SSM Cardinal Glennon Children's Medical Center


(314) 577-5600
www.cardinalglennon.com

Centros de maternidad y servicios de maternidad hospitalarios

Usted deberá tomar muchas decisiones durante el embarazo, y elegir dónde dar a luz a su bebé (sea en un hospital o en una clínica o centro de maternidad) será una de las más importantes.

Hospitales

Muchas mujeres temen que el ámbito hospitalario sea demasiado frío y clínico para dar a luz, pero no tiene por qué ser así. En un hospital se pueden ofrecer una variedad de experiencias de alumbramiento.

Los partos hospitalarios tradicionales (en los cuales las futuras madres se trasladan de la sala de dilatación a la sala de partos y luego, después del parto, a una habitación semiprivada) siguen siendo la opción más extendida. En estos partos, los médicos "dirigen" todo el proceso. En muchos casos, a las mujeres no se les permite comer ni beber por motivos médicos y se les suele pedir que den a luz en determinada postura.

Se pueden administrar analgésicos durante el período de dilatación y durante el parto propiamente dicho (si así lo pide la mujer); se puede provocar el parto, en caso necesario, y se suele monitorizar electrónicamente al feto a lo largo de todo el parto. El hecho de disponer de un plan de nacimiento ayuda a la mujer a comunicar sus preferencias sobre estas cuestiones, preferencias que los médicos respetarán en la mayor medida posible.

En respuesta al auge de los partos más "naturales", muchos hospitales ofrecen en la actualidad opciones más modernas para partos de bajo riesgo, a menudo conocidos como "partos centrados en la familia". Pueden incluir habitaciones individuales provistas de bañera (denominadas suites de maternidad o suites de parto), donde la mujer puede dilatar, dar a luz y recuperarse después del parto en el mismo lugar sin que la tengan que trasladar.

Aunque debe estar presente el médico y otro personal sanitario, las habitaciones se suelen diseñar para crear un ambiente acogedor, con colores cálidos y relajantes y comodidades que intentan simular una atmósfera hogareña, lo que suele resultar muy reconfortante para las futuras madres. La permanencia del bebé en la habitación después del parto (en vez de su traslado a la sala de recién nacidos) también puede estar disponible.

Además, muchos hospitales ofrecen clases de preparación para el parto y de educación prenatal a fin de preparar a los padres para la experiencia del parto, así como clases de crianza y educación después del nacimiento del bebé.

La cantidad de personas que pueden estar presentes durante el parto varía de un hospital a otro. En los lugares más tradicionales, se permite que estén presentes hasta tres personas de apoyo en un parto vaginal. En el enfoque centrado en la familia, se admiten más familiares, amigos y, a veces, hasta niños. En los partos por cesárea rutinarios o no asociados a urgencia médica, la cantidad de acompañantes se suele limitar a uno.

Partos hospitalarios

Si usted decide dar a luz en un hospital, encontrará distintos profesionales de la salud:

Los obstetras/ginecólogos (OB/GIN) son médicos que, tras completar la licenciatura en medicina, se especializan (durante un mínimo de 4 años) en la salud de la mujer y la reproducción, incluyendo tanto los cuidados farmacológicos como los quirúrgicos. Pueden atender embarazos de alto riesgo o con complicaciones y practicar cesáreas.

Deberá buscar un obstetra que haya pasado el examen de la American Board of Obstetrics and Gynecology (ACOG, Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos). Los obstetras titulados que se siguen formando para poder atender embarazos de alto riesgo se denominan especialistas en medicina materno-fetal o perinatólogos.

Si da a luz en un hospital, también puede utilizar los servicios de una enfermera comadrona titulada, conocida en EE.UU. por las siglas CNM (certified nurse-midwive o CNM). Las enfermeras comadronas son enfermeras diplomadas en obstetricia, lo que significa que están preparadas para atender embarazos y partos de bajo riesgo. La mayoría de estas enfermeras asisten partos en hospitales o clínicas de maternidad, aunque hay algunas que asisten partos a domicilio.

Aparte de los médicos obstetras y de las enfermeras comadronas tituladas, las enfermeras diplomadas asisten partos para atender a la madre y al bebé. Si va a dar a luz en un hospital universitario, es posible que también estén presentes en el parto estudiantes de medicina o médicos residentes. Algunos médicos de familia también ofrecen cuidados prenatales y asisten partos.

Mientras usted esté en el hospital, si decidiera que la anestesiaran o si este procedimiento fuera necesario, siempre le administraría la anestesia un anestesista con experiencia. En el ámbito hospitalario, se pueden utilizar distintas medidas para controlar el dolor, incluyendo los analgésicos y las anestesia local, epidural y general.

Centros de maternidad

Las mujeres que dan a luz en centros o clínicas de maternidad suelen ser aquellas que ya han dado a luz previamente sin problemas y cuyos embarazos se consideran de bajo riesgo, lo que significa que tienen un buen estado de salud y menos probabilidades de tener complicaciones.

Las mujeres con embarazos múltiples, las que padecen ciertas afecciones médicas (como diabetes gestacional o hipertensión arterial), o aquellas cuyos bebés vengan de nalgas, se consideran de alto riesgo y no deben dar a luz en una clínica de maternidad.

Las mujeres que acuden a estas clínicas se someten a cuidadosas revisiones y pruebas durante la primera etapa del embarazo y reciben cuidados prenatales  para controlar su salud durante todo el embarazo.

En las clínicas de maternidad, la meta principal es el parto natural. Puesto que no se suele ofrecer anestesia epidural, las mujeres pueden moverse libremente durante la fase de dilatación, adoptar las posturas en que se encuentren más cómodas, relajarse en el jacuzzi, etc. A menudo se utilizan medidas para reconfortar a la mujer (como hidroterapia, masajes, compresas tibias y frías y técnicas de visualización y de relajación). La mujer puede comer o beber si así lo desea.

En los centros de maternidad, trabajan distintos profesionales de la salud: enfermeras diplomadas (RN), enfermeras comadronas tituladas (CNM) y doulas (profesionales formadas para brindar apoyo durante el parto y/o atención posparto).

A pesar de que es raro que los médicos estén presentes durante el parto y de que las operaciones sean muy poco frecuentes, los centros de maternidad pueden trabajar con especialistas en obstetricia y pediatría. Los profesionales vinculados a una clínica de maternidad trabajan conjuntamente, en equipo, estando siempre presentes las enfermeras comadronas y disponibles los especialistas en obstetricia y ginecología, por si una mujer presentara alguna complicación durante el embarazo o el parto que pudiera colocarlo en la categoría de alto riesgo.

La frecuencia cardíaca del bebé se suele monitorizar durante el parto, típicamente mediante un ecógrafo portátil Doppler. Los centros de maternidad disponen de equipos médicos, incluyendo vías y líquidos intravenosos (VI), oxígeno para la madre y el lactante, y otros equipos necesarios para tratar a madres y bebés enfermos.

En un centro de maternidad se puede controlar el dolor mediante procedimientos naturales o bien administrando narcóticos suaves, pero, si una mujer quisiera que le administraran anestesia epidural, o si surgieran complicaciones, debería ser trasladada a un hospital.

Los centros de maternidad a menudo ofrecen una experiencia de alumbramiento íntima y acogedora para la madre, el bebé y la familia entera. En la mayoría de los casos, estos centros están ubicados en edificios independientes, aunque pueden estar adosados a hospitales. Los centros de maternidad suelen encontrarse en zonas residenciales y suelen incluir servicios como habitaciones individuales con luz suave, duchas y bañeras provistas de hidromasaje. A veces también disponen de cocina para que la utilice la familia.

Busque un centro de maternidad que disponga de un certificado emitido por la Commission for the Accreditation of Birth Centers (CABC). Algunos estados regulan legalmente las clínicas de maternidad, por lo tanto, infórmese sobre si el centro que usted ha elegido tiene todos los permisos en regla.

¿Cuál es la opción que más le conviene?

¿Cómo saber qué es lo que más le conviene: un hospital o una clínica de maternidad? Si usted ha elegido a un profesional de la salud en concreto, es posible que este último sólo visite en un hospital o clínica de maternidad determinado, de modo que usted debería comentar con él su decisión. Y debe comprobar con su compañía de seguros que el centro que se está planteando elegir entra en su cobertura. Los centros de maternidad acreditados y los hospitales están cubiertos por la mayoría de las compañías de salud.

Si usted padece alguna afección médica que permite clasificar su embarazo en la categoría de alto riesgo (como tener más de 35 años, embarazo múltiple o padecer una diabetes gestacional o hipertensión arterial, por mencionar algunas), es posible que su médico le aconseje tener a su hijo en un hospital donde usted y el bebé podrían recibir tratamiento médico, en caso necesario. De hecho, es posible que no la aceptaran en un centro de maternidad si presentara alguno de esos factores de riesgo. Y, si desea someterse a intervenciones, como la anestesia epidural o la monitorización fetal continua, probablemente la mejor opción para usted sea un hospital.

Para una mujer que no tenga problemas importantes en su historia clínica y cuyo embarazo se clasifique como de bajo riesgo, un centro de maternidad podría ser una buena opción. Las mujeres que desean tener un parto natural con las mínimas intervenciones o procedimientos para controlar el dolor pueden sentirse más a gusto en una clínica de maternidad. Lo mismo ocurre con aquellas mujeres que desean compartir la experiencia del parto con amigos y familiares.

Una vez ya se haya decidido entre las opciones de hospital o centro de maternidad, todavía tendrá que elegir el lugar concreto donde va a dar a luz. Antes de tomar ninguna decisión, asegúrese de preguntarle al profesional de la salud que vaya a asistir su parto, se trate de un médico de una CNM, si trabaja en el centro que usted está considerando.

Así mismo, intente visitar el hospital o centro de maternidad para comprobar de primera mano si el personal es atento y si se respira una atmósfera acogedora.

Preguntas a formular

Antes de que empiecen las contracciones, usted debería contar con las respuestas a las siguientes preguntas.

Si elige un hospital

  • ¿Es fácil llegar?
  • ¿Está bien equipado para atender emergencias?
  • ¿De qué tipo de sala de recién nacidos dispone? Las salas de recién nacidos se clasifican en los niveles I, II o III. Una sala de nivel III, o unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN), está equipada para atender cualquier emergencia neonatal. Un nivel más bajo puede requerir trasportar al bebé a una unidad de cuidados intensivos neonatales de nivel III.
  • ¿Cuántos partos se atienden al año? (Una cantidad elevada significa que el hospital tiene mucha experiencia con distintos tipos de partos).
  • ¿Cuál es la razón entre personal de enfermería y pacientes? (Una razón de 1:2 se considera adecuada en un parto de bajo riesgo; una de 1:1 es mejor en casos complicados o en la fase de "los pujos").
  • ¿Cuáles son las estadísticas hospitalarias de cesáreas, episiotomías (cortes en la vagina) y mortalidad? (De todos modos, tenga en cuenta que en estas cifras se incluyen también los partos complicados y de alto riesgo).
  • ¿Cuántos acompañantes pueden estar presentes durante el parto?
  • ¿Qué procedimientos se siguen tras el nacimiento del bebé? ¿Podrá amantar al bebé inmediatamente después del parto si lo desea? ¿Podrá tener al bebé en su misma habitación?
  • ¿Cuál es la duración típica de la estancia posparto en los partos vaginales? ¿Y en los partos por cesárea?
  • ¿Podrán quedarse el bebé y el padre con usted en la habitación las 24 horas del día si así lo desean?

Si elige un centro de maternidad

  • ¿Dispone el centro de un certificado emitido por la Commission for the Accreditation of Birth Centers?
  • ¿Es fácil llegar?
  • ¿En qué circunstancias que podrían surgir durante el parto se traslada a la mujer a un hospital? ¿Cómo se organizan los traslados? ¿Qué tipo de emergencias puede atender el equipo encargado de hacer los traslados?
  • ¿Qué tipos de profesionales de la salud (como comadronas, médicos y enfermeras) componen el personal? ¿Qué tipo de profesionales asesoran al centro? ¿Están titulados?
  • ¿Qué tipo de clases prenatales y de preparación para el parto se ofrecen en el centro?
  • ¿Cuáles son las estadísticas del centro en lo que se refiere a traslados hospitalarios, episiotomías y mortalidad?
  • ¿Qué procedimientos se siguen tras el nacimiento del bebé? ¿Cuál es la duración típica de una estancia posparto? ¿Cómo se evalúa al bebé?

Es sensato elegir dónde va a dar a luz a su bebé lo antes posible durante el embarazo. De este modo, si surgieran complicaciones, usted estaría bien informada y se podría concentrar solo en su salud y la salud del bebé.

Fecha de revisión: octubre de 2014

A KidsHealth Education Partner

Nota: Toda la información incluída en este material tiene propósitos educacionales solamente. Si necesita servicios para diagnóstico o tratamiento, tenga a bien consultar con su médico de cabecera.

© 1995- KidsHealth® Todos los derechos reservados.

Imágenes proporcionado por iStock, Getty Images, Corbis, Veer, Science Photo Library, Science Source Images, Shutterstock, y Clipart.com