas a cargo del cuidado de los niños cómo abrir y colocar un corralito.
  • Siempre ponga a dormir a su bebé de espalda.
  • El corralito no debe colocarse cerca de ventanas. Las sogas o cordones de las cortinas pueden estrangular al bebé.
  • No utilice un corralito usado con aberturas grandes en forma de rombos, ya que la cabeza del bebé puede quedar atrapada en los agujeros de los rombos.
  • Nunca ate un juguete con una cinta o soga en el interior del corralito.
  • Deje de usar corralitos cuando su hijo alcance una edad donde pueda treparse con facilidad; por lo general esto sucede cuando el niño mide unas 34 pulgadas (86 centímetros) o pesa 30 libras (14 kilos).

Revisado por: Susan Kelly, MD, y Kate M. Cronan, MD
Fecha de revisión: septiembre de 2013