SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center


(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com

Administración financiera durante las crisis

Todos los padres saben que criar a un hijo es uno de los desafíos más gratificantes de la vida. Pero si su hijo tiene una discapacidad, una afección o una enfermedad crónica, su rol adquiere un propósito aún mayor. Usted es más que un padre dedicado, también es el primer defensor de la salud de su hijo.

Si bien el precio emocional de criar a un niño gravemente enfermo puede resultar devastador, esto es solo una parte de la realidad. Incluso durante este tiempo difícil, debe considerar las consecuencias financieras de la enfermedad de su hijo.

Algunos padres se abruman por los gastos médicos o quedan sorprendidos por gastos inesperados y tarifas adicionales. Incluso las familias adineradas pueden verse al borde del colapso financiero cuando comienzan a acumularse los gastos médicos.

Aun en esos casos, mantener el bienestar financiero de su familia no es imposible. Con organización y una planificación adecuada, puede aprender a administrar su dinero durante una crisis médica.

Costos de la atención médica

Los costos de la atención médica a largo plazo pueden ser muy elevados y las familias no siempre les hacen frente hasta que se encuentran con la primera factura o la primera explicación de beneficios que no comprenden. "Cuando uno se encuentra con un niño con tantas complicaciones médicas como nuestro hijo, simplemente se preocupa por lograr que respire todos los días y lo último en lo que piensa es en los gastos", explica Carol, cuyo hijo Dylan tiene espina bífida.

Algunos padres tal vez creen que el seguro cubrirá la totalidad o la mayor parte de los gastos médicos de su hijo o que solventar las necesidades de atención médica del niño no será un problema. Pero cada servicio médico tiene su propio precio y los padres suelen asombrarse al saber que la atención en el hospital, los procedimientos quirúrgicos, las visitas al médico y los análisis de laboratorio son servicios independientes, con facturas independientes. "Desde el punto de vista financiero, sentíamos que se nos venía una tormenta encima. La primera factura del hospital, sin incluir la cirugía y la anestesia, fue de 308.000 dólares", explicó Kellie, cuya hija tiene una discapacidad grave. Incluso el típico copago del 10 % puede consumir las reservas financieras de una familia.

Algunos padres tal vez pasen por alto los costos indirectos de la atención del niño (costos que pueden ascender rápidamente). Entre estos, se encuentran los días de trabajo perdidos, el cuidado de los hermanos, los mayores gastos en servicios públicos, el transporte especial y las reformas en el hogar, como rampas para el acceso de una silla de ruedas.

Existen maneras de cubrir estos costos, pero es necesario obtener la información adecuada para entender completamente el sistema de atención médica.

Comprensión del sistema de atención médica

La mejor manera de comprender las facturas y prevenir los problemas financieros consiste en asumir una actitud activa. Aprenda todo lo posible acerca de su plan de salud.

Así como desea saber todo lo posible acerca de la salud de su hijo, debe aprender todo lo posible acerca de su póliza de seguro. ¿Qué médicos participan en su plan? ¿Qué servicios están cubiertos?

Aprenda el significado del lenguaje del seguro, como:

  • copago: la parte o el porcentaje de la factura que usted debe pagar
  • deducible: la cantidad que debe pagar antes de que la compañía de seguros pague los servicios
  • autorización: para abonar los servicios realizados por algunos especialistas, su compañía de seguros tal vez requiera que el médico de cabecera autorice la visita del niño a otro médico o especialista
  • precertificación: tal vez deba informar a la aseguradora con anticipación acerca de cualquier examen médico o tratamiento que el médico le haya solicitado. Si no realiza la precertificación antes de recibir el tratamiento, es posible que este no esté cubierto.
  • proveedor de la red: cualquier médico, hospital u otro proveedor de servicios médicos que haya aceptado participar de la red de su aseguradora y que ofrezca los servicios a las tarifas negociadas. También recibe el nombre de "proveedor participante".
  • afección preexistente: una lesión o enfermedad que existía antes de la fecha de entrada en vigencia de su póliza de seguro actual
  • usual, acostumbrado y razonable: hace referencia al importe que suelen cobrar los proveedores de atención médica por los servicios y tratamientos en la zona en la que usted vive

Comprender el diseño y las políticas de su plan de salud puede ahorrarle miles de dólares.

Puede ser útil pedirle a su asegurador una copia escrita de su póliza. Si bien tal vez tenga el libro de información de inscripción de su empleador, la póliza real ofrece detalles específicos acerca de su cobertura. Si su aseguradora cuenta con un sitio web, debe consultarlo para recibir información adicional.

Las políticas y las facturas pueden ser confusas, pero usted cuenta con ayuda. Estos simples pasos pueden ayudarlo a evitar problemas:

  • Busque los recursos disponibles dentro del hospital de su hijo, como un asesor financiero o la oficina comercial del hospital, para que respondan a sus preguntas acerca de los gastos médicos.
  • Pídale al hospital que asigne un administrador del caso para su hijo. Si el hospital no tiene un administrador entre su personal, consulte con su aseguradora.
  • Informe a los proveedores de atención médica de su hijo acerca de los beneficios y las limitaciones de su plan. Pueden convertirse en sus socios en la coordinación de la atención con su plan de salud.
  • Negocie las tarifas con los médicos, las clínicas y los hospitales, y establezca planes de pago realistas.
  • ¡Organícese! Haga un registro diario y cree archivos para registrar sus visitas al médico y cualquier servicio que le hayan realizado (como análisis de laboratorio, radiografías, tomografías, etc.) así como las tarifas de estos servicios para poder acceder fácilmente a la información. Tal vez esto parezca mucho trabajo, pero será sumamente útil al tratar con la aseguradora.
  • Conozca sus derechos como consumidor de atención médica. Si su aseguradora se niega a cubrir ciertos gastos, apele la decisión. A veces, los médicos pueden escribir cartas o ayudarlo a apelar ante la aseguradora para obtener cobertura para ciertos servicios.
  • Comuníquese con el departamento de seguros de su estado si enfrenta problemas con su cobertura de atención médica; en especial, si ya ha apelado una negativa a ofrecer cobertura o una cobertura no adecuada.

Señales de advertencia de problemas financieros

A las familias les puede resultar difícil afrontar nuevos gastos, en especial si uno de los padres debe dejar de trabajar para cuidar de un niño. Es posible que las facturas mensuales regulares sean dejadas de lado o ignoradas. Las deudas comienzan a crecer y una familia que mantuvo un estilo de vida cómodo puede estar acercándose a tener problemas.

Si las siguientes preguntas le parecen demasiado familiares, es hora de que busque ayuda:

  • ¿Gasta más de lo que gana?
  • ¿Está usando créditos para las compras de todos los días?
  • ¿Realiza solo los pagos mínimos de las cuentas o deja de pagarlas por completo?
  • ¿No tiene ahorros o tiene ahorros inadecuados?
  • ¿Usa adelantos de efectivo de las tarjetas de crédito para pagar otros gastos?
  • ¿Está recibiendo llamadas de agencias de cobranzas?
  • ¿Ha recibido notificaciones acerca de desconexiones de los servicios públicos?

La falta de decisión puede ser su peor enemigo. Ignorar las obligaciones financieras puede conducir a problemas más graves con el tiempo, como la bancarrota, la pérdida de activos y un mal registro de crédito (y todos estos problemas pueden afectar a toda la familia).

En lugar de posponer las cosas, comunique su problema en cuanto sea posible a la persona o la oficina adecuada.

Negociación de los pagos

Es fundamental que se mantenga en contacto con la persona encargada de cobrar sus facturas. En cuanto sea posible, comuníquese con el consultorio del médico, los departamentos de cobranzas, las oficinas comerciales del hospital, los acreedores y las instituciones prestamistas para explicarles el cambio de su situación familiar. La mayoría de las personas están dispuestas a trabajar con usted, pero no sabrán que necesita ayuda si no se los dice.

Tal vez, algunas oficinas le pidan que lo "ponga por escrito". La mayoría de los médicos o los trabajadores sociales del hospital estarán dispuestos a escribir una carta en su nombre, explicando por qué necesita más tiempo para pagar una factura o para apelar una decisión de la aseguradora.

Los acreedores pueden ser indulgentes (acordar cronogramas de pago, aceptar pagos parciales, etc.), pero necesitan que usted se comunique con ellos. Aun cuando solo pueda realizar un pago parcial, esto demostrará su intención de cumplir con su obligación.

Los padres que han atravesado este proceso recomiendan lo siguiente:

  • Notificar a la oficina adecuada en cuanto sea posible.
  • Mantenerse en contacto con los acreedores.
    No olvidar registrar los nombres y números de teléfono de las personas con quienes está tratando.
  • Documentar la fecha, la hora y los resultados de sus comunicaciones telefónicas.
  • Pagar parte (aunque sea una pequeña cantidad) de cada factura todos los meses, como una muestra de buena fe.

Dónde obtener ayuda

Son pocas las personas que atraviesan una enfermedad catastrófica sin necesidad de algún tipo de ayuda. Tal vez le resulte complicado dejar de lado su orgullo y pedir ayuda, pero su familia y sus amigos suelen alegrarse genuinamente cuando pueden ayudar.

Recurra al administrador del caso, en especial para comprender las facturas e interpretar los documentos. Recuerde mantener al administrador del caso al día con nueva información y tener un contacto frecuente. Las oficinas comerciales del hospital también pueden ser valiosas para interpretar las facturas, calcular los costos o comunicarse con la aseguradora en su nombre.

Compare sus notas con las de otras familias que han atravesado problemas de salud catastróficos. Sus esfuerzos pueden ahorrarle tiempo y energía, y muchos padres aprecian recibir el apoyo de quienes han pasado por problemas similares.

También puede obtener asistencia financiera a corto y largo plazo de varias fuentes, como agencias gubernamentales y privadas. Tal vez se sorprenda por los servicios que hay a su disposición y por el entusiasmo con el que otras personas trabajarán para satisfacer sus necesidades.

Explore las siguientes organizaciones privadas:

  • fundaciones de caridad
  • organizaciones relacionadas con una discapacidad o una enfermedad
  • asociaciones de bienestar social o cívicas
  • iglesias o grupos comunitarios

Si bien no todas estas organizaciones ofrecen asistencia financiera, pueden recomendarle otras fuentes o servicios.

Las organizaciones gubernamentales también pueden ayudar con la atención médica y los cuidados relacionados de su hijo. No es necesario ser pobre para recibir estas ayudas; de hecho, tal vez reúna los requisitos para participar de programas de los que jamás había escuchado hablar. Dos de estos programas gubernamentales que complementan el seguro de salud de un niño con una enfermedad grave o crónica son Medicaid y Supplemental Security Income (SSI). A medida que investigue las diferentes posibilidades de asistencia, consulte con el administrador de su caso acerca de estas y otras opciones.

También puede aprovechar el asesoramiento financiero gratuito y el apoyo que ofrecen agencias nacionales como CCCS (Consolidated Credit Counseling Service). El CCCS cuenta con asesores financieros certificados que ayudan a las familias a analizar su estado financiero y a superar las deudas. Pueden negociar con los acreedores en su nombre para lograr pagos más bajos, tasas de interés reducidas y para obtener que le perdonen las multas y los cargos por mora. Puede optar por inscribirse en su programa de administración de deudas, en cuyo caso usted enviará un pago mensual a la oficina de CCCS. La oficina después prorratea y desembolsa sus pagos a los acreedores.

Lo más importante, sin embargo, es que aunque busque asistencia financiera, tendrá que reducir sus gastos.

Reducción de sus gastos

Para asegurar su estabilidad financiera, debe aprender a reducir sus gastos haciendo cambios en su estilo de vida. Cuando se tiene un hijo enfermo, las prioridades cambian. Salir a cenar unas pocas veces al mes tal vez ya no esté dentro de su presupuesto; pero pagar la factura de electricidad sí debe estarlo.

Quizás le resulte útil comparar los gastos mensuales con sus ingresos y eliminar cualquier gasto que no sea absolutamente necesario. Otros consejos:

  • Evite las compras compulsivas.
  • Elimine los "lujos" como la televisión por cable.
  • Siempre que sea posible, opte por medicamentos genéricos.
  • Compre los alimentos a granel y aproveche los cupones y los descuentos de las tiendas.
  • Siempre que sea posible, use efectivo en lugar de recurrir al crédito.

Si toma una decisión consciente de reducir los gastos, actúa rápidamente, hace preguntas y aprende a buscar y aceptar ayuda, puede proteger el futuro de su familia.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: abril de 2015

A KidsHealth Education Partner

Nota: Toda la información incluída en este material tiene propósitos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnóstico o tratamiento, tenga a bien consultar con su médico de cabecera.

© 1995- KidsHealth® Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionado por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com