SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center
(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com
 

Seguridad en casa: cómo prevenir los enganches y las estrangulaciones

(Household Safety: Preventing Strangulation and Entrapment)

Los niños se pueden enganchar o pueden quedar atrapados en elementos de su entorno de las formas más inesperadas y pueden acabar estrangulándose en este tipo de situaciones. Hasta los cordones y las tiras de sus prendas de vestir, así como los muebles y otros accesorios para bebés, pueden resultar peligrosos.

Evitar peligros potenciales

Usted puede impedir que su hijo se enganche, quede atrapado y/o se estrangule evitando los peligros potenciales y modificando algunos elementos de su entorno doméstico:

  • No le ponga collares ni cintas en la cabeza a su bebé.
  • No vista a su bebé con prendas de vestir provistas de tiras o cordones ajustables, que se pueden quedar enganchados en muebles e instalaciones recreativas, lo que conlleva un riesgo de estrangulación. Corte todos los cordones de capuchas y chaquetas, así como las pretinas de sus prendas de vestir. Corte también los cordones de sus guantes.
  • No deje a un niño solo en su silla de paseo; los bebés puede resbalar o deslizarse hacia abajo, pudiéndose quedar atrapada su cabeza.
  • No utilice cunas con figuras recortadas en la cabecera o en los pies.
  • Asegúrese de que el colchón de la cuna del bebé es del tamaño adecuado y que encaja bien en el armazón de la cuna. De este modo, el bebé no podrá quedar atrapado entre el colchón y los lados de la cuna.
  • No deje dormir a su bebé en una cama de adulto, un sofá u otra superficie blanda.
  • Coloque el móvil de la cuna fuera del alcance del bebé y extráigalo de la cuna cuando su hijo cumpla 5 meses o cuando lo pueda alcanzar con las manos o las piernas. Extraiga los cordones y las cintas de todos los juguetes que tenga en la cuna.
  • Si opta por utilizar almohadillas de cuna, átelos de forma segura y elimine los trozos de cordel sobrantes.
  • Asegúrese de que los listones de la cuna distan entre sí un máximo de 6 centímetros (2 pulgadas con 3/8); si distaran más, la cabeza del bebé se podría colar entre los listones y quedar atrapada.
  • Las literas solo deben tener un espacio estrecho entre la baranda o quitamiedos y el colchón.
  • No ate un chupete alrededor del cuello del bebé ni lo sujete a su ropa con una cinta o cordel.
  • No cuelgue bolsas de pañales ni bolsos en la cuna del bebé porque este se podría enganchar en sus tiras o asideras.
  • Quítele el babero al bebé antes de acostarlo para hacer la siesta o para dormir por la noche.
  • No permita que el cable largo del teléfono cuelgue sobre el suelo.
  • No utilice vallas de seguridad antiguas de tipo acordeón que, cuando se pliegan sobre sí mismas, pueden atrapar la cabeza del bebé.
  • No coloque nunca la cuna del bebé, la cama del niño ni cualquier otro tipo de mueble infantil cerca de persianas o cortinas.
  • Ate todos los cordones de cortinas y persianas o bien corte su extremo y asegúrelo a la pared con anclajes especiales que estén fuera del alcance de los niños.
  • Instale topes de seguridad en los cordones internos de persianas de interior o cortinas enrollables.
  • Elija cajas o baúles sin tapa para los juguetes de su hijo.

Esté bien preparado

Si usted está esperando un hijo o si ya lo tiene, es una buena idea que:

  • Aprenda las técnicas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y la maniobra de Heimlich, apropiadas para distintos grupos de edad.
  • Guarde los siguientes números cerca del teléfono familiar (tanto para su propio uso como para el de otras personas que cuiden de su hijo):
    • teléfono gratuito del centro de toxicología (800) 222-1222 o el de su país
    • número de teléfono del pediatra de su hijo
    • número de los móviles de sus padres y de los teléfonos de los lugares donde trabaja cada uno de ellos
    • número de teléfono de los vecinos o de parientes que viven cerca de su domicilio (si necesita que otras personas vigilen a otros niños en caso de emergencia)
  • Disponga de un botiquín o kit de primeros auxilios y guarde las instrucciones a seguir en caso de emergencia en su interior.
  • Instale detectores de humo y de monóxido de carbono.

Mantener un ambiente seguro y adaptado a los niños

Para comprobar la eficacia de sus esfuerzos por poner su casa a prueba de niños, es una buena idea que se ponga a cuatro patas en cada una de las habitaciones de su domicilio para verla desde la perspectiva de un niño. Preste atención al entorno que rodea a su hijo y fíjese en aquellos objetos que podrían resultarle peligrosos.

Poner una casa totalmente a prueba de niños puede ser complicado. Si no puede poner toda la casa a prueba de niños, pruebe a cerrar las puertas (instalando protectores de seguridad en sus pomos) para que su hijo no pueda vagar por lugares no protegidos. En las puertas corredizas, los protectores de seguridad y los pestillos a prueba de niños son buenas medidas para impedir que un niño pequeño salga solo de su casa. Por supuesto, la medida en que ponga su casa a prueba de niños es algo que solo depende de usted. La supervisión por parte de un adulto es la mejor forma de impedir lesiones en la población infantil. De todos modos, ni el más atento de los padres puede garantizar la seguridad de su hijo al 100%.

Independientemente de que usted tenga un bebé, un niño de 1 o 2 años, un niño de preescolar o un niño en edad escolar, su hogar debería ser un refugio donde su pequeño pueda explorar con total seguridad. A fin de cuentas, tocar, agarrar, trepar y explorar el entorno de otras formas son las actividades que permiten desarrollar tanto el cuerpo como la mente de los niños.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: agosto de 2013