SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Sobrevivir al reposo absoluto

(Surviving Bed Rest)

Probablemente, hasta este momento del embarazo, usted haya estado realizando sus actividades normales en el trabajo, las tareas del hogar, haya pasado tiempo con su familia y amigos, y haya hecho ejercicio físico. Pero un día, repentinamente, o tal vez con planificación anticipada, su médico le dijo que por su salud y la de su bebé, debía hacer reposo absoluto.

Si bien su familia y sus amigos tal vez la envidien por lo que ellos consideran unas minivacaciones, no se deje engañar: el reposo durante el embarazo no es algo placentero. Sin embargo, puede hacer que el tiempo que pase en la cama sea más llevadero y productivo. Ésta es la manera de hacerlo.

Órdenes del médico

Son varias las situaciones que pueden llevar a su médico a recomendarle reposo absoluto durante parte del embarazo. Si sus antecedentes médicos, incluidos los embarazos anteriores, indican que podría haber una complicación médica, es probable que su médico le recomiende reposo absoluto. O, quizás, tenga síntomas, como hemorragias o contracciones, que la obliguen a hacer reposo.

Aun cuando la historia clínica no indique nada y usted no presente síntomas, es posible que el médico le mande reposo si los resultados de un análisis o procedimiento indican una complicación médica o si su hijo no está creciendo bien.

Las complicaciones comunes del embarazo que con frecuencia obligan a hacer reposo absoluto incluyen la hipertensión (incluida la hipertensión inducida por embarazo, la preeclampsia y la eclampsia), el sangrado vaginal (incluyendo placenta previa), el trabajo de parto prematuro y los cambios en el cuello del útero (como cuello uterino incompetente o borramiento del cuello de útero).

Si está cursando un embarazo múltiple, es posible que se lo considere de alto riesgo y que necesite un control cercano de su médico. Si tiene algún problema, es probable que su médico la haga hacer reposo absoluto. Tal vez, también le recomienden reposo si ha tenido embarazos anteriores con abortos espontáneos, nacimiento de un feto muerto o un parto prematuro.

Así como cada embarazo es diferente, la experiencia de cada mujer que debe hacer reposo es distinta. Algunas mujeres pueden enterarse al principio del embarazo que, debido a su historia clínica, tendrán que hacer reposo en algún momento del embarazo. Otras tal vez se sorprendan, después de una cita de rutina, con la indicación del médico de hacer reposo por varias semanas.

Algunas mujeres deben hacer reposo al principio del embarazo y después continúan con su vida normal, mientras que otras deben pasar todo el embarazo en cama. El médico le dará información específica acerca de la duración de su reposo.

¿Cómo ayuda el reposo absoluto?

A las mujeres que durante el embarazo sufren afecciones relacionadas con presión elevada, se les puede recomendar el reposo para reducir el estrés, tanto físico como emocional, en un intento por reducir su presión arterial. El sangrado vaginal puede verse agravado por la actividad, levantar cosas pesadas o hacer ejercicio; por lo tanto, se puede recurrir al reposo absoluto para reducir el sangrado. Las mujeres con contracciones y trabajo de parto prematuro también pueden tener indicado el reposo porque las actividades y el estrés pueden empeorar estos cuadros.

Según el caso, tal vez el médico le pida que se acueste de costado para facilitar el flujo de sangre hacia la placenta o que se recueste con los pies hacia arriba y la espalda elevada.

¿Qué se puede hacer y qué no durante el reposo?

En algunos casos, los médicos recomiendan reposo relativo, que en general permite que las mujeres se queden en un sofá, en la cama o sentadas, pero no les permite mantener relaciones sexuales, hacer ejercicio o levantar peso. A otras, tal vez se les pida que permanezcan en cama y se levanten únicamente para comer o para darse una ducha rápida. Algunas mujeres deben permanecer en cama en un hospital porque su embarazo requiere un control estricto y personal capacitado en el hospital.

Sin importar qué tipo de reposo recomiende el médico, si es de largo plazo, deberá recordar hacer ejercicio con las piernas para mantener la circulación de sangre y evitar coágulos. Como cada mujer que debe estar en reposo es diferente, asegúrese de hacerle las siguientes preguntas al médico:

  • ¿Puedo levantarme para ir al baño?
  • ¿Puedo levantarme para preparar comidas rápidas o hacer tareas livianas?
  • ¿Puedo darme un baño de inmersión o una ducha?
  • ¿En qué posición debo estar cuando hago reposo?
  • ¿Puedo ir a trabajar o trabajar desde casa?
  • ¿Puedo conducir?
  • ¿Cuánto puedo caminar?
  • ¿Cuánta actividad sexual y de qué tipo está permitida?
  • ¿Qué actividades puedo hacer para aumentar la circulación de sangre de manera segura?

Consejos para sobrevivir al reposo

Afortunadamente, puede hacer que el reposo absoluto sea llevadero sin volverse adicta a la televisión. Pruebe con estos consejos:

Sujétese a un horario. Aun cuando deba estar en cama todo el día, se sentirá mejor si se cuida. Después de despertarse, póngase ropa cómoda y planifique lo que hará ese día. Si tiene un plan, sentirá que está logrando algo y tendrá algo que esperar.

Póngase al día mientras puede. Afrontémoslo. Cuando llegue el bebé, estará demasiado ocupada para pensar en ponerse al día con la correspondencia o la lectura de la última novela de su autor favorito. Intente estos pasatiempos:

  • escoja un médico para su hijo, consiga una guardería de calidad o escriba un plan de parto (si aún no ha hecho estas cosas)
  • comience a escribir un diario sobre su embarazo y su reposo absoluto
  • comience a hacer un árbol genealógico que algún día podrá compartir con su hijo
  • escoja el nombre del bebé; use libros y sitios de Internet para obtener ideas
  • organice álbumes de fotos
  • lea lo que quiera (diarios, revistas, novelas clásicas, los últimos bestsellers, compilaciones de ficción o poesía); hasta podría volver a leer algunas de sus historias favoritas de la infancia o algún libro de la biblioteca para su pequeño
  • mire vídeos o DVD alquilados o programas de televisión grabados
  • responda las cartas o la correspondencia
  • si ya recibió regalos para el bebé, escriba tarjetas de agradecimiento; si aún no los recibió, comience a preparar sobres con las direcciones de las personas (amigos y familiares) que sabe que probablemente le harán regalos
  • cree una lista de correos electrónicos o teléfonos de las personas a las que debe llamar cuando nazca el bebé
  • comience un calendario de fechas importantes para recordar (cumpleaños, aniversarios, etc.)
  • comuníquese con su trabajo acerca de los beneficios de licencia por maternidad
  • complete los documentos del seguro de salud para su bebé
  • escoja a un tutor para su hijo y pídale a su abogado que escriba un nuevo testamento

Prepárese. Que esté en cama no significa que no pueda estar preparada. Puede preparar el ajuar del bebé y su habitación ya sea por teléfono o por Internet. Solicite todos los productos que considere necesarios para los primeros 3 meses (incluidos los pañales). Además de los centros y las tiendas para bebés, las farmacias suelen tener una amplia variedad de productos para el cuidado del bebé y los entregan a domicilio.

No tema pedirle ayuda a quienes la visitan. Seguramente, a sus amigos y familiares les encantará ayudar con las tareas de la casa, los mandados o la preparación de las comidas. Haga una lista de tareas para que, cuando alguien le ofrezca ayuda, pueda asignarle una tarea. Las visitas de familiares y amigos pueden levantarle el ánimo; simplemente asegúrese de pedirles que vengan en un horario que le resulte cómodo o conveniente.

Conviértase en una madre experta. Existen muchos libros y sitios que la ayudarán a responder a muchas de sus preguntas sobre la maternidad y la salud del niño. Si no le hace bien leer acerca de embarazos de alto riesgo, aprenda sobre amamantamiento o cómo favorecer el desarrollo de su hijo. También puede suscribirse a revistas sobre crianza de hijos, tanto nacionales como locales, y comenzar a recortar artículos y consejos útiles. Coloque los recortes en carpetas (por ejemplo, el cuidado del recién nacido, la alimentación, el llanto, el sueño, la seguridad, el desarrollo, etc.) para consultarlos en el futuro, cuando nazca el bebé. Conserve también los artículos que imprima de Internet.

Busque un sistema de apoyo. La Internet es un excelente lugar para encontrar el apoyo de otras madres que están en reposo absoluto. Compruebe los tableros de mensajes y las salas de chat sobre reposo absoluto. Allí puede compartir consejos y obtener asesoramiento.

Bríndele apoyo a quien le brinda su apoyo. Es posible que esté dependiendo mucho de su cónyuge para realizar las tareas de la casa, cuidar de los niños y hacer mandados durante su reposo. Asegúrese de tomarse el tiempo para demostrarle su aprecio; siempre puede pedir un bonito obsequio por teléfono o en línea.

Revisado por: Larissa Hirsch, MD
Fecha de revisión: octubre de 2013