SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Caspa (dermatitis seborreica)

(Dandruff (Seborrheic Dermatitis))

Si ha tenido caspa alguna vez, con sus características escamas blancas, probablemente sabrá que puede avergonzar un poco a quienes la padecen. Esto es especialmente cierto en niños y adolecentes, sobre todo en aquellos que ya están algo acomplejados por su aspecto físico.

Afortunadamente, la caspa es inofensiva y casi siempre se puede controlar, a menudo con sencillos remedios de venta sin receta médica.

Sobre la caspa

La caspa es otra forma de denominar la dermatitis seborreica, o seborrea, y específicamente la seborrea que afecta al cuero cabelludo. Se trata de una afección muy frecuente, tanto en niños como en adultos, independientemente de su raza o edad.

La caspa cursa con la aparición de escamas de piel blanca o amarillenta sobre el cuero cabelludo y otras partes del cuerpo de piel grasa. Las zonas del cuerpo donde puede aparecer seborrea son las cejas, las pestañas, las orejas, el pliegue de la nariz, la parte posterior del cuello, las axilas, la ingle y el ombligo.

En algunos casos la caspa se asocia a enrojecimiento de las partes afectadas, aparición de costras y picazón, que a veces puede ser muy intensa. En casos excepcionales, la caspa puede conllevar la caída del pelo si no se trata. No obstante, todos los pelos que se hayan perdido a consecuencia de la caspa crecerán con normalidad en cuanto se trate la afección.

La caspa no es contagiosa ni un indicador de falta de higiene y a menudo se puede controlar con el uso diario de un champú suave. En los casos más graves, el médico puede recomendar un champú o crema especial de uso médico.

Causas

Se desconoce cuál es la causa exacta de la seborrea, aunque algunos investigadores consideran que puede estar ocasionada por una producción excesiva de la grasa propia de la piel (o sebo) por parte de las glándulas sebáceas y los folículos pilosos. Hay un tipo de levadura u hongo, denominado malassezia, que puede crecer en el sebo junto con las bacterias, lo que puede ser otro factor que contribuye al desarrollo de la seborrea.

Las escamas asociadas a la caspa a veces pueden estar provocadas por afecciones distintas de la seborrea, como las siguientes:

  • piel seca, como la provocada por el frío y el aire seco hibernal
  • otras afecciones cutáneas, como el eccema, el acné o la soriasis, que pueden cursar con la acumulación de células cutáneas muertas sobre el cuero cabelludo
  • lavarse el pelo con champú con demasiada frecuencia o por el contrario muy poco
  • utilizar productos para el cabello o tinte que dejan residuos secos o escamosos o presentar una reacción negativa a este tipo de productos

La caspa suele darse por familias y el riesgo de padecerla se ve incrementado por ciertos factores biológicos, como el género masculino, presentar sobrepeso, tener la piel grasa o padecer una afección neurológica denominada enfermedad de Parkinson o una infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) que ataca al sistema inmunitario del cuerpo.

Síntomas

A menudo, el primer síntoma que nota una persona que tiene caspa son las pequeñas escamas de piel muerta que le aparecen sobre el pelo o los hombros. Es posible que también presente descamaciones y comezón en el cuero cabelludo.

Otros signos de la seborrea son los siguientes:

  • piel seca y escamosa que empeora con el frío
  • piel seca en la cara, frente, orejas o cejas
  • piel escamosa en el pecho u otras partes del cuerpo que presentan pelo
  • áreas de piel grasas o aceitosas en el cuero cabelludo u otras partes del cuerpo
  • leve enrojecimiento de la zona afectada
  • pérdida temporal de pelo

Cuándo llamar al pediatra

La mayoría de los casos de caspa no requieren ir al pediatra y se pueden tratar con champús especiales de venta sin receta médica.

Pero si la caspa de su hijo no mejora tras utilizar champú anti-caspa durante unas pocas semanas o si su piel se enrojece o se hincha, debería contactar con su pediatra. Si la seborrea de su hijo empeora, se extiende a otras partes del cuerpo o le provoca pérdida del pelo, también debería llevarlo al pediatra.

Tratamiento

Muchos de los casos de caspa leve se pueden tratar con champú suave de uso diario. Este tratamiento reduce la cantidad de grasa presente en la piel e impide que se acumulen células de piel muerta.

Los casos de caspa moderada se suelen poder tratar con champús anti-caspa de venta sin receta médica. Existen muchos tipos distintos de champú anti-caspa y no todos funcionan para todas las personas, de modo que es posible que necesite experimentar hasta encontrar el que le vaya mejor a su hijo.

Entre los distintos tipos de champú anti-caspa, se incluyen los siguientes:

  • Champús de sulfuro de selenio. Este tipo de champús contribuye a reducir el ritmo al que mueren las células cutáneas y combate los hongos que pueden estar provocando la seborrea.
  • Champús a base de alquitrán. Fabricados con alquitrán de hulla, estos champús también reducen el ritmo al que mueren y se desprenden las células cutáneas.
  • Champús de piritionato de zinc. Atacan a los hongos del cuero cabelludo que provocan la seborrea.
  • Champús de ácido salicílico. Eliminan la piel escamosa del cuero cabelludo pero pueden dejarla seca, lo que puede provocar mayor descamación.
  • Champús de ketoconazol. Estos champús, también disponibles a dosis más elevadas con receta médica, se han elaborado para reducir los hongos que se hospedan en el cuero cabelludo.

Al principio, un niño con caspa puede necesitar utilizar uno de esto champús diariamente a fin de controlar la caspa. Después del período inicial, el uso del champú se puede reducir a una o dos veces por semana. Indíquele a su hijo que se masajee el cuero cabelludo con champú y que lo deje reposar durante un mínimo de cinco minutos antes de enjuagarse. Después de enjuagarse el champú anti-caspa, el niño puede pasar a utilizar su champú y/o crema suavizante ordinarios en el caso de que deseé seguir oliendo como siempre.

Si la caspa de su hijo no responde a los champús anti-caspa de venta sin receta médica o si su seborrea afecta a otras áreas aparte del cuero cabelludo, hable con su pediatra. Es posible que necesite comprarle un champú más potente, de venta con receta médica, una loción antifúngica (contra los hongos) o una crema que contenga esteroides.

Concluido el tratamiento, es posible que algunas personas noten de que las áreas de piel que presentaban seborrea están más claras que el resto de la piel. Se trata de una reacción más frecuente en las personas de piel más oscura. Esta diferencia de color se resolverá con el paso del tiempo y el color de la piel acabará recuperando su tonalidad normal.

La caspa es una afección crónica, lo que significa que no se puede curar, pero que casi siempre se puede mantener bajo control. Una vez controlada, suele ser imposible de detectar y pasará de ser un problema que su hijo tenía en la cabeza a algo que apenas le pasa por la mente.

Revisado por: Jeremy Michel, MD
Fecha de revisión: agosto de 2011