SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

La revisión de su hijo cuando tenga 6 meses

(Your Child's Checkup: 6 Months)

¿Qué puede esperar durante esta visita?

Lo más probable es que el pediatra y/o el personal de enfermería que atienden a su hijo hagan lo siguiente:

1. Midan el peso, la longitud (o estatura) y el perímetro cefálico del bebé y representen estas medidas en las curvas de crecimiento.

2. Le hagan preguntas, le resuelvan inquietudes y le den consejos sobre los siguientes aspectos relacionados con su bebé:

Alimentación. Si todavía no ha introducido los sólidos en la dieta de su bebé, este es el momento en que lo ha de hacer. Empiece con una papilla que solo contenga un tipo de cereal y que esté enriquecida con hierro. Informe al pediatra si su bebé presenta cualquier reacción a un nuevo alimento (abdomen muy hinchado, vómitos, diarrea, inquietud, erupciones). La leche materna o la artificial siguen siendo la principal fuente alimenticia de su hijo.

Orina y deposiciones. Es posible que perciba algún cambio en las deposiciones de su hijo tras la introducción de los sólidos en su dieta. El color y la consistencia de las heces pueden variar dependiendo de lo que haya ingerido. Informe al pediatra si las heces de su hijo se volvieran duras, secas o difíciles de expulsar o si tuviera diarrea.

Sueño. A los 6 meses, los bebés duermen un promedio de 12,5 horas cada día, incluyendo dos periodos de sueño durante las horas de luz. La mayoría los bebés de esta edad "duermen toda la noche de un tirón", alargando el sueño nocturno a por lo menos 6 horas seguidas.

Desarrollo. Alrededor de los 6 meses, es habitual que muchos bebés:

  • hagan burbujas con la boca (saliva)
  • empiecen a decir "ba", "da" y "ga" y a balbucear sonidos encadenados ("bababababa")
  • extienden el brazo para alcanzar objetos y los agarren
  • dominen la prensión global o imprecisa, utilizando todos los dedos a la vez para arrastrar y agarrar objetos
  • se pasen un objeto de una a otra mano
  • se den la vuelta en ambos sentidos cuando estén estirados (de la postura de estar sobre la panza a la de estar sobre la espalda y viceversa)
  • se sienten apoyando la espalda

Existe una gran variabilidad dentro de lo que se considera normal y, además, los niños se desarrollan a ritmos diferentes. Hable con el pediatra de su hijo si le preocupa algún aspecto de su desarrollo.

3. Hagan una exploración física al bebé desvestido mientras usted está presente. Esta incluirá explorar los ojos del bebé, auscultarle el corazón, tomarle el pulso, comprobar el estado de sus caderas y prestar atención a sus movimientos.

4. Actualicen sus vacunas. Las vacunas protegen a los bebés de importantes enfermedades propias de la infancia, de modo que es fundamental que su hijo las reciba a tiempo. Los programas de vacunación pueden variar entre distintos consultorios médicos; por lo tanto, pregunte al pediatra al respecto.

De cara al futuro

He aquí algunas de las cosas que deberá tener en cuenta hasta la próxima revisión, que tendrá lugar cuando su hijo tenga 9 meses:

Alimentación

  1. Si amamanta a su bebé, siga haciéndolo hasta que su hijo cumpla 12 meses, siempre y cuando la lactancia siga siendo agradable para las dos partes implicadas. Los bebés amamantados que se destetan antes de los 12 meses deben recibir leche artificial enriquecida con hierro. Espere a que su hijo tenga 1 año para pasar de la leche artificial a la leche de vaca.
  2. Empiece a dar a su bebé alimentos sólidos:
    • Si cuenta con antecedentes familiares de alergias alimentarias, hable con el pediatra de su hijo antes de introducir los sólidos en la dieta del bebé.
    • Empiece con cantidades reducidas de cereales enriquecidos con hierro preparados con leche materna o artificial.
    • Utilice una cucharita para bebés, no introduzca los cereales de la papilla dentro del biberón.
    • Espere a que su bebé ingiera eficazmente la papilla de cereales con cucharita antes de intentar introducir nuevos alimentos que contengan un solo tipo de ingrediente (como el puré de frutas, el de verduras y el de carne).
    • Introduzca solo un alimento cada vez y espere de varios días a una semana entera para observar posibles reacciones alérgicas antes de introducir un nuevo alimento.
  3. Cuando introduzca alimentos para picar que se pueden comer con las manos en la dieta de su hijo, lo que se suele hacer cuando el bebé tiene unos 9 meses, elija trozos de tamaño reducido de alimentos blandos y evite aquellos alimentos que pueden provocar atragantamientos (como las uvas enteras, las verduras u hortalizas crudas, las pasas, las palomitas de maíz, las salchichas, el queso duro y los trozos de carne).
  4. Preste atención a los signos de que su bebé tiene hambre o está lleno.
  5. Si da jugo a su bebé, limítelo a una cantidad de 60 a 120 ml (de 2 a 4 onzas) al día. Adminístreselo siempre en taza, utensilio que se puede introducir de forma segura a partir de los 6 meses.
  6. Hable con el pediatra sobre la posibilidad de dar a su bebé suplementos de flúor.
  7. No acueste al bebé tomando el biberón.

Cuidados cotidianos

  1. A muchos bebés les empiezan a salir los dientes de leche alrededor de los 6 meses. Para aliviar el dolor y las molestias de la dentición, frote las encías de su bebé con un dedo limpio. U ofrézcale un juguete mordedor o una toallita húmeda, que puede congelar durante 30 minutos antes de dárselos.
  2. Limpie las encías y los dientes del bebé con una toallita húmeda o bien utilice un cepillo de dientes especial para bebés que sea suave y que esté mojado, pero no utilice pasta de dientes.
  3. Entre los 6 y los 9 meses, es posible que bebés que antes dormían toda la noche de un tirón se empiecen a despertar por las noches. Si este es su caso, dele tiempo a su hijo para que se calme. Si sigue estando inquieto e irritable, intente consolarlo trasmitiéndole el mensaje de que usted está a su lado, pero intente no levantarlo en brazos, jugar con él ni alimentarlo.
  4. Léale a su hijo cada día.
  5. Cree un espacio seguro y a prueba de niños donde su hijo se pueda mover, jugar y explorar.
  6. Ver la televisión (o pasar tiempo delante de cualquier tipo de pantalla, incluyendo las computadoras) puede interferir en el desarrollo cerebral de los niños pequeños. Por lo tanto, la televisión no es recomendable para niños menores de 2 años.

Seguridad

  1. Siga acostando al bebé boca arriba, aunque no pasa nada si él se da vuelta mientras duerme.
  2. No utilice un andador. Los andadores son peligrosos y pueden causar lesiones graves. Además, los andadores no solo no favorecen el aprendizaje de la conducta de andar sino que, de hecho, lo pueden dificultar.
  3. Cuando su hijo esté despierto, no lo deje desatendido, sobre todo cuando se encuentre sobre superficies elevadas o dentro de la bañera.
  4. Cepíllele los dientes al bebé sin pasta de dientes dos veces al día. Programe su primera visita al dentista para poco después de que le salga el primer diente de leche o para cuando cumpla un año.
  5. Mantenga cualquier objeto de tamaño pequeño y cualquier sustancia nociva fuera del alcance del bebé.
  6. Cuando viajen en coche, siente siempre al bebé en una silla de seguridad orientada en el sentido apuesto al de la marcha y colocada en los asientos traseros.
  7. Evite exponerlo al sol, cubriendo su piel y colocándolo en la sombra siempre que sea posible. Puede utilizar crema de protección solar (con un FPS -factor de protección solar- de 30) si ni la sombra ni las ropas que lleva le ofrecen una protección suficiente.
  8. Ponga su casa a prueba de niños. Póngase en cuatro patas y observe su casa en busca de posibles riesgos. Mantenga las puertas cerradas y coloque vallas de seguridad, sobre todo para acceder a las escaleras.
  9. Limite el tiempo durante el cual su hijo sea fumador pasivo, ya que este tiempo incrementa el riesgo de padecer enfermedades cardiacas y pulmonares.

Estas listas de recomendaciones son congruentes con las guías de la Academia Americana de Pediatría (AAP) (Directrices Futuros Brillantes o "Bright Futures Guidelines" en inglés).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: julio de 2013