SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

La revisión de su hijo cuando tenga 16 años

(Your Child's Checkup: 16 Years)

¿Qué puede esperar durante esta visita?

Lo más probable es que el pediatra y/o el personal de enfermería que atiendan a su hijo hagan lo siguiente:

1. Midan el peso y la estatura de su hijo, calculen su índice de masa corporal (IMC) y representen estas medidas en las curvas de crecimiento.

2. Tomen la tensión arterial de su hijo utilizando un equipo de evaluación estándar.

3. Le hagan preguntas, le resuelvan inquietudes y le den consejos sobre los siguientes aspectos relacionados con su hijo:

Comida. Los adolescentes deberían hacer tres comidas principales al día que incluyan proteínas magras, cereales integrales, por lo menos cinco raciones de frutas y verduras, y tres raciones de productos lácteos descremados o semidescremados. Limite los alimentos y bebidas ricos en azúcares y grasas.

Sueño. Por lo general, los adolescentes necesitan aproximadamente 9 horas de sueño nocturno cada día. Dormir de una forma inadecuada es habitual durante la adolescencia y puede tener efectos negativos sobre el rendimiento académico y deportivo. Los cambios que tienen lugar en el reloj circadiano hacen que los adolescentes se quieran quedar despiertos hasta más tarde, lo que, al combinarse con el inicio temprano de las clases, dificulta que duerman lo suficiente. Establezca una hora de irse a la cama que permita que su hijo duerma lo suficiente y anime a su hijo a seguir una rutina relajante a la hora de acostarse.

Actividad física. Los adolescentes deberían marcarse como objetivo dedicar 60 minutos a la actividad física cada día. Estimule a su hijo a limitar el tiempo que pasa delante de cualquier tipo de pantalla, descontando el tiempo invertido en hacer los deberes. Dele un buen ejemplo limitando el tiempo que pasa usted delante de cualquier tipo de pantalla y haciendo ejercicio físico cada día.

Crecimiento y desarrollo. Alrededor de los 16 años, es habitual que los adolescentes:

  • si son de género femenino, ya hayan tenido su primer periodo menstrual. Si su hija no lo ha tenido todavía, informe a su pediatra
  • si son de género masculino, presenten signos del desarrollo puberal, agrandamiento de los testículos, alargamiento del pene y crecimiento del vello púbico
  • se dejen influir por su grupo de pares
  • exploren distintas identidades, lo que les ayudará a determinar en cuál de ellas encajan mejor
  • tengan intereses y sentimientos relacionados con la sexualidad. Esto abarca el interés por salir con alguien y mantener relaciones, explorar su propia sexualidad y formularse preguntas sobre su orientación sexual.
  • empiecen a pensar de forma abstracta y a reflexionar sobre cómo tomar decisiones, aunque todavía se seguirán sintiendo dominados por sus impulsos y no pensarán en las consecuencias de sus actos

4. Hagan una exploración física a su hijo. El pediatra evaluará los signos de pubertad y tal vez explore los senos o los testículos del adolescente. Uno de los padres del niño, su tutor o un cuidador debería estar presente durante esta parte de la exploración.

5. Actualicen sus vacunas. Las vacunas protegen a los adolescentes de enfermedades importantes, de modo que es fundamental que su hijo las reciba a tiempo. Los programas de vacunación pueden variar entre distintos consultorios médicos; por lo tanto, pregunte al pediatra al respecto.

6. Soliciten pruebas. Es posible que el pediatra evalúe el riesgo de su hijo a la anemia, la hipercolesterolemia o la tuberculosis y que, en caso de ser necesario, solicite las pruebas pertinentes.

De cara al futuro

He aquí algunas de las cosas que deberá tener en cuenta hasta la próxima revisión, que tendrá lugar cuando su hijo tenga 17 años:

Los estudios

  1. Estimule a su hijo a participar en una variedad de actividades, como la música, el arte, el ejercicio físico, clubs de actividades extraescolares y otras actividades que sean de su interés.
  2. Favorezca que su hijo desarrolle la responsabilidad personal por los estudios. Elogie los logros de su hijo y ofrézcale su apoyo en aquellas áreas que más le cuesten.
  3. Hable con su hijo sobre sus planes de futuro, sean de tipo universitario o de tipo laboral. Si su hijo tiene problemas académicos, investigue para averiguar si obedecen a que es objeto de acoso escolar, padece depresión, tiene un trastorno del aprendizaje o abusa de alguna sustancia.

El yo

  1. Hable abiertamente con su hijo sobre el sexo y estimúlelo a esperar a ser mayor para mantener relaciones sexuales con otras personas. Explíquele el riesgo de las enfermedades de trasmisión sexual (ETS) y de los embarazos no deseados. En el caso de que su hijo mantenga relaciones sexuales, enfatice la importancia de los anticonceptivos y del uso de preservativos.
  2. Los adolescentes cada vez dan más importancia a su imagen corporal. Esté pendiente de lo signos propios de los trastornos de la conducta alimentaria: hacer ejercicio de forma compulsiva, negarse a comer, rápidas pérdidas de peso y darse atracones. Para favorecer que su hijo tenga un peso saludable, permita que colabore con usted en la planificación de las comidas y en la compra de los alimentos.
  3. Su hijo debería cepillarse los dientes dos veces al día, utilizar el hilo dental una vez al día e ir al dentista una vez cada 6 meses.
  4. Hable a su hijo sobre los peligros asociados a fumar, beber alcohol, consumir drogas e inhalar sustancias y a otras formas de "colocarse". Elógielo si se abstiene de practicar este tipo de actividades.
  5. Esté pendiente de los signos de depresión, que abarcan los siguientes: irritabilidad, tristeza, pérdida de interés por las actividades, bajo rendimiento académico y hablar sobre el suicido.
  6. Si su hija no se ha visitado todavía con un ginecólogo, programe su primera visita. Por lo general, la primera visita no suele incluir el tacto vaginal, a menos que la paciente tenga problemas.
  7. El momento más adecuado para cambiar del pediatra a un médico de adultos dependerá tanto de las preferencias de su hijo como de la política de su pediatra. Hable con este último sobre cuál sería el momento más indicado. Los adolescentes suelen empezar a atenderse con médicos de adultos alrededor de los 18 años, pero algunos esperan hasta los 21. Mientras tanto, estimule a su hijo a responsabilizarse de sus propios cuidados médicos, aprendiendo a hacer cosas como pedir hora de visita, solicitar recetas y asumir de cuidado de posibles afecciones crónicas.

Seguridad

  1. Los adolescentes siempre deben llevar abrochado el cinturón de seguridad cuando viajan en un vehículo.
  2. Cuando su hijo empiece a conducir, fíjele límites sobre la cantidad de pasajeros que puede trasportar y sobre a qué horas puede conducir. Explíquele los peligros de enviar mensajes de texto y de utilizar el móvil de otras formas mientras conduce.
  3. Hable con su hijo sobre los peligros de beber alcohol y conducir y dígale que no se suba nunca a un coche cuyo conductor haya estado bebiendo alcohol. Dígale que siempre lo puede llamar si necesita ayuda.
  4. Impida que se produzcan heridas por arma de fuego evitando guardar este tipo de armas en su casa. Si tiene un arma de fuego, guárdela descargada y bajo llave. Las municiones deberían guardarse en un lugar distinto.

Estas listas de recomendaciones son congruentes con las guías de la Academia Americana de Pediatría (AAP) (Directrices Futuros Brillantes o "Bright Futures Guidelines" en inglés).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: julio de 2013