SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

¿Demasiado tarde para vacunarse contra la gripe?

(Too Late for a Flu Shot?)

Aunque la temporada de la gripe dura de octubre a mayo y la mayoría de los casos se producen entre finales de diciembre y principios de marzo, la vacuna antigripal suele aplicarse entre septiembre y mediados de noviembre. Recibir la vacuna antigripal antes de que la temporada de la gripe esté en pleno apogeo permite al cuerpo desarrollar la inmunidad, o la protección, contra el virus.

Aunque lo ideal es vacunarse pronto, la vacuna contra la gripe también puede ayudar si se aplica más tarde. Incluso aunque se administre en enero, aún quedarán dos o tres meses de la temporada de la gripe, de modo que seguirá siendo una buena idea protegerse.

¿Quién debería recibir la vacuna antigripal?

Las autoridades sanitarias federales recomiendan actualmente administrar la vacuna antigripal a todas las personas a partir de los 6 meses de edad (en lugar de solo a determinados grupos, como se recomendaba antes). Sigue siendo especialmente importante vacunar a determinados grupos de personas. Estos grupos, que deberían recibir un trato prioritario en momentos de escasez de vacunas, son los siguientes:

  • personas de alto riesgo de desarrollar complicaciones graves a consecuencia de la gripe
  • personas que conviven o que cuidan de personas pertenecientes a grupos de alto riesgo

Los grupos de alto riego incluyen los siguientes:

  • todos los niños, desde los 6 meses hasta los 4 años
  • cualquier persona a partir de los 50 años
  • cualquier persona que tenga el sistema inmunitario debilitado
  • las mujeres que estarán embarazadas durante la temporada de la gripe
  • todas las personas que trabajen o convivan con niños menores de 5 años o adultos de 50 años en adelante
  • residentes a largo plazo en centros asistenciales, como las residencias de ancianos
  • cualquier niño o adulto que padezca una condición médica crónica, como el asma
  • personal asistencial que tenga contacto directo con los pacientes
  • familiares que conviven o cuidadores contratados que atienden a cualquiera que pertenezca a un grupo de alto riesgo

Idealmente, los niños y los adultos deberían vacunarse en octubre, para que estén bien protegidos antes de que la temporada de gripe alcance su máximo apogeo. Los niños menores de 9 años que se vacunan por primera vez deben recibir dos dosis separadas por un intervalo de un mes. Puede requerirse de una a dos semanas para que la vacuna antigripal empiece a ser eficaz, de modo que es mejor que usted se vacune lo antes posible si su médico lo considera necesario.

¿Quién no debería recibir la vacuna antigripal?

Entre las personas que no deberían vacunarse contra la gripe se encuentran las siguientes:

  • bebés menores de 6 meses
  • cualquier persona que sea muy alérgica al huevo y/o a sus derivados. Las personas que padecen alergias leves al huevo pueden ponerse la vacuna, siempre que se la administren en el consultorio médico donde se puedan monitorear los efectos secundarios de la vacuna durante 30 minutos posteriores a su administración.
  • toda persona que haya tenido alguna vez una fuerte reacción a la vacuna antigripal
  • toda persona que padezca el síndrome de Guillain Barré, una enfermedad muy poco frecuente que afecta a los sistemas inmunitario y nervioso
  • cualquiera que tenga fiebre

Actualmente, también existe una vacuna no inyectable que se administra en forma de aerosol nasal. No obstante, como este tipo de vacuna contiene virus de la gripe vivos pero debilitados, no es adecuada para personas con un sistema inmunitario debilitado o que padecen ciertos problemas de salud. La vacuna en forma de aerosol nasal solo es recomendable para personas sanas y mujeres no embarazadas de entre 2 y 49 años. Consulte al pediatra de su hijo para saber si puede (o debería) recibir este tipo de vacuna.

¿Tiene efectos secundarios?

La mayoría de las personas no experimentan efectos secundarios como consecuencia de la vacuna antigripal. Algunas notan escozor o inflamación en el lugar del pinchazo o efectos secundarios de carácter leve, como dolor de cabeza o febrícula.

Algunas personas que reciben la vacuna en forma de aerosol nasal también pueden desarrollar síntomas gripales de carácter leve, tales como moqueo nasal, dolor de cabeza, vómitos, molestias musculares y fiebre.

¿Dónde puede vacunarse mi familia?

Es posible recibir la vacuna antigripal en:

  • muchos centros sanitarios, como las consultorios médicos y las clínicas u hospitales públicos, privados y universitarios
  • algunas farmacias
  • algunos supermercados
  • algunos programas públicos para grupos de riesgo

Si dispone de seguro médico, asegúrese de hablar con su médico de cabecera antes de vacunar a sus hijos fuera de su consultorio, ya que muchos seguros médicos solo pagan las vacunas que se administran a través de su sistema.

En EE. UU., la vacuna antigripal está cubierta por Medicare (un programa estatal de asistencia sanitaria a personas mayores de 65 años) para los jubilados y generalmente las compañías médicas la cubren en las personas que pertenecen a otros grupos de alto riesgo. En caso contrario, la vacuna antigripal pude costar de 10 a 50 dólares. Si usted opta por la vacuna antigripal en forma de aerosol nasal, averigüe si la cubre su seguro médico.

Revisado por: Elana Pearl Ben Joseph, MD
Fechas de revisión: noviembre de 2011