SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center


(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com

El estreñimiento

El estreñimiento es un problema muy corriente en la población infantil. Se considera que un niño está estreñido cuando tiene menos de tres movimientos intestinales por semana; cuando tiene problemas para ir de vientre; o cuando sus heces son duras, secas y más voluminosas de lo normal.

El estreñimiento no suele ser un motivo de preocupación y es fácil de evitar, llevando una dieta saludable y adoptando unos buenos hábitos de ejercicio físico.

Causas del estreñimiento

El estreñimiento se suele deber a una dieta que no incluye suficiente cantidad de agua ni de fibra, elementos que ayudan a los intestinos a moverse con normalidad. Los niños que ingieren muchos alimentos procesados, queso, pan blanco, bollos, rosquillas y carne es fácil que estén estreñidos. El hecho de llevar una dieta más saludable, con alimentos más ricos en fibra, como la fruta, la verdura, las hortalizas y los cereales integrales, puede impedir que las heces se endurezcan y se sequen.

A veces, algunos medicamentos, como los antidepresivos y los que se utilizan para tratar la deficiencia de hierro, pueden provocar estreñimiento. En los lactantes, el estreñimiento puede ocurrir durante la transición de la leche materna a la leche de fórmula o cuando se introducen los alimentos sólidos en la dieta. Algunos niños pequeños que están aprendiendo a utilizar el inodoro pueden estreñirse, sobre todo si les fuerzan a utilizarlo antes de que estén preparados.

Algunos niños evitan ir al baño, incluso aunque tengan mucha necesidad. Pueden ignorar ese tipo de urgencias porque no quieren utilizar un baño que no es el suyo, interrumpir un juego divertido, o pedir a un adulto que necesitan ir al baño. Y, cuando ignoran este tipo de necesidades, la conducta de ir de vientre más adelante les resulta mucho más complicada.

El estrés también puede conducir al estreñimiento. Los niños pueden padecer estreñimiento cuando están nerviosos o se sienten ansiosos por algo, como un cambio de colegio o los problemas que tienen en casa. Las investigaciones indican que los problemas emocionales pueden afectar al funcionamiento del tubo digestivo, provocando estreñimiento y otras afecciones, como la diarrea.

Algunos niños padecen estreñimiento debido a una afección denominada "síndrome del intestino irritable" o "síndrome de colon irritable", que puede ocurrir cuando están estresados o cuando comen ciertos alimentos que lo desencadenan, como los alimentos grasos o los picantes. Un niño con esta afección puede tener estreñimiento y/o diarrea, así como dolor de estómago y gases (flatulencias).

En casos excepcionales, el estreñimiento es un síntoma de otras afecciones médicas. Por lo tanto, hable con el pediatra si su hijo continúa teniendo problemas o si su estreñimiento dura más de 2 ó 3 semanas.

Síntomas del estreñimiento

Recuerde que cada niño tiene hábitos diferentes relacionados con el uso del váter. Un niño que no va de vientre cada día no necesariamente está estreñido. Un niño puede ir de vientre tres veces al día, mientras que otro solo va una vez cada tres días.

Por lo general, los signos del estreñimiento son los siguientes:

  • ir de vientre con menos frecuencia de la habitual
  • tener problemas o dolor al defecar (hacer caca)
  • sentirse lleno, hinchado y con gases
  • esforzarse mucho para ir de vientre
  • manchar el papel higiénico con un poco de sangre después de defecar

También es frecuente que los niños que están estreñidos manchen a veces la ropa interior con trocitos de caca.

Cómo afrontar el estreñimiento

Para prevenir y para tratar el estreñimiento:

  • Dé más líquidos a su hijo. El agua y otros líquidos ayudan a mover las heces fácilmente a lo largo del intestino. La cantidad de líquidos que necesita un niño varía en función de la edad y del peso. Pero la mayoría de los niños en edad escolar necesitan por lo menos entre 3 y 4 vasos de agua al día. Si su bebé está estreñido durante la transición de la leche materna a los alimentos sólidos, pruebe a darle un poco de jugo de ciruela cada día. Si el estreñimiento persistiera o incomodara a su hijo, podría obedecer a un problema de salud y sería recomendable que llamara a su pediatra.
  • Sírvale más fibra. Los alimentos ricos en fibra (como la fruta, la verdura, las hortalizas y el pan integral) ayudan a evitar el estreñimiento. La fibra no se puede digerir, de modo que ayuda a limpiar los intestinos y a mover los excrementos. Una dieta rica en alimentos grasos, azucarados y feculentos (con fécula) puede enlentecer los movimientos intestinales. Cuando añada fibra a la dieta de su hijo, hágalo despacio y a lo largo de pocas semanas. Asegúrese de que también aumenta la cantidad de líquidos que bebe su hijo.

    La fibra no tiene que ser algo que desagrade a los niños. Pruebe a dar a su hijo manzanas, peras, judías, avena, naranjas, plátanos maduros, pan integral y palomitas de maíz. Añadir lino o salvado a batidos de fruta hechos en casa es otra forma de introducir la fibra en la dieta de su hijo.
  • Asegúrese de que su hijo haga suficiente ejercicio.La actividad física activa los movimientos intestinales. Por lo tanto, anime a su hijo a hacer mucho ejercicio. Puede ser algo tan sencillo como jugar a la pelota, montar en bicicleta o hacer unas pocas canastas.
  • Desarrolle un horario de comidas que sea regular.Puesto que comer estimula los intestinos de forma natural, comer siguiendo un horario regular puede ayudar a su hijo a desarrollar unos hábitos regulares para ir de vientre. Si es necesario, dele el desayuno un poco antes para que su hijo pueda ir al baño tranquilamente antes de ir al colegio.
  • Acostumbre a su hijo al hábito de ir al baño.Si su hijo se suele aguantar las ganas de ir al baño, hágale sentarse en el inodoro durante por lo menos 10 minutos aproximadamente a la misma hora todos los días (preferiblemente después de una comida).

Estos pequeños cambios permiten ayudar a la mayoría de los niños a encontrarse mejor y a que sus intestinos funcionen con la regularidad con que deberían funcionar. Hable con el pediatra de su hijo antes de darle cualquier tipo de medicamento sin receta médica para combatir el estreñimiento.

Fecha de revisión: octubre de 2014

A KidsHealth Education Partner

Nota: Toda la información incluída en este material tiene propósitos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnóstico o tratamiento, tenga a bien consultar con su médico de cabecera.

© 1995- KidsHealth® Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionado por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com