SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

La revisión de su hijo cuando tenga 2 meses

(Your Child's Checkup: 2 Months)

¿Qué puede esperar durante esta visita?

Lo más probable es que el pediatra y/o el personal de enfermería que atienden a su hijo hagan lo siguiente:

1. Midan el peso, la longitud (o estatura) y el perímetro cefálico del bebé y representen estas medidas en las curvas de crecimiento.

2. Le hagan preguntas, le resuelvan inquietudes y le den consejos sobre los siguientes aspectos relacionados con su bebé:

Alimentación. Es posible que ahora su hijo espacie más las tomas que prediamente. La alimentación todavía debería de ser a demanda (cuando el bebé tenga hambre), aunque es posible que usted perciba que su hijo empieza a desarrollar un horario más predecible. Tenga en cuenta que su bebé podrá tener periodos en que tenga más hambre que otros. La mayoría de bebés de esta edad que son amamantados hacen unas 8 tomas en cada período de 24 horas y los bebés alimentados con leche artificial beben entre 780 y 840 ml (de 26 a 28 onzas) de leche al día.

Orina y deposiciones. Los bebes deberían mojar varios pañales al día y tienden a manchar de heces menos pañales al día que durante su primer mes de vida. Las deposiciones de los bebés amamantados deberían ser blandas y tal vez algo sueltas o acuosas, y las de los bebés alimentados con leche artificial tienden a ser un poco más compactas, pero no deberían ser duras.

Sueño. Lo más probable es que su bebé empiece a estar despierto durante períodos de tiempo más largos durante el día, durmiendo más por la noche. De todos modos, es normal que se despierte por la noche para alimentarse.

Desarrollo. Alrededor de los 2 meses, es habitual que muchos bebés:

  • enfoquen y sigan con la vista caras y objetos de un lado a otro.
  • estén pendientes de los sonidos
  • reconozcan los rostros y las voces de sus padres
  • gorjeen y empiecen a balbucear (digan "ooh" y "ah")
  • sonrían y respondan cuando les hablen, jueguen con ellos o les sonrían.
  • levanten la cabeza y la mantengan levantada durante cierto tiempo mientras están boca abajo (apoyados sobre la panza)
  • agarren un sonajero cuando se lo pongan dentro de la mano

Existe una gran variabilidad dentro de lo que se considera normal y, además, los niños se desarrollan a ritmos diferentes. Hable con el pediatra de su hijo si le preocupa algún aspecto de su desarrollo.

3. Hagan una exploración física al bebé desvestido mientras usted está presente. Esta incluirá explorar los ojos del bebé, auscultarle el corazón, tomarle el pulso, comprobar el estado de sus caderas y prestar atención a sus movimientos.

4. Actualicen sus vacunas. Las vacunas protegen a los bebés de importantes enfermedades propias de la infancia, de modo que es fundamental que su hijo las reciba a tiempo. Los programas de vacunación pueden variar entre distintos consultorios médicos; por lo tanto, pregunte al pediatra al respecto.

De cara al futuro

He aquí algunas de las cosas que deberá tener en cuenta hasta la próxima revisión, que se llevará a cabo cuando su hijo tenga 4 meses:

Alimentación

  1. No introduzca todavía los sólidos, las papilas de cereales ni los jugos en la dieta del bebé. La leche materna o la artificial sigue siendo todo lo que necesita su bebé.
  2. Preste atención a los signos de que su bebé tiene hambre o está lleno.
  3. Si amamanta al bebé:
    • De ser posible, alimente a su bebé exclusivamente con leche materna (sin añadir leche artificial, otros líquidos ni sólidos) durante los 4 a 6 primeros meses de vida. Si lo desea, se puede extraer leche utilizando una bomba de extracción y dársela posteriormente al bebé utilizando un biberón.
    • Si piensa volver a trabajar en breve, introduzca ahora el biberón para que su bebé se vaya acostumbrando a este nuevo tipo de alimentación.
    • Pida información al pediatra sobre gotas de vitamina D para su bebé.
  4. Si alimenta al bebé con leche artificial, adminístrele leche para bebés enriquecida con hierro.
  5. Si su bebé toma leche materna o artificial en biberón:
    • No lo alimente dejando el biberón apoyado en algún sitio
    • No acueste al bebé tomando el biberón.

Cuidados cotidianos y seguridad

  1. Para prevenir el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) coloque al bebé siempre boca arriba (apoyado en la espalda) para dormir, sobre un colchón firme dentro de una cuna o moisés que carezca de protectores, mantas, colchas, almohadas y peluches.
  2. Limite la cantidad de tiempo que pasa el bebé en sillitas, hamaquitas, sillitas-balancín, saltadores y/o columpios para bebés.
  3. Permita que el bebé pase abundante tiempo boca abajo, apoyándose sobre la panza, mientras está despierto. Supervíselo constantemente y ayúdelo si se cansara o frustrara en esta posición.
  4. No utilice un andador. Los andadores son peligrosos y pueden causar lesiones graves. Además, los andadores no solo no favorecen el aprendizaje de la conducta de andar sino que, de hecho, la pueden dificultar.
  5. Dentro de muy poco tiempo, su bebé podrá alcanzar, manipular y llevarse cosas a la boca; por lo tanto, mantenga los objetos de tamaño reducido y las sustancias nocivas fuera de su alcance. Mantenga al bebé alejado de cualquier cordón, tira, cable o juguete provisto de cordones o tiras.
  6. Cuando su hijo esté despierto, no lo deje desatendido, sobre todo cuando se encuentre sobre superficies elevadas o dentro de la bañera.
  7. Es normal que los bebés tengan periodos de inquietud, pero algunos de ellos lloran de forma excesiva, alargándose sus llantos a varias horas al día. Los "cólicos del lactante" suelen alcanzan su máxima expresión en torno a las 6 semanas de vida y mejoran sobre los 3 meses de edad.
  8. No sacuda ni zarandee nunca a su bebé; podría provocarle un hemorragia cerebral e incluso la muerte.
  9. Cuando viajen en coche, siente siempre al bebé en una silla de seguridad orientada en el sentido apuesto al de la marcha y colocada en los asientos traseros.
  10. No fume ni permita que fumen los demás cerca del bebé.
  11. Evite exponerlo al sol, cubriendo su piel y colocándolo en la sombra siempre que sea posible. Las cremas de protección solar no son recomendables para lactantes de menos de 6 meses. De todos modos, puede utilizar una cantidad reducida de protector solar con un bebé de menos edad si ni la sombra ni las ropas que lleva le ofrecen una protección suficiente.
  12. Ver la televisión (o pasar tiempo delante de cualquier tipo de pantalla, incluyendo las computadoras) puede interferir en el desarrollo cerebral de los niños pequeños. Por lo tanto, la televisión no es recomendable para niños menores de 2 años.

Estas listas de recomendaciones son congruentes con las guías de la Academia Americana de Pediatría (AAP) (Directrices Futuros Brillantes o "Bright Futures Guidelines" en inglés).

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: julio de 2013