SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center


(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com

Análisis de sangre: inmunoglobulina A (IgA)

Qué es

La prueba de la inmunoglobulina A (IgA) mide la concentración de IgA, uno de los principales anticuerpos del organismo, en sangre. Los anticuerpos son proteínas que fabrica el sistema inmunitario para combatir los ataques de bacterias, virus y toxinas.

La IgA se encuentra en concentraciones elevadas en las mucosas del organismo, sobre todo, en las de las vías respiratorias y el tubo digestivo, así como en la saliva y las lágrimas.

La IgA también desempeña un papel en las reacciones alérgicas. Las concentraciones de IgA en sangre también pueden ser altas en las afecciones autoinmunitarias, unos trastornos donde el organismo fabrica anticuerpos erróneamente contra sus propios tejidos sanos.

Por qué se hace

La prueba de la IgA puede ayudar a los médicos a diagnosticar problemas del sistema inmunitario, los intestinos y los riñones. Se puede solicitar en niños con infecciones recurrentes. También se utiliza para evaluar las enfermedades autoinmunitarias, como la artritis reumatoide, el lupus y la enfermedad celíaca. Los niños que nacen con niveles bajos de IgA (o que carecen de esta proteína) tienen un mayor riesgo de desarrollar afecciones autoinmunitarias, como las infecciones, el asma y las alergias.

Preparación

El pediatra indicará si su hijo necesita hacer alguna preparación especial antes de la prueba. Si el día del análisis le pone a su hijo una camisa o camiseta de manga corta, facilitará mucho las cosas, tanto a su propio hijo como al personal que le haga la extracción de sangre.

El procedimiento

Por lo general, un profesional de la salud será quien se encargue de hacer la extracción de la sangre desde una vena. Si se trata de un lactante, se puede obtener la sangre haciendo una pequeña punción en el talón con una aguja pequeña (denominada lanceta). Si la extracción de sangre se hace desde una vena, se limpia la superficie de la piel con un antiséptico y se coloca una goma elástica (que hace de torniquete) en la parte superior del brazo para ejercer presión y conseguir que las venas se hinchen y se llenen de sangre. A continuación, se inserta una aguja en el interior de una vena (generalmente en la cara interna del codo o en el dorso de la mano) y la sangre se extrae y se recoge en un vial o en una jeringuilla.

Después del procedimiento, se retira la goma elástica. Una vez recogida la sangre, se extrae la aguja y, para detener el sangrado, se cubre el área del pinchazo con un trocito de algodón, que se tapa con una tirita o un apósito. La extracción de sangre para llevar a cabo esta prueba sólo dura unos pocos minutos.

análisis de sangre

análisis de sangre, talón

Qué esperar

Cualquiera de los dos métodos que se utilizan para extraer muestras de sangre (sea punzando el talón o pinchado la vena) provoca molestias de carácter temporal y lo único que siente el paciente es un breve pinchazo. Después de la extracción, es posible que aparezca un pequeño moretón, que debería desaparecer al cabo de pocos días.

Obtención de los resultados

La muestra de sangre se procesará utilizando una máquina. Los resultados suelen estar disponibles en uno o dos días. Si los resultados sugieren alguna anormalidad, es posible que el pediatra solicite pruebas complementarias.

Riesgos

Esta prueba se considera un procedimiento seguro. De todos modos, como ocurre en muchas pruebas médicas, pueden suceder algunos problemas durante la extracción de sangre, como los siguientes:

  • desmayos o mareos
  • hematoma (acumulación de sangre bajo la piel que provoca un bulto y/o un moretón)
  • dolor provocado por múltiples pinchazos cuando al técnico le cuesta encontrar la vena.

Cómo puede ayudar a su hijo

Las extracciones de sangre son relativamente indoloras. Aun y todo, a muchos niños les dan miedo las agujas. Puede contribuir a disminuir parte de los temores de su hijo explicándole el procedimiento en unos términos que le resulten fáciles de entender.

Permita que su hijo le haga preguntas al técnico que le hace la extracción de sangre. Dígale que se relaje y que se quede quieto durante todo el procedimiento, ya que si tensara los músculos o se moviera, la extracción resultaría más complicada y más dolorosa. También le puede ayudar el hecho de mirar hacia otro sitio mientras el técnico le introduce la aguja en la piel.

Si tiene alguna pregunta

Si tiene preguntas sobre la prueba de la IgA, hable con el médico de su hijo.

Revisado por: Yamini Durani, MD
Fecha de revisión: julio de 2014

A KidsHealth Education Partner

Nota: Toda la información incluída en este material tiene propósitos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnóstico o tratamiento, tenga a bien consultar con su médico de cabecera.

© 1995- KidsHealth® Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionado por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com