SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center


(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com

El cólico del lactante

Su bebé llora todas las noches durante horas seguidas y su llanto lo agota hasta el punto de tener ganas de unírsele. ¿Qué le puede estar ocurriendo a su hijo?

Todos los recién nacidos lloran y muestran cierta inquietud. Pero, cuando un bebé, por lo demás sano, llora durante más de 3 horas al día, más de 3 días a la semana durante por lo menos 3 semanas, padece una afección denominada cólico. El cólico no suele tener importancia médica y acaba desapareciendo por sí solo.

Sobre el cólico del lactante

Se estima que hasta el 40% de todos los lactantes tienen cólicos. Suelen empezar entre la tercera y la sexta semanas de vida y acaban cuando el bebé tiene entre 3 y 4 meses de edad. Si el bebé continúa llorando excesivamente después de esta edad, la causa de los llantos podría ser otro problema de salud.

He aquí algunos aspectos clave del cólico del lactante:

  • Los bebés con cólico tienen un reflejo de succión normal y buen apetito, se ven sanos (a pesar de los cólicos) y están creciendo bien. Llame al pediatra si su bebé no se está alimentando bien o si no tiene un reflejo de succión lo bastante fuerte.
  • Los bebés con cólico pueden regurgitar de tanto en tanto, como los bebés que no lo padecen. Pero si su bebé vomita y/o pierde peso, llame al pediatra. (El vómito consiste en expulsar el contenido estomacal con fuerza por la boca, mientras que regurgitar consiste en expulsar con suavidad el contenido estomacal, como si se escupiera.) Vomitar repetidamente no es un signo del cólico del lactante.
  • Los bebés con cólico suelen hacer heces normales. Si su bebé tiene diarrea o sangre en las heces, llame al pediatra.

¿Cuál es la causa del cólico del lactante?

Los médicos no están seguros de cuál es la causa del cólico del lactante. Se ha sugerido la intolerancia a la leche de vaca como posible causa, pero ahora los médicos creen que esta intolerancia permite explicar un número muy reducido de casos. Los bebés amamantados también tienen cólicos; en estos casos, los cambios en la dieta de la madre pueden ayudar a que los cólicos disminuyan. Algunas madres que dan el pecho a sus bebés descubren que el hecho de eliminar la cafeína de la dieta ayuda, mientras que otras observan mejorías cuando eliminan los lácteos, la soja, los huevos o los productos que contienen trigo.

Algunos bebés con cólicos también tienen gases, pero no está claro si los gases causan el cólico o si los bebés desarrollan gases como consecuencia de que tragan demasiado aire mientras lloran.

Algunas teorías sugieren que el cólico ocurre cuando el alimento avanza demasiado deprisa por el sistema digestivo del bebé o cuando se digiere de forma incompleta. Otras teorías sugieren que el cólico obedece al temperamento del bebé, a que algunos bebés que tardan un poco más de tiempo en adaptarse al mundo o a que algunos de ellos padecen una enfermedad por reflujo gastroesofágico no diagnosticada. También se ha constatado que los hijos de madres que fuman son más proclives al cólico.

Tratamiento

No hay ningún tratamiento aislado que se haya demostrado que permite hacer desaparecer los cólicos. Pero hay formas de hacer que la vida sea más fácil, tanto para usted como para su bebé.

En primer lugar, si su bebé no tiene hambre, no intente seguir alimentándolo. En lugar de eso, trate de consolarlo: no estará "malcriando" o "mimando" al bebé por el hecho de dedicarle su atención. También puede:

  • Pasearse o mecerse en una mecedora con el bebé en brazos, probando diferentes posturas.
  • Caminar con su bebé, sentarse en una silla mecedora, probando varias posiciones.
  • Ayudarle a eructar más a menudo durante las tomas. Colocarse al bebé en el regazo, estirado boca abajo, y frotarle suavemente la espalda.
  • Colocar al bebé en un columpio o sillita provista de vibrador. Es posible que el movimiento tenga un efecto reconfortante sobre él.
  • Colocar al bebé en una silla de seguridad en los asientos posteriores del coche y darle una vuelta en coche. La vibración y el movimiento del coche suelen tranquilizar a los bebés.
  • Ponerle música; algunos bebés responden positivamente al sonido, aparte de al movimiento.
  • Colocar al bebé en la misma habitación donde está funcionando una secadora de ropa, una máquina de ruido blanco o una aspiradora. A algunos bebés les reconforta un ruido de fondo constante a bajo volumen.
  • Algunos bebés necesitan una reducción de la estimulación ambiental. A los bebés de dos meses o menos, les puede ir bien que los envuelvan en un arrullo dentro de una habitación oscura.

Cuidar a un bebé con cólicos puede ser sumamente frustrante, así que asegúrese de cuidar también de sí mismo. No se culpe a usted ni al bebé por el llanto constante: el cólico no es culpa de nadie. Intente relajarse, y recuerde que, a la larga, su bebé acabará superando esta fase.

Mientras tanto, si necesita hacer un descanso con respecto a los llantos del bebé, hágalo. Probablemente sus amigos o familiares estarán encantados de cuidar del bebé cuando usted necesite un respiro. Si no puede contar inmediatamente con la ayuda de otra persona, no pasa nada por dejar un rato al bebé solo en la cuna cuando usted necesite hacer un descanso antes de intentar consolarlo de nuevo. Si en algún momento tiene la sensación de que quiere autolesionarse o podría hace daño al bebé, deje al pequeño en su cuna y pida ayuda de inmediato.

Si el bebé tiene fiebre igual o superior a 100,4 º F. (38 ºC), llora durante más de dos horas seguidas, no hay forma de consolarlo, parece no encontrarse bien, tiene diarrea o vómitos persistentes o está menos despierto o alerta que de costumbre, llame al médico de inmediato. También debería llamarlo si tiene dudas sobre si el bebé está llorando debido al cólico del lactante o sus llantos podrían ser el síntoma de otra enfermedad.

Fecha de revisión: octubre de 2014

A KidsHealth Education Partner

Nota: Toda la información incluída en este material tiene propósitos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnóstico o tratamiento, tenga a bien consultar con su médico de cabecera.

© 1995- KidsHealth® Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionado por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com