SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Circuncisión

(Circumcision)

Si está esperando un bebé varón o acaba de traer a un nuevo pequeño al mundo, usted tiene una decisión importante que tomar antes de llevar a su hijo a casa y es si debe circuncidarlo.

Para algunas familias, la decisión es fácil porque está basada en creencias culturales o religiosas. Pero, para otras, la opción correcta no es tan clara. Antes de tomar una decisión respecto de la circuncisión, es importante que hable con el médico y tenga en cuenta algunas cuestiones.

Acerca de la circuncisión

Los niños nacen con un capuchón de piel, llamado prepucio, que cubre la cabeza (también llamada glande) del pene. En la circuncisión, el prepucio se extirpa quirúrgicamente, dejando expuesta la punta del pene.

ilustracion

Aproximadamente entre el 55 % y el 65 % de los recién nacidos son circuncidados en Estados Unidos cada año, aunque este porcentaje varía según la región (los estados occidentales tienen los índices más bajos, y la región norte central ostenta los más altos). El procedimiento se practica más ampliamente en Estados Unidos, Canadá y Medio Oriente que en Asia, América del Sur, América Central y la mayor parte de Europa, donde es poco frecuente.

Los padres que optan por la circuncisión suelen hacerlo sobre la base de creencias religiosas, inquietudes en cuanto a la higiene o motivos culturales o sociales, como el deseo de que sus hijos se vean como otros hombres de la familia.

Generalmente, la circuncisión de rutina se realiza durante los primeros 10 días (a menudo dentro de las primeras 48 horas) de vida, ya sea en el hospital o, en el caso de algunas circuncisiones por rituales religiosos, en el hogar.

Si decide que a su hijo lo circunciden en el hospital, el pediatra, el médico de cabecera o el obstetra llevarán a cabo el procedimiento antes de que lleve al niño a casa. Para prepararlo, el médico debe informarle sobre el procedimiento que utilizará y acerca de los posibles riesgos. La circuncisión después del período neonatal puede ser un procedimiento más complicado y, generalmente, requiere anestesia general.

En algunos casos, los médicos pueden optar por retrasar el procedimiento o descartarlo por completo. No se puede circuncidar a los bebés prematuros o a aquellos con problemas médicos especiales hasta tanto estén listos para dejar el hospital. Y, a menudo, no es posible circuncidar a los bebés que nacen con anomalías físicas del pene que se deben corregir quirúrgicamente, porque, en última instancia, el prepucio puede utilizarse como parte de una cirugía reconstructiva.

Ventajas y desventajas

Una de las ventajas es que los lactantes circuncidados tienen menos probabilidades de desarrollar infecciones urinarias, especialmente en el primer año de vida. Las infecciones urinarias son unas 10 veces más frecuentes en los varones no circuncidados que en los lactantes que sí lo están. Sin embargo, incluso con este aumento del riesgo de infección urinaria, solo el 1 % o menos de los varones no circuncidados se verán afectados.

Los hombres circuncidados, además, pueden tener un riesgo más bajo de desarrollar cáncer de pene, aunque la enfermedad es poco común tanto en los que fueron sometidos al procedimiento como en aquellos que no. Algunos estudios indican que el procedimiento puede ofrecer una línea de defensa adicional contra las enfermedades de transmisión sexual (ETS), como el VIH, en los hombres heterosexuales. En el caso específico del VIH, las conclusiones provienen de estudios realizados en poblaciones de hombres africanos, y algunos expertos consideran que estos datos tal vez no sean tan relevantes para los hombres de otras regiones del mundo, como Estados Unidos.

Los problemas penianos, como la irritación, la inflamación y la infección, son más frecuentes en los hombres no circuncidados. Es más fácil mantener limpio un pene circuncidado, aunque los varones sin circuncidar pueden aprender a higienizarse debajo del prepucio una vez que este puede retraerse (habitualmente, des poco tiempo antes de los 5 años).

Algunas personas afirman que la circuncisión reduce o incrementa la sensibilidad de la punta del pene, lo que disminuye o aumenta el placer sexual en una etapa posterior de la vida. Sin embargo, ninguna de estas conclusiones subjetivas son concluyentes.

Si bien la circuncisión parece tener algunos beneficios médicos, también conlleva riesgos posibles, como cualquier procedimiento quirúrgico. Estos riesgos son pequeños, pero debe estar al tanto de las ventajas y los problemas posibles antes de tomar una decisión. Las complicaciones de la circuncisión neonatal son poco frecuentes y ocurren entre el 0.2 % y el 3 % de los casos. Entre estas, las más frecuentes son sangrado leve e infección local, ambas fácilmente tratables por el médico.

Uno de los aspectos más difíciles de la decisión de realizar una circuncisión es aceptar que el procedimiento puede ser doloroso. En el pasado, no era frecuente administrar analgésicos. Sin embargo, la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics, AAP) recomienda su administración, y los estudios demuestran que la anestesia es beneficiosa para los lactantes que son circuncidados, por eso la mayoría de los médicos la usan en la actualidad. Sin embargo, puesto que se trata de un procedimiento estándar de atención bastante nuevo, es importante que le consulte al médico con antelación qué analgésico recibirá su hijo, si es que se le administrará alguno.

Se utilizan dos tipos principales de anestésicos locales para hacer que la intervención sea menos dolorosa para un bebé:

  1. una crema de aplicación tópica (una crema que se coloca en el pene) que surte su efecto completo después de por lo menos 20 a 40 minutos
  2. un anestésico inyectable que surte efecto en menos tiempo y cuyo efecto puede prolongarse por un período de tiempo un poco más prolongado

Además de la anestesia, un chupete mojado en agua azucarada puede ayudar a reducir el estrés y el malestar del bebé.

Cómo cuidar un pene circuncidado

Después de la circuncisión, es importante mantener el área lo más limpia posible. Limpie suavemente con agua tibia: no use toallitas de bebé. Los médicos pueden recomendarle que aplique una pequeña cantidad de vaselina en el pene del bebé o en la parte delantera del pañal durante 3 a 5 días para aliviar cualquier posible malestar causado por la fricción contra este.

Si su hijo tiene un vendaje en la incisión, tal vez debe cambiárselo cada vez que le cambie el pañal durante uno o dos días después del procedimiento (aplique vaselina en el vendaje para evitar que se pegue a la piel del pequeño).

Normalmente, la cicatrización del pene toma entre 7 y 10 días. Al principio, puede parecer que la punta está apenas hinchada y enrojecida, y tal vez note una pequeña cantidad de sangre en el pañal. Además, puede ver una secreción amarillenta o una costra después de un par días. Aunque esto es normal, hay otros problemas que no lo son.

Llame de inmediato al médico si observa algunas de estas cosas:

  • sangrado persistente o sangre en el pañal (de un tamaño mayor que una moneda de 25 centavos)
  • aumento del enrojecimiento
  • fiebre
  • otros signos de infección, como aumento de la hinchazón o la secreción, o la presencia de ampollas de pus
  • falta de micción normal en el término de 12 horas después de la circuncisión

Sin embargo, con una intervención rápida, casi todos los problemas que guardan relación con la circuncisión se tratan fácilmente.

Cómo cuidar un pene no circuncidado

Al igual que un pene circuncidado, uno que no lo está debe mantenerse limpio. Además, no se necesitan hisopos, astringentes, jabones ni productos especiales para baño: solo agua tibia cada vez que baña al bebé será suficiente.

Al principio, no debe tirar el prepucio hacia atrás para limpiarlo por debajo. Con el tiempo, el prepucio se retraerá solo, de modo que será fácil descubrir el glande si se lo jala hacia el abdomen. En cada niño, esto ocurre en un momento diferente, pero la mayoría de los pequeños puede retraerse el prepucio a los 5 años.

A medida que su hijo crece, enséñele a higienizarse debajo del prepucio llevándolo suavemente hacia atrás hasta descubrir el glande, enjuagando el glande y el interior del prepucio con agua tibia, y luego jalando nuevamente el prepucio hacia adelante para cubrir la cabeza el pene.

La decisión de realizar una circuncisión

Después de revisar muchos estudios sobre la circuncisión, la AAP informa que "los beneficios médicos de la circuncisión en los varones recién nacidos compensan con creces los riesgos". Sin embargo, en la actualidad, las pruebas científicas no son lo bastante sólidas como para que la AAP recomiende la circuncisión de rutina para todos los varones recién nacidos. En cambio, la AAP aconseja a los padres que se informen sobre los datos relativos a la circuncisión y sopesen las ventajas y las desventajas.

Además de tener en cuenta los factores médicos, las creencias religiosas y culturales pueden jugar un papel. Si estas son importantes para usted, se merecen que las considere seriamente.

Hable con el médico para que lo ayude a tomar la decisión adecuada para su hijo.

Revisado por: Steven Dowshen, MD
Fecha de la revisión: agosto de 2012